opinión

Elogio a Don Hugo Chávez Frías

Imitalo, sé distinto, no seás tibio, da un ejemplo, construí identidad, asumí un destino plural, no pases de largo, no quieras salvarte solo y ser pasto del olvido.

El asunto es que tengo problemas personales que no viene al caso detallar ni me interesa difundir. Como todos, tengo piedras en el camino que, a veces, me molestan en el zapato y otras veces tienen el tamaño de un camión. En tales trances, como todos, uno separa pajas de trigos y se esfuerza en enfocar lo relevante y ese dolor y la respuesta a ese dolor se llama experiencia y el proceso todo se llama crecimiento y el marco de desarrollo se llama vida.

Ahora, en medio del camino, aparece una noticia. Sí, ¡al fin una verdadera noticia!, un genuino milagro en días en que el periodismo fabrica noticias como chorizos de plástico para cotillón de las fiestas, como campanas de hule en el fondo del mar, como cerveza sin alcohol u oraciones sin dios. Ya perdida toda posibilidad de primicia, ahora estamos en camino de perder toda posibilidad de noticia.

Pues bien, hay una noticia, decíamos: después de haber sido matado varias veces por ciertos medios del mundo, resulta que verdadera, final y definitivamente ha muerto don Hugo Chávez Frías y que muy buena parte de Latinoamérica toda se conmueve.

Bueno, está bien, aclaremos: se conmueve esa parte con la que me yo siento identificado, identificado naturalmente, con comodidad, porque esa parte se parece a mí (se parece más a mí que la otra parte, que se parece menos a mí).

Sin buscarla, he aquí, entonces, mi definición política: jamás he militado en política, jamás he integrado un partido político, jamás he sido candidato a nada ni sé qué es el marxismo y cosas por el estilo, simplemente, he creído que, en esta balsa camino al despeñadero que habitamos, es más valiente y honesto creer que o nos salvamos todos o no se salva nadie. Y he intentado trabajar en la dirección de tal construcción social (vale hacer esta aclaración, si uno –sin ser animal político– se dispone a hablar bien del comandante Chávez, un tremendo animal político que, sin irse, se fue).

Volvamos al tema.

Miro en silencio, durante un par de horas, la televisión venezolana: una infinita marea humana, con rojos, azules y amarillos, y más rojos y vinotintos, se mueve con una lentitud que emociona, al compás del ataúd del comandante. Hermosas mujeres lloran y hombres nobles agradecen con los ojos y jóvenes revolucionarios cierran los puños y todos, ante los micrófonos, enarbolan un discurso rotundamente político y social de marcado y llamativo compromiso personal (esto ha de ser lo que ellos llaman revolución).

Está claro que el pueblo chavista venezolano se siente mucho más protagonista de un proceso político, que el pueblo kirchnerista argentino manifestado a pleno, cuando murió Néstor (primero en las calles y luego en los medios). Sin embargo, cómo se parecen un pueblo y otro, cómo resulta inevitable y posible pensar –cada uno desde el lugar que le toca, desde ese lugar que elige– en que una Patria Grande es posible y se llama Latinoamérica.

Avanza la marea y escucho y veo a esos venezolanos, uno tras otro, por cientos de miles, decir lo suyo sobre su líder. Es admirable darse cuenta de lo que ese hombre ha dejado a su pueblo. Cada uno mezcla dolor con tarea por delante, lágrima con encargo, herida con compromiso, líder perdido con utopía por levantar.

Ya sabemos: sólo en las tragedias, la verdad canta y la hipocresía es imposible.

Digo eso y digo también, estimado lector: no me importa qué simpatías y compromisos políticos o sociales o religiosos te alienten (me importa, sí, y mucho, que “algo” te aliente, si sos un tibio, como tantos, te vomito en un rincón, no me servís para nada).

Digo, además, remarco, insisto, proclamo: no me importa tu visión, ni tu intención de voto, ni tu derecha ni tu izquierda ni tu centro. Importa tu pulsión y tu capacidad de aprendizaje y te digo: mirá qué hermoso ver un pueblo en la calle, con el corazón en la mano. Hugo Chávez murió, pero no ha muerto.

¿Cómo no aprender de esa gente que demuestra hacerse cargo de su destino?

Una pausa publicitaria absurda me hace volver sobre mis dramas personales, que captan instantáneamente mi atención con la velocidad de un ácido. Retomo, entonces, sobre mis formas iniciales de lamento, porque son más fuertes, más primitivas, más hondas para mí que la herida de todo un pueblo tendido sobre las calles.

Con uno y otro dolor en las manos, concluyo: lamento la piedra de mis días y no lamento la partida de Hugo Chávez, sino que aprendo de ella, crezco con los bordes que deja esta partida. Dejo, así, que esta flamante ausencia se vuelva mansamente inolvidable para mí y alimente la diversidad de mi mirada.

Desde aquí, le digo, entonces, “gracias” a don Hugo Chávez, porque –legitimado por su pueblo, que una y otra vez democráticamente lo eligió– dejó su país y el mundo mejor de lo que lo encontró. Lejos de cualquier forma de tibieza, comandante, usted se convirtió en ejemplo, entregó su vida y parió un legado.

A vos, fatigado lector, que asumiste la tarea de llegar hasta el último párrafo de este escrito, te invito a hacer lo mismo: imitalo, te digo, dondequiera que estés y más allá de lo que pensés, no seás tibio, convertite en ejemplo, construí identidad, asumí un destino plural, no quieras pasar de largo, no quieras salvarte solo. Hacelo y lograrás lo que Hugo Chávez: no ser pasto del olvido, nada más, nada menos.


Ulises Naranjo.

Opiniones (10)
22 de noviembre de 2017 | 23:51
11
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 23:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pedro Zalazar : « DESDE EL NUMEN » ??? ¿Que te pasa? ¿Aprendiste una palabrita nueva? Pero . . . ¿Sabés lo que significa? A veces sos cómico, a veces sos patético. Siempre hacés el ridículo. Saludos
    10
  2. La nota no es muy buena, Ulises es capaz de escribir mucho mejor. Un poco delirante ("la velocidad del ácido" ???) y un poco parcial. Puedo compartir en parte la idea central de hacerse cargo de un destino y jugar fuerte en la vida, cada uno a su nivel y en lo que le toca, pero hay que ser más equilibrado en el análisis cuando se trata de hechos históricos. En ese sentido, la opinión de « guli » me parece mucho más atinada. Saludos
    9
  3. te felicito
    8
  4. no comparto tu opiniòn... la mìa es coincidente con la de guli...
    7
  5. Excelentes reflexiones Ulises. No esperaba menos de un tipo generoso y comprometido como vos. En cuanto a la muerte de Hugo, pienso que es buen momento para que todos reflexionemos sobre el caminó que el inició, hacia una Latinoamerica unida y autosuficiente, sin mandatos del FMI, ni subordinacion ante los poderosos del norte. Gracias Chavez por mostrarnos el camino, honraremos tu vida yendo siempre pa´delante!!!
    6
  6. Muy buena nota, Ulises. Te diria q la comparto en un 100%. Sobretodo en ese parrafo, que, cito textual: "Está claro que el pueblo chavista venezolano se siente mucho más protagonista de un proceso político, que el pueblo kirchnerista argentino manifestado a pleno, cuando murió Néstor (primero en las calles y luego en los medios). Sin embargo, cómo se parecen un pueblo y otro, cómo resulta inevitable y posible pensar ?cada uno desde el lugar que le toca, desde ese lugar que elige? en que una Patria Grande es posible y se llama Latinoamérica". Felicitaciones.-
    5
  7. Te hago caso en lo de tu invitación-arenga respecto de asumir una actitud plural, no conformista, diferente y diferenciadora. Desde mi lugar proclamaré que los personalismos, los héroes, los líderes mesiánicos no sirven; que sirven las instituciones, sanas, eficientes, transparentes; que los liderazgos son éticos, no mediáticos y exitistas; que los puentes son mejores que las murallas; que las sociedades son el resultado de la acción de personas que creen en las personas, y no un amontonamiento bajo danderas, nacionalismos, soberanías y "Patrias Grandes"; que la Democracia es producto de la convivencia, la diversidad, la participación y la educación; que ser un ciudadano libre, solidario y comprometido, es lo mejor a lo que podemos aspirar. Por otra parte, también coincido en que los "kirchneristas" no son como los "chavistas". Estos inciaron un camino de transformaciones -profundas o no, lo dirá la historia- que marcará a fuego su futuro; los de acá no han podido superar sus taras de burgueses culpógenos que cambian un par de cosas para que todo siga igual.
    4
  8. Qué huevos ese hombre, si al menos un argentino naciera así de bien como nació Hugo Chávez. Es una pérdida enorme no poder contar con ese espíritu genial. Qué visionario y qué estadista! Fue un hombre increíble. Un ejemplo a imitar, pero quién podrá?... Se va a extrañar en toda latinoamérica y en los corazones de gente bien nacida.
    3
  9. Muy buen su nota Naranjo, felicitaciones!
    2
  10. DESDE EL NUMEN... Excelente nota Ulises, porque lo que de alguna forma es un drama, es tomado como trampolín para buscar sentido a la vida, o como mejor lo dice la canción; "no es lo mismo que durar, honrar la vida". Solo espero que los intereses de siempre, no vuelvan a intervenir para tratar de parar las utopías.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia