opinión

El peregrinar de un padre desesperado

La situación que viven mis hijos desde setiembre de 2009, día en que me separé de mi esposa, es insostenible. Considerando su inestabilidad emocional, ya evidenciada desde la fecha mencionada. Mis tres hijos de 4, 6 y 10 años respectivamente viven con su madre en un verdadero infierno.

Actualmente los niveles de agresividad de mi ex-esposa han aumentado a grados insostenibles para mis hijos y toda mi familia. El problema, es que en mi criterio, que ninguna de las instituciones que tienen como misión  preservar la integridad de los niños, funciona con idoneidad.

Nadie sabe a ciencia cierta cuál es función de la dinaf, es un cuerpo que no tiene decisión propia y si la tiene, yo por lo menos no vi decisión implícita de actuar en pos de preservar la integridad de los niños, que deliberadamente vienen golpeados cada vez que la madre me los entrega. Ellos lo vieron in vivo y según manifestaron no tenían injerencia para separarlos de la progenitora. En conclusión un ente parásito que pagamos todos y, que cuando tiene que intervenir no lo hace, por lo menos en mi caso. 

La prueba es que en numerosas ocasiones he deambulado por el 2°juzgado de familia, donde mi ex–esposa ha radicado una prohibición de acercamiento hacia su persona, en forma infundada y, que el juzgado a dado lugar. Aparte de haber realizado denuncias en mi contra en otros juzgados sin ningún fundamento. Por tal razón recurrí a dicho juzgado, donde en ningún momento me atendieron, hasta donde me maltrataron,  aduciendo que, siempre me tengo que presentar con abogado, (imposible pagar los honorarios en este momento), si bien aclaro que he intentado hacer algunas presentaciones con un abogado particular, no he tenido eco en la justicia de Familia. ¿Cuál es la solución según ellos acuda al cuerpo de codefensores? Claro dan turno para 3 meses, pobres menores ya están perdidos. Por otro lado estos abogados llevan cientos de casos, son humanos no se les puede pedir demasiado.

 Por otro lado es inaceptable que si uno, no concurre con un abogado, los Jueces o fiscales no lo atiendan. Quedando los niños totalmente desamparados ante una situación de sumo riesgo, para la integridad de los menores. 

Recurrí a  la DINAF, la que en su momento (año 2009), no estuvieron a la altura de las circunstancias, por distintas razones archivaron el expediente, el que actualmente está extraviado. Nuevamente  acudo a dicha entidad,  pidiendo ayuda  y, según ellos derivan el caso a otra dependencia (grupo de alto riesgo) donde por lo que averigüe ni siquiera conocen el caso. Por la forma lenta e inoperante de conducirse, no tengo expectativas de que solucionen nada.

También recurrí a la línea de los niños (Línea telefónica 102), donde expuse la situación de maltrato hacia mis hijos y, la increíble contestación que obtuve fue “El padre no puede denunciar”.

Ahora parece que la violencia de género, sólo es ejercida hacia la mujer y, eso está muy lejos de la realidad, yo me siento al igual que mis hijos discriminados, por el alto grado de estigmatización política que se ha hecho de la problemática.

Sin embargo, reconozco que la mujer, está siendo víctima de numerosos abusos, con los que hay que terminar, pero tengamos en cuenta que también existe la situación inversa, donde algunos hombres, ya estamos prejuzgados por el solo hecho de ser “hombre”.

En conclusión. Que alguien me diga que tengo que hacer. Soy un padre desesperado que no encuentra eco en la justicia de familia. El tiempo pasa, el riesgo que corren esos niños aumenta, espero que cuando algún juez de familia actué, ya no sea tarde y tengamos que lamentar, algo que se podría haber prevenido.

Héctor Ahumada 

D.N.I: 16.294.642

Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 04:50
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 04:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia