opinión

Reforma política: ¿una nueva oportunidad perdida?

La dinámica que se impone a diario en el Congreso de la Nación, ha hecho carne en su accionar aquello de que “lo urgente no deja tiempo a lo importante”. En esta oportunidad, y en función de una premura (a nuestro entender innecesaria) impuesta por el Poder Ejecutivo, se hace menester tratar en forma inmediata la re-estatización de YPF, y someter a discusión, previamente, y sin ningún análisis profundo, el proyecto de Reforma Política que se encuentra en Diputados. Nadie pretende soslayar la importancia del debate que impone esta nueva situación. Sin embargo, en esta escalada de “urgencias” y “apremios” van quedando en el olvido temas que nunca fueron tratados -o al menos no se hizo con la dedicación necesaria - y que se enciman unos con otros, cual capas geológicas que van escondiendo el pasado: el escándalo del Vicepresidente de la Nación con el affaire Ciccone, la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, la renuncia del Procurador General de la Nación y la designación de su reemplazante, la tragedia ferroviaria de Once (parece que ya hubiera pasado una eternidad desde que sucedió), entre otras tantas.

Es claro que la Reforma Política debe ser tratada este año, para alejar cualquier sospecha de contaminación electoral, o de especulación en ese sentido, circunstancia que los mismos ciudadanos y las ONGs advierten en ocasiones en que las reformas se presentaron para su tratamiento en años electorales. Sin embargo, no es menos cierto que la República merece y exige un debate amplio, profundo, serio, fundamentado y con una mirada amplia, para poder adoptar decisiones con visión de estadista, y no basadas en el mero cortoplacismo.

Y es allí donde reside nuestra queja: el trámite parlamentario se parece mucho a un simple trámite administrativo, es decir, sin el necesario debate, sin aceptar segundas opiniones, sin amplitud de criterios, con urgencias muchas veces ficticias, basadas más en la necesidad de producir impactos que tapen la realidad (al menos en la inmediatez de la noticia) que en generar herramientas confiables para el sistema democrático y republicano.

Finalmente, pareciera suceder que toda la Reforma va a terminar en un simple cambio de DNI, en lugar del resultado de un debate serio, profundo, calmo y fundamentado, en el cual se discutan entre otros temas importantes la boleta única, el voto electrónico, el desdoblamiento de las elecciones, y tantos otros instrumentos necesarios para perfeccionar el sistema electoral, y lograr uno mejor que el que hoy tenemos.

Así, en este torbellino que nos va imponiendo la sucesión disparatada de temas, seguimos perdiendo la invalorable ocasión de tratar los temas con la serenidad que merecen, y saltamos de una urgencia a la otra verdaderamente sin sentido.

Aspiramos a que, en este contexto, Mendoza no se vea sumida en la misma sinrazón, y que se dé a sí misma la oportunidad de tratar la Reforma Política en serio, sin medias tintas, con aportes de todos los sectores que puedan involucrarse, y estudiando en detalle cada uno de los tópicos que debe incluir necesariamente esta Reforma: Boleta Única, desdoblamiento de las elecciones y P.A.S.O para los cargos Provinciales.

Tenemos motivos para no ser muy optimistas en cuanto a los tiempos: ya hemos transitado la tercera parte del año sin avances, y no debemos olvidarnos de prevenir que los últimos dos meses de la discusión parlamentaria se los lleva el Presupuesto, con lo cual no están quedando sino solo unos pocos meses para llevar adelante esta tarea que, por ahora, ni siquiera se ha comenzado.

Mendoza tiene la oportunidad histórica de verificar en los hechos lo que tanto pregona acerca de su calidad institucional. De hecho, el Gobernador y sus Ministros han realizado impactantes anuncios en ese sentido, desde el mismo día de su asunción, sin embargo hasta hoy no se ha realizado ninguna propuesta en concreto.

Tal vez, el mensaje anual del próximo 1º de Mayo sea una buena ocasión para que el Gobernador anuncie a los mendocinos, que la Reforma Política se pone verdaderamente en discusión. Esperemos que se tome el desafío y se actúe en consecuencia. En caso contrario, habremos desperdiciado una oportunidad de oro, o habremos sido víctimas de una nueva cortina de humo, o ambas cosas a la vez.

De ser así coincidiríamos con el Gobernador: el tan mentado mendocinismo, tendrá poco de “mendo” y mucho de cinismo a la hora de ratificar con acciones concretas y efectivas su tantas veces declamada “calidad institucional”.
Opiniones (0)
21 de enero de 2018 | 00:02
1
ERROR
21 de enero de 2018 | 00:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos