opinión

Tragedia de Once: CFK y su desafortunado "hay que apechugar"

Luego de casi un año de silencio sobre el tema, la presidenta envió un mensaje a los familiares de los muertos en Once, pero antes que aproximarla, sus palabras parecen alejarla de la gente.

“Porque hay que acordarse de todo también, queremos recordar y rendir un homenaje, porque mañana se cumple un año de la tragedia de Once, y queremos también rendir un homenaje y un recuerdo a todas las víctimas y un abrazo solidario a todos sus familiares. También… Fuerte… Yo sé que la pérdida de un ser querido es irrecuperable e irreparable, nadie lo puede suplir, nada lo puede reparar pero, bueno, allí está la Justicia para determinar responsabilidades, seguramente, pero así todo, con justicia, con reparación económica, con lo que fuere, la vida no vuelve, y la vida de un ser querido, de un ser humano, es algo muy valioso y muy doloroso perderla. Así que un gran abrazo para todos ellos… Y también, porque hoy… La vida es así, la vida es alegría y tristeza, no estamos siempre alegres ni siempre tristes, nos tocan momentos difíciles, hay que apechugar y salir adelante, de acá la miro a Estela… ¿Cuántos años, Estela [de Carlotto], pidiendo justicia? Treinta y… Treinta y cinco años pidiendo justicia las Abuelas, las Madres, y recién después de treinta y cinco años está llegando la justicia. Así que también es importante saber que la vida es así, con  momentos duros, con momentos difíciles, pero también con momentos de alegría, de recuerdo y de memoria y de mucho respeto”.

Lo anterior, tal vez ya haya sido reconocido, es la referencia que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo el jueves 21 de febrero al primer aniversario de la tragedia de Once, el accidente de una de las formaciones del Ferrocarril Sarmiento que dejó un saldo de 51 víctimas, y de ahí el impactante JU5T1CIA que representa a la lucha de los familiares para que las responsabilidades se distribuyan como corresponde y, consecuentemente, sean condenados quienes deban ser condenados.

Pero estas palabras de la mandataria (a las que siguieron, sin solución de continuidad, otras dirigidas a Macri), contra lo que podía ella llegar a suponer, antes que acercarla a los familiares y al resto de la gente que siente aún en carne propia lo que pasó el 22 de febrero del 2011, antes que tender un puente solidario, la apartó más. Y este puede llegar a ser el quiebre simbólico más importante de Cristina con la gente.

Y aclaremos que estamos hablando de la gente común y corriente, la que se pasó toda la mañana del 22 de febrero del 2012 con el televisor, la radio o Internet encendidos tratando de saber qué sucedía, qué había pasado y cuántas eran las víctimas, lamentando el dolor de esas personas aprisionadas por toneladas de hierro, viendo piernas que se asomaban por las ventanillas y que ya se suponía que eran cadáveres.

No estamos hablando de los que concurrieron a las marchas del 8N (y no vengan con que no hubo producción ni con que no había intenciones partidarias detrás, menos considerando todo el cotillón del que disponían) ni de los que concurren a cualquier acto oficialista (trasladados incluso más de cincuenta kilómetros en micros contratados y con cantitos estudiados, y hasta con retribución económica para los líderes). No estamos hablando de esos que, pagos o no, por el sánguche y la coca o por unos pesos, se mueven adonde los lleven. Estamos hablando de los otros, los que prefieren mirarlo desde afuera y después ir a votar de acuerdo, entre otras cosas, a una suerte de sentimiento de hermandad que lo une con el candidato.

No vamos a comparar, pero para ejemplificar esto último, muchos votos de los que recibió Menem en el 95 vinieron de la mano de la muerte de su hijo.

Lo dicho por Cristina sobre la tragedia de Once puede llegar a ser su quiebre simbólico más importante con la gente.

A lo que vamos. En lugar de “ganarse el corazón” de la gente, Cristina dio lo que podría llegar a ser el primer paso hacia la desconexión total.

Y cuando decimos Cristina nos referimos al kirchnerismo en general. A Pichetto reclamando contra el minuto de silencio por las víctimas, a las dudas de la AFA sobre si hacer o no el minuto de silencio en las canchas (claro, con la cantidad de millones de pesos que recibe del Estado nacional, no es tan fácil decidirse), a la actitud de varios funcionarios, a una cadena de desafortunadas ausencias que comenzó el mismísimo 22 de febrero del 2012 en la boca del entonces secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, cuando, demasiado fresco, aseguró que parte de las responsabilidades del accidente eran de esa “cultura muy argentina” de ir a los vagones de adelante para ser los primeros en descender, a lo que sumó que si el accidente hubiera pasado el día anterior no hubiese sido tan grave, en referencia a que el lunes 20 y el martes 21 de febrero del año pasado fueron feriados por Carnaval, y la tragedia sucedió el miércoles 22.

“Si esto hubiera ocurrido ayer, que era feriado, hubiera sido una cosa mucho menor”, dijo Schiavi, y uno prefiere leer en esa frase que no estaba haciendo referencia a que si la cantidad de muertos era menor entonces el asunto no era tan grave.

Con las declaraciones de Schiavi el mismo día de la tragedia ya el Gobierno comenzó a tomar distancia no sólo del accidente y de los 51 muertos y los cientos de heridos, sino también de la gente. Porque se mostró insensible, o mejor, más interesado en sacarse de encima el asunto antes que resolverlo. Y un año después, la presidenta tiene la desafortunada idea de decirles a los padres de los muertos en Once y al resto de los argentinos que, aun viviendo en un sistema democrático y respetuoso de los derechos humanos, pueden perfectamente esperar (le faltó decir “sentados”) justicia, e incluso que no estaría mal que esperaran 35 años.

Pero también quedó en suspenso una segunda lectura de lo que dijo la presidenta, y que tiene que ver con algo que desde varios sectores se viene reclamando desde hace un tiempo: que derechos humanos no es sólo juzgar a los genocidas.

Y que se entienda bien, para evitar lecturas fanáticas: está perfecto, es deseable, es sano para el país y para la historia y es lo que correspondía que se juzgara y condenara a los genocidas.

Con las declaraciones de Schiavi el Gobierno comenzó a tomar distancia de la gente.

Pero con frases como las que la presidenta dijo el jueves y con claras actitudes como la desidia en la investigación de lo sucedido en Once o la de dirigir la vista hacia otro lado cuando, por ejemplo, los qom reclaman sus tierras, y dirigir la mirada aún más allá cuando se habla de derechos de tercera generación, como lo es el de vivir en un ambiente sano, el Gobierno no hace más que confirmar que cuando habla de derechos humanos está hablando de los que le interesan particularmente, dejando de lado muchos otros.

Puede que Cristina haya cometido su mayor error simbólico: con el "hay que apechugar" puede que no haya hecho más que minimizar el dolor de los familiares de los muertos en la tragedia de Once. Porque allí no murieron oficialistas u opositores, periodistas pagados por la corpo o voceros oficiales, mucho menos macristas, cobistas o sciolistas. En Once murieron personas. Hombres y mujeres que quedaron simbolizados en Lucas Menghini, cuyo cadáver estuvo dos días atrapado entre los restos de un tren que pertenecía a una empresa que recibió millones de pesos del Estado nacional para que esos trenes no tuvieran, por ejemplo, un accidente como el del 22 de febrero del 2011.

 

(Discurso de la presidenta en Tecnópolis el 21 de febrero del 2013. A los 11.05 minutos comienza a referirse a la tragedia de Once.)

(Declaraciones de Schiavi el 22 de febrero del 2012. A partir de los 8.15 minutos se refiere a la "cultura argentina" y el problema de que el accidente sucediera en día hábil.)

Alejandro Frias

Opiniones (13)
17 de enero de 2018 | 10:11
14
ERROR
17 de enero de 2018 | 10:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LO MAS GRAVE DE TODO, Y ESO DEMUESTRA SU COMPLICIDAD, ES QUE TODAVÍA MANTENGA EN EL CARGO A DE VIDO (PRINCIPAL RESPONSABLE DEL SAQUEO DE POR LO MENOS 4.000 MILLONES EN LOS FERROCARRILES Y EL ROBO Y DESFALCO DE LOS SUBSIDIOS), AL TREPADOR BOUDOU, Y A TANTOS OTROS SERIAMENTE CUESTIONADOS. SI ELLA NO LOS MUEVE DE AHÍ, LO ÚNICO QUE DEMUESTRA ES...COMPLICIDAD.- CON RESPECTO A LO QUE DIJO DE LA TRAGEDIA DE ONCE Y LOS PARIENTES DE LAS VÍCTIMAS Y BUE.... ES COMO SIEMPRE QUE ABRE LA BOCA....REALMENTE LAMENTABLE.
    13
  2. Me sumo a los comentarios sobre la lectura tan particular que el periodista hace sobre el 8N: ¿qué más da si hubo organización? Si la hubo, fue con todo el derecho del mundo a que particulares, partidistas o quienes sean se organicen para manifestarse. No tiene nada que ver con utilizar recursos del estado para pagar los 50 km que recorren los colectivos para transportar a la gente que asiste por el pancho y la coca, o porque si no lo hacen vienen las represalias, con todo el costo que esa logística implica para nuestros bolsillos y para beneficios absolutamente particulares de KK y sus secuases. Además, las manifestaciones como las del 8N son criticadas porque no tienen ninguna cara partidiaria que las represente, y justamente creo que eso es la que las purifica, se trata de ciudadanos comunes, civiles cualesquiera, gente que se expresa espontáneamente a pesar de que antes haya una convocatoria para fijar fecha, espacio y horario. Es tan válida y respetable como la concentración que se organizó por las víctimas de Once, aunque sea por distintos motivos.
    12
  3. POBRE IMPRESENTABLE, SOLO HABLA PARA SUS NEFASTOS SEGUIDORES Y APLAUDIDORES.LO INCREIBLE ES QUE ES ESOS GRUPOS HAY GENTE PENSANTE,INSTRUIDA, SOLO PIENSO QUE EL FUNDAMENTALISMO LE ESTA CARCOMIENDO LA MENTE, LAMENTABLE.
    11
  4. La "desconexión total" de esta mujer que no tiene más sentimientos que los que demuestra por los corruptos que la rodean, es motivo suficiente para pedir su juicio, pero no político, sino civil y penal, como cualquier otro ciudadano que no reconoce sus crímenes y sus fechorías. La corrupción gubernamental que mata también debe ser CRIMEN DE LESA HUMANIDAD.
    10
  5. Esta señora no tiene sentimientos. Está muerta por dentro.
    9
  6. La nota no està mal -aclaro que el autor es uno de mis periodistas preferidos- pero, en lo del 8N te fuiste al pasto... seguro que no fuiste y que viste el acontecimiento por 678, otra explicaciòn no encuentro. Y comparar a los que fuimos a la marcha a protestar por la corrupciòn y la impunidad que reinan en el paìs con los que llenan los micros por obligaciòn o por unos pesos o por poder faltar un dìa al trabajo, no tiene perdòn... Hay màs, sobre tu comentario de que CFK con su *apechugamiento* se distanciò de mucha gente, mi opiniòn es que que ya de antes estaba distanciada...
    8
  7. Que triste como cayo nuestro pais y tener a esta presidenta impresentable y enferma
    7
  8. NO FUE Y ESTOY SEGURO, NO SERA LA ULTIMA VEZ QUE ESCUCHEMOS DE ESTA SEÑORA, UNA ORDINARIES. TIENE MAS VELIZ LA LENGUA QUE LA MENTE.-
    6
  9. Bueno...perfecto sra., hay que apechugar. Pues entonces seria buenisimo que deje de lado el papel de triste viudita, llevando siempre luto (aunque el negro va muy pero muy bien con sus intenciones) y hablando de "El" y su legado histórico. Hablando de historia, espero, sra viudita ( además de dar el ejemplo a los fliares de victimas de once apechugando Ud primero que nadie) que la historia la perdone...
    5
  10. No solamente no fue al 8N, sino que evidentemente quiere justificar lo indefendible, por casualidad, este periodista tendrá algo que ver con 678?
    4
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos