opinión

Vale: en Brasil no quieren sacar la Silvita de Malargüe

El culebrón de la minera brasileña tiene final abierto. La resistencia brasileña y la negación argentina se combinan para que este año el proyecto quede paralizado. Todo depende de la cumbre en El Calafate entre Cristina y Dilma.

Cosecha propia

Con una inversión de 29.500 millones de pesos este emprendimiento operado por la minera brasileña Vale será la unidad de producción de potasio más grande del mundo. El proceso se inicia con la extracción del mineral, 'Silvita' ubicado a 1200 metros para ello se utiliza moderna tecnología de disolución. Se realizan perforaciones hasta encontrar el mineral que es disuelto. La salmuera, rica en potasio, sale por una de las tuberías del pozo (segmento del video institucional de presentanción del Proyecto Potasio Río Colorado). 

La magnitud del proyecto de extracción del mineral que contiene cloruro de potasio impresiona, tanto como la situación financiera que acusa la segunda minera del mundo, a cargo del emprendimiento.

Lo que ocurre con la minera brasileña es de diván. El caso ya trepó a los titulares porteños que demoraron por lo menos dos semanas para advertir que en un recóndito lugar de Mendoza -en la localidad malargüina de Pata Mora para más datos-, se encuentra el yacimiento donde está en juego uno de los lazos industriales y comerciales entre Brasil y Argentina.

Un caso donde el país líder de la región aporta tecnología pesada para sacar de territorio argentino una materia prima (la sal de potasio) para utilizarla como fertilizante para nutrir el suelo brasileño dedicado al cultivo de soja, otro producto genérico que sostiene buena parte de la economía del bloque comercial.

Ese esquema fundamenta al proyecto minero que es también avalado por presidentas Dilma Rouseff y Cristina Fernández. Aunque la argentina parece más interesada que la brasileña. En realidad la mandataria argentina se desespera al pensar que Vale puede llegar a irse abandonando semejante inversión y Dilma guarda distancia de la minera aunque en gran parte de Vale es del Estado brasileño.

Varios mendocinos de los sectores privados y oficiales, interesados en la novela viajaron esta semana a Buenos Aires. Allí observaron la conducta de los ejecutivos brasileños y la de los funcionarios argentinos. El culebrón tiene todos los elementos para buscar un final acorde a la tensión a que se ha llegado, pero todavía no está en firme el financista que pague los últimos capítulos de la historia. A esto se suma el protagonista (Vale) no está conforme con el trato que le da el productor este culebrón puramente argento.

El reparto y el libreto

El protagonista, la minera Vale, insiste en que no le cierran los números por el encarecimiento del proyecto en especial por el atraso cambiario impuesto por la política económica de CFK.

El productor, el Gobierno argentino, apuesta a que Vale no abandone la obra que ya tiene a medio construir en Malargüe, pero que no quiere (dice que no puede) ceder a un pedido extra que la minera le exige para continuar con el proyecto. Traducido: Vale quiere el diferimiento impositivo o como única alternativa, que se le adelante la devolución del IVA a la exportación que está contemplado para reinvertir en el mismo proyecto cuando ya esté produciendo la sal de potasio.

En la Casa Rosada y en especial en el edificio donde funciona el Ministerio de Planificación fruncen el ceño y exclaman que los brasileños quieren un gesto argentino que sale entre 1.000 y 1.500 millones de dólares algo que no es posible en este síndrome de recaudación compulsiva que sufre el kirchnerismo a 10 años de asumir la conducción del país.

El financista, o el nuevo socio, buscado afanosamente por Cristina y deseado por Paco Pérez está cerca de acordar su ingreso al proyecto. Es una posibilidad cierta, así está escrito en los papeles oficiales. Aunque no está nada cerrado y eso genera mucha tensión en el gobernador mendocino que va y viene con la carpeta donde tiene la documentación del seguimiento de las negociaciones y el estado de situación del "expediente Vale".

En las últimas semanas hubo dos datos que se filtraron y uno se encargó de deslizarlo el mismo gobernador.

Primero que gracias a unas gestiones en Dubay una delegación argentina había logrado convencer a un inversor árabe que debía poner el faltante que acusaban las cuentas de la minera brasileña.

El segundo dato filtrado remarcaba que en realidad se trataba de otro grupo inversor de origen canadiense-australiano.   

Finalmente en las últimas horas los infidentes mendocinos complementaron esas dos versiones aclarando que la primera opción es el grupo árabe y el otro está en segundo término e incluso no descartaron como última ficha al grupo inversor chino que emergió como el primer candidato a poner la plata. Justamente el inversor oriental fue bochado por la misma Vale porque pretendía cobrarse su participación directamente con el producto a explotar.

¿Vale o no Vale?

Mientras tanto todos los sectores satélites al yacimiento (proveedores y gremios de trabajadores) descreen de estas secuencias porque no reciben información fidedigna ni del gobierno ni mucho menos de la empresa.

El punto es que nadie del lado argentino puede asegurar exactamente el estado de la la situación.

Por el lado brasileño han cerrado las puertas y las ventanas y esperan un llamado argentino que le garantice la continuidad sin tener que modificar sus cálculos.

En contrapartida desde este lado especulan que hay factores exógenos a la relación binacional que condiciona la mesa de negociaciones.

Los informantes privados y oficiales coinciden en que, en verdad, la minera está especulando porque su principal usina de ingresos que es la exportación de hierro está a media máquina a causa de la caída del precio internacional del metal.

Y van más allá con sus cálculos y presumen enfáticamente que Vale ya decidió parar sus acciones a gran escala en todo el planeta por este año a la espera de que el contexto del mercado internacional se reactive. Por eso, insisten que la dureza brasileña es una impostación para no admitir sus propias limitaciones en el mercadeo global.

El culebrón sin final encontró esta semana a un buen novelista de la crisis como Jorge Asis que actuó como cronista de este capítulo incierto y sin señal. El escritor encontró buena recepción en los medios de Buenos Aires e incluso en publicaciones de las provincias y ciudades involucradas con el proyecto como Bahía Blanca.

"De los seis mil millones de dólares presupuestados inicialmente, para construir el megaproyecto Potasio Río Colorado, según fuentes de VALE Do Rio Doce, ya están en ocho. Dos mil palos verdes más, como consecuencia del 'atraso cambiario' que imposibilita 'operar en la Argentina'", dijo Asis.

Allí también advierte que hay dos grandes escollos brasileños sobre los que tiene que operar directamente la presidenta argentina: Murilo Pinto de Oliveira Ferreira el titular de Vale Brasil y el ministro de Desarrollo e Industria Fernando Pimentel el interlocutor del gobierno brasileño y defensor de la postura empresaria.

Las estimaciones marcan que estos dos actores aportados por Brasil, son caros por sus exigencias para subir al escenario. Para colmo a esta coproducción se le quemó el libreto original y por el bajo rating tiene que buscar un sponsor externo, el cual aún no encuentra.

Al inefable Asis lo avalan los mismos informantes de MDZ que aseguran que todo terminó muy mal entre el tándem compuesto por Murilo Pinto de Oliveira y Pimentel y el dúo integrado por Julio De Vido y Axel Kicillof.

Por eso más allá de que Vale puso como fcha tope el próximo jueves 28 para revelar cuál será el futuro del emprendimiento este año habrá que esperar una semana más y mirar para Santa Cruz.

Es decir, a Cristina no le queda otra que jugar el único cospel que le queda en El Calafate el 7 de marzo cuando se reúna con Rouseff para hacer la última movida que se ve en el extremo para salvar esta idea de extraer "silvita" (cloruro de potasio) que permitiría que el "yuyito" –tal como califica a la soja nuestra presidenta- crezca en suelo brasileño.

Opiniones (0)
16 de enero de 2018 | 08:35
1
ERROR
16 de enero de 2018 | 08:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos