opinión

Vale: capital vs. trabajo

El gobierno está ofreciendo todo, pero a los brasileños, no les alcanza.

Vale: capital vs. trabajo

Cuando los dueños de la empresa Vale anunciaron la suspensión de su proyecto en Malargüe, en lo que menos pensaron es en las miles de familias que lo perdían todo.

Esta conducta brutal, no sorprende de un pulpo capitalista como Vale, dedicado a la obtención de ganancias sobre la base del saqueo, la contaminación ambiental y la explotación laboral en distintos puntos del planeta. En realidad, no sorprende de ningún grupo capitalista, ya que su objetivo siempre será la obtención de ganancias a como dé lugar (esto es, desde la evasión fiscal más habitual de cualquier burgués argentino que se precie de tal, hasta la estructuración de guerras y genocidios en manos de sus estados).

No es un capricho de los socialistas revolucionarios luchar contra el capitalismo, sino un  principio elemental de defensa de la vida.

Lo de Vale y la impotencia de Paco Pérez y el gobierno de CFK para encontrar una salida no hacen más que desnudar el estrepitoso fracaso en su triste papel de gestor de buenos negocios para estos pulpos.

Infinidad de beneficios se les ofrecieron. En primer lugar la contratación y subcontratación sin límites de empresas brasileras y argentinas para las que trabajaban la inmensa mayoría de los obreros (según publicó la prensa, sólo 26 empleados efectivos son de la Vale). Esto es tercerización laboral total, tan criticada por algunos "progresistas" del kirchnerismo que la vinieron a descubrir luego del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra en manos de los mafiosos de la Unión Ferroviaria que defendían este régimen de contratación laboral en su propio beneficio.

El tire y afloje en las negociaciones con la empresa se mantiene, conciliación obligatoria de por medio. El gobierno está ofreciendo exenciones impositivas, subsidios, ajuste en los costos laborales y mayor flexibilidad en los controles medioambientales. Hasta ahora, a los brasileños, no les alcanza.

Incluso el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner anuncio que analiza, establecer para las mineras, un tipo diferenciado de dólar, lo que significa el acta de defunción de la política económica nacional y popular del régimen kirchnerista.

Finalmente el reclamo de fondo de la minera Vale es: una devaluación del peso a gran escala, un cambio diferenciado y libertad total para repatriar dividendos.

El cambio de las "condiciones macroeconómicas" (devaluación, en buen criollo) es el reclamo estratégico que vienen haciendo todos los capitalistas, y que la oposición política tradicional, desde el peronismo disidente hasta Proyecto Sur, pasando por los radicales y el FAP, se postulan para expresar políticamente.

El reclamo devaluacionista ha devenido en huelga de inversiones, si sumamos al caso de la minera Vale la paralización de las inversiones petroleras y el acopio de granos de parte de los sojeros. Lo que el capital reclama significa para la masa trabajadora una expropiación de sus ingresos en pesos, frente a la carestía de los productos dolarizados.

La crisis avanza y se expresa en múltiples divisiones  al interior del partido gobernante y de la oposición, fraccionándolos a más no poder. Frente a la división de las patronales, nosotros pretendemos oponerle la unidad del pueblo trabajador.

Se impone como una necesidad la estatización de la mina sin pago alguno de indemnización. ¿De dónde saldría el dinero para poner la mina en funcionamiento? de los recursos que hoy el Estado utiliza en el pago de subsidios a las patronales (sólo a los capitalistas del transporte de Mendoza se les otorga 300 millones, más otros 500 de la Nación), y terminando con el pago de la deuda externa ilegal e ilegítima que se lleva por año el  valor entero de dos Vale para satisfacer a los usureros internacionales (U$S 12 mil millones).

¿Quién controlaría la producción de la empresa? nadie mejor que los trabajadores y técnicos, que son quienes tienen un conocimiento acabado del proceso de producción junto con las organización ambientales y los pobladores del lugar.

Estas medidas deben ser entendidas en el marco de un plan de reorganizacion social profunda de la provincia y el país en función de las necesidades del pueblo trabajador y no del capital. Es decir en función de satisfacer la demanda de escuelas, hospitales y casas. En función de satisfacer  el reclamo salarial de docentes y demás estatales que hoy están justificadamente en pié de lucha. Se impone la planificando de la economía contra el desastre de la anarquía capitalista.

La crisis de los capitalistas pretende ser descargada sobre los trabajadores. Vivimos una guerra civil entre capital y trabajo. Nuestra apuesta, la de la izquierda, es a candidatear a los trabadores como alternativa de poder. Como alternativa a la barbarie de desocupación y miserias que nos propone el capital.

Opiniones (2)
14 de diciembre de 2017 | 14:03
3
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 14:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sos una máquina de hablar huevadas. ¿es todo conspirativo?. Andá y fijate como anda Aguas Mendocinas, Aerolíneas para nombrar dos que son ejemplo de lo que vos querés.
    2
  2. No se si reírme o llorar! El stand-up de Héctor es impecable. Pensé en hacer una crítica pero es inabordable.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho