opinión

La vocal que se agrega

¿Cómo escribimos la versión adaptada de términos extranjeros?

La vocal que se agrega

En este mundo de conocimiento global, los aportes que llegan al español, sobre todo desde el inglés, son muchos. Lo cierto es que nuestro idioma recibe esos términos foráneos, primero, con sus caracteres extranjeros, como inmigrantes recién llegados; pero, luego, con el paso del tiempo, esos vocablos se van adaptando, del mismo modo que lo haría una persona extranjera, al modo de hablar y de escribir propio de nuestra forma de expresarnos.

Así ha sucedido con muchos términos como los que se transcriben a continuación, que podemos escribir con su versión adaptada, sin preguntarnos si ella es o no correcta:

ESCÁNER: Adaptación gráfica de la voz inglesa scanner, que significa, en electrónica, “dispositivo óptico que reconoce caracteres o imágenes” y, en medicina, “aparato que produce una representación visual de secciones del cuerpo”, “prueba realizada con este aparato” y “resultado de esta prueba”. Su plural es ‘escáneres’. Para referirse al dispositivo óptico se emplea en ocasiones la expresión lector óptico (de caracteres). El aparato médico se llama también escanógrafo. Sobre esta adaptación se ha creado el verbo escanear (‘pasar [algo] por un escáner’). La nueva impresora incluye escáner.

ESNOB: También se trata de una adaptación gráfica de la voz inglesa snob, “[persona] que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos”. Su plural es ‘esnobs’. La cualidad de esnob se denomina esnobismo. Resultaba chocante, con su modo esnob de hablar y de moverse.

ESTRÉS: Nuevamente estamos ante una adaptación gráfica, en este caso de la voz inglesa stress, “tensión provocada por situaciones agobiantes y que origina reacciones psicosomáticas. Su plural, poco usado, es estreses. De la adaptación española derivan el verbo estresar(se) (“causar, o sufrir, estrés”) y el adjetivo estresante (“que causa estrés”). Ella, víctima de un estrés excesivo, ha somatizado los problemas.

ESTATUS: “Estado de una cosa dentro de un marco de referencia” y “posición social”. Es adaptación gráfica de la voz inglesa status (del latín status “estado o condición”. Es invariable en plural: los estatus. Su elevado estatus social le impedía apreciar adecuadamente la realidad que lo rodeaba.

ESMOG: Otra vez estamos en presencia de una adaptación gráfica propuesta para la voz inglesa smog, acrónimo de sm[oke] = “humo” más [fl]og= ‘niebla’. Se emplea, sobre todo en América, para designar la niebla mezclada con humo y polvo en suspensión, propia de las ciudades industriales: Desde el Cerro de la Gloria podías apreciar el esmog. Su plural es esmogs. Existe también el calco neblumo, de uso menos frecuente que el anglicismo ‘esmog’.

ESLOGAN: También estamos en presencia de una adaptación gráfica, en este caso de la voz inglesa slogan, “lema publicitario o político”. El plural debe ser eslóganes. Notamos que, en singular, la adaptación no lleva tilde, por tratarse de una voz grave; en cambio, sí lo toma el plural, por hacerse palabra esdrújula: No se animaba a dar a conocer su eslogan frente a otros eslóganes tan agresivos.

ESTÁNDAR: Esta vez se trata de la adaptación gráfica de la voz inglesa standard. Debe escribirse con tilde por ser palabra llana acabada en consonante distinta de -n o –s. Como adjetivo significa “que sirve como modelo, patrón o referencia. Como sustantivo es masculino y se usa con los significados de “nivel”, referido a calidad, y “modelo o patrón”: Ha mejorado notablemente su estándar de vida. En ambos casos, se recomienda el plural estándares.

ESPRÍN: Adaptación gráfica propuesta para la voz inglesa sprint, que significa, en algunos deportes, especialmente en ciclismo, “aceleración que realiza un corredor para disputar la victoria a otros, normalmente cerca de la meta”. Su plural debe ser esprines. El verbo correspondiente es esprintar, no sprintar; y para designar al corredor especialista en esprines ha de usarse la forma esprínter (adaptación del inglés sprinter), cuyo plural debe ser esprínteres, no esprínters: El público, ante la llegada a la meta de los ciclistas, ovacionaba sus esprines.

Como habremos advertido, en todos los casos, estuvo presente en las adaptaciones la adición de una E inicial, que ha servido como apoyo a los sonidos consonánticos siguientes. Precisamente, desde el punto de vista fonético, nos encontramos en presencia de una PRÓTESIS, esto es, de la adición de un sonido inicial, que sirve para aliviar una pronunciación difícil para nuestra lengua.

Este fenómeno no es esporádico, sino que se ha desarrollado y repetido, a lo largo de la evolución de nuestra lengua desde el latín al español, en todos los casos en que la S inicial se agrupaba con otra consonante: stare dio ‘estar’; spectaculum dio “espectáculo”; sperare dio “esperar”; spatium dio “espacio”; scutum dio “escudo”; species dio “especie”; stultus dio “estulto”; stomacchus dio “estómago” y así en numerosos casos análogos.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 06:36
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 06:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia