opinión

Las vueltas y las devoluciones

La lingüista Nené Ramallo contesta las preguntas a uno de sus fieles lectores.

Las vueltas y las devoluciones

Me gusta leer los comentarios de los lectores a estas notas que se publican semanalmente. Así, encuentro una sugerencia de “Cuyano de alma”, acerca del significado y uso de la palabra ‘bies’, transcripta en aquella canción de Serrat que evocamos a propósito del término ‘saber’.

Pues bien, una rápida búsqueda en el diccionario académico nos indica que el vocablo es de origen francés, lengua en donde se dice ‘biais’, con el valor de “sesgo”. El significado en español es “trozo de tela cortado en sesgo respecto al hilo, que se aplica a los bordes de prendas de vestir”. Se usa predominantemente en la expresión ‘al bies’, locución adverbial que significa “en sesgo, en diagonal”.

No es demasiado utilizada en la actualidad por aquel principio por el cual los vocablos en desuso van siendo guardados, según Raffaele Simone, en el “almacén de palabras virtuales”: Toda lengua posee, por un lado, PALABRAS EFECTIVAS, que en un determinado momento de su historia forman parte de ella, y, por otro lado, un amplio almacén de PALABRAS VIRTUALES O POTENCIALES, o sea, de secuencias fonémicas que podrían, si existieran, pertenecer a la misma lengua, pero que no están actualmente aprovechadas. El almacén de las palabras virtuales tiene una importancia que no es solo abstracta: es, en efecto, el ‘depósito’ al que la lengua recurrirá cada vez que tenga necesidad de crear una palabra nueva, o de adaptar a ella fonológicamente una extranjera. Constituye, por tanto, una seguridad semiótica, porque es un camino a lo largo del cual la lengua tiene probabilidades de expandirse.[1]

En el mismo comentario de este lector cuyano, se aprecia, cuando cita textualmente las palabras de un habitante de Tupungato, un uso del verbo ‘devolver’, que nos llama la atención, pues tiene el valor de “regresar, retornar”.

Si le preguntamos a alguien no mendocino y, además, no demasiado joven, nos diría que, en ese caso, se debe usar ‘volver’. Pero dudamos entre hacer caso a los puristas, por un lado, y a los usuarios, por otro. Y en la duda nada mejor que recurrir de nuevo al diccionario, que nos dará la solución justa. Transcribo, con un ejemplo en cada caso, todos los valores del verbo ‘devolver’ y advierto, con sorpresa, que está bien en el habla mendocina de hoy decir ‘Me devolví a casa rápidamente’. Veámoslo:

El primer uso es “volver algo a su estado anterior”: El éxito en la empresa devolvió la paz a la familia.

Un segundo uso es “restituir algo a quien lo tenía antes”: El alumno me devolvió aquel libro antiguo tan preciado.

El tercer valor es el de “corresponder a un favor, un agravio, una visita, etc.”: Le devuelvo su gesto amable con un pequeño obsequio.

Un cuarto uso se refiere a “entregar al vendedor una compra, por no estar conforme con ella, con lo cual se logra el reintegro del dinero”: La mujer devolvió el toallón que compró ayer, pero en lugar de dinero le entregaron un vale  por el importe de la compra.

Un quinto uso muy conocido es el que toma el verbo para indicar “vómito”, esto es, “arrojar el contenido del estómago”.

Por fin, el último uso, propio de América y como verbo pronominal, es el que confirma que está bien dicho ‘me devolví a un lugar’, pues la obra académica lo recoge como “volverse, darse la vuelta”. De este modo, aunque seamos criticados al usarlo, podemos responder a quienes lo censuren, que es correcto el uso de este verbo con el significado de “regreso o vuelta”.

[1] SIMONE, R. (1993). Fundamentos de Lingüística. Barcelona: Ariel. p. 98.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (2)
18 de noviembre de 2017 | 12:44
3
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 12:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Profesora es un placer para mí poder leer sus artículos por este medio. Del mismo modo, quiero felicitarla por su ponencia en el día de ayer viernes 12 de abril en el Colegio Goretti. De más está decirle que admiro su claridad para expresarse y para lograr la motivación de su público. Hace un tiempo ya, fui su alumna en la facultad. Soy egresada ya, en la carrera de letras. Fue una etapa hermosa en mi vida: mis recuerdos siguen intactos en mi memoria. Sus clases forman parte de las mejores vivencias que tuve como alumna. Gracias!!
    2
  2. Sra. Ramallo, Me siento verdaderamente honrado al saber que se ha detenido Ud. en mi comentario y le ha dedicado unos minutos de su valioso tiempo. Muchas gracias por ello. Animado por esa deferencia, me atrevo a proponerle que analice para nosotrtos, sus fieles lectores, un interesante uso del verbo "plorar" (llorar) que descubrí accidentalmente repasando otra hermosa canción española de aquellos años. Esta vez el cantante no es catalán, es valenciano y se llama Nino Bravo. La canción (bellísima) se llama "Un beso y una flor" y hay que prestar atención porque todas las otras versiones que conozco dicen: "Con mis manos y con mi amor, buscaré encontrar otra ilusión", pero la versión original dice, sin ninguna duda, "ploraré". Puede escucharla en este enlace donde dispone, además, del texto: http://www.youtube.com/watch?v=Q3UqusEWGeo. Gracias de nuevo por sus esfuerzos por preservar el idioma más bello y sonoro que existe (con el italiano). Saludos
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia