opinión

Los clásicos se ganan “como sea”

Godoy Cruz ganó un duelo más allá del resultado. ¿Se puede analizar lo futbolístico?

Los clásicos se ganan “como sea”

“Había que ganar como sea”, largó Mauro Óbolo luego del gran triunfo de Godoy Cruz en el estadio del Bicentenario por 3 a 2 ante San Martín de San Juan.

El “cómo sea” no se debe tomar en el sentido literal de la frase, sí desde el modo deportivo. “Como sea”, siempre y cuando se utilicen herramientas lícitas del juego, como lo hizo el equipo de Martín Palermo el domingo por la tarde.

Aquí no importa el dibujo táctico ni el nivel futbolístico, ni siquiera los merecimientos. Acá sólo tiene sentido el resultado. Los clásicos se ganan y así lo hizo Godoy Cruz, casi condenando a jugar en la B Nacional a un equipo sanjuanino que acumula 15 partidos sin poder sumar de a tres, que va por su entrenador número tres en la temporada (Facundo Sava, Gabriel Perrone y Rubén Forestello) y que cada día se hunde más en la zona roja.

¿Se puede analizar el juego en el clásico? Seguramente, pero sin peso suficiente para argumentar y determinar acerca del andamiaje colectivo o ayudar a entender el presente tombino.

Sin embargo, fue positivo lo que hizo Godoy Cruz con el ingreso de David Ramírez en el complemento.  El Mago era la carta de salvación con la que contaba Palermo, y el volante cumplió al pie de la letra con lo que pedía el partido en ese momento: igualar la contienda y aguantar al rival para esperar la contra. Salió como se esperaba.

Mauro Óbolo rindió su mejor examen y nada menos que en el clásico. Marcó doblete, fue la gran figura del derby y calló por un tiempo las críticas que lo venían azotando por su falta de gol. Mérito del entrenador también, que lo bancó en las malas y no dejó que perdiera la titularidad desde la primera fecha.

Pero nada de lo bueno que hizo el Tomba en el segundo tiempo hubiese resaltado sin el triunfo. En los clásicos sólo importa el resultado. Para algunos, las consecuencias importan siempre. El resultado no toma exclusiva trascendencia por lo que representa en lo numérico y lo que refleja tanto la tabla de posiciones como la de los promedios, sino también por el sentir de la gente, el sentimiento de rivalidad que provoca el clásico, la sed de revancha por el último cotejo en San Juan que finalizó con serios incidentes y una decena de simpatizantes mendocinos ensangrentados. A eso se le suma la pedrada que tuvo que soportar el colectivo de los pibes de reserva antes del encuentro preliminar del domingo, por suerte con final feliz. Para estos tiempos, un final feliz es sin heridos. El colectivo volvió a Mendoza con un vidrio menos.

Todos esos condimentos hicieron que el clásico, más allá de los tres puntos, haya servido más que ningún otro partido en el campeonato.

Opiniones (1)
23 de noviembre de 2017 | 01:54
2
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 01:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A no dudarlo que fue un gran triunfo el de Godoy Cruz, y que dicho triunfo no solo resalta las virtudes para lograrlo si no que tambien disimula los errores u horrores, defensivos que tiuvieron en el primer tiempo sobre todo, algo en lo que Palermo debe estar preocupado y trabajar sobre ello, es una pena que por unos pocos ignorantes y violentos se tenga que jugar a estadio semi-vacio, con el prejuicio enonomico para el club local, por la prohibicion de concurrir gente visitante, recuerdo cuando se jugaba la Copa Adrian Vecar Varela y se pedian estadios mas grandes, por la concurrencia que asisitia a dichos partidos, resulta que ahora que los construyen , no se puede ir , por la violencia que impera, y por que las autoridades, no tienen la suficiente inteligencia para montar un operativo de seguridad, es mas facil prohibir que prevenir.- Gracias
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia