opinión

No debatimos porque seguimos viviendo en una lata de conserva

Somos una provincia agroindustrial. La dirigencia le tiene pánico al corte del nudo vial. Los ambientalistas reducen su protesta a la minería contaminante pero miran para otro lado ante otras acciones contaminantes. Somos cómplices necesarios todos por no discutir si queremos ser mejores. En medio del estrés electoral perdimos todos y ganó otra vez la borocotocracia.

No debatimos porque seguimos viviendo en una lata de conserva

Tiene razón Celso Jaque, Mendoza es una provincia agroindustrial. Así la calificó cuando desde el gobierno nacional le pidieron que mostrara a la provincia para venderla como destino turistico. En aquella oportunidad se lo criticó, incluso quien escribe estas líneas, pero a la luz de los acontecimientos tengo que darle la razón a este gobernador que ya no gobierna.
Digo que tiene razón porque la decisión de la Legislatura de bajar el proyecto minero San Jorge dejó en claro esa matriz económica pero también sociológica. Los mendocinos somos así: queremos que nadie cambie. Le tenemos pánico al corte, al piquete, y eso se potencia en época preelectoral. Somos conservas, estamos enlatados y no queremos salir de ese contenedor tan característico de la agroindustria menduca.

El caso es que lo que parece una virtud cuando hablamos de la supuesta institucionalidad que tiene nuestra Mendoza es la más acabada prueba de que no queremos modificar nada porque nos da miedo o no nos conviene. Lo que pasó anoche también dejó en claro que a la dirigencia política local le da terror la protesta social. Los espanta un corte en el nudo vial más importante a la ciudad. Eso no los deja pensar en el futuro, o quizá peor, no les interesa el futuro de la provincia.



Para que haya cambios promisorios, para que haya progreso, se debe pasar por encima de los temores sociales y los conductores deben tener esa capacidad de superación. Pero no. Estos tiempos tienen ese déficit, entonces, la protesta mínimanente ruidosa perfora cualquier estructura política y estatal. Perfora los ánimos temerosos de quienes sólo quieren llegar con la mejor imagen pública posible, en este caso, a octubre. Por otro lado, los que protestan les han tomado el tiempo a estos portadores de miedo. Ya lo hicieron hace unos años, y lo obligaron a Julio Cobos a recular.

Pero la verdad es que no se da la oportunidad al debate profundo sobre una actividad que merece ser evaluada seriamente. Pero no. Eso no pasó y eso no ocurrirá ¿Por qué? Porque no hay que modificar el statu quo para que nada cambie.

Las actitudes de los principales candidatos a gobernador fueron cambiando a medida que se aproximaba la fecha de las elecciones. Es cierto que Francisco Paco Pérez y Roberto Iglesias no son antimineros, pero sí quieren gobernar a partir de diciembre. El más expuesto es Pérez, porque fue él quien empujó el proyecto San Jorge desde el Ministerio de Infraestructura. Pero no se aguantó el cartel "el Paco mata" en las protestas ambientalistas. Iglesias, por su parte, ha dicho hace tiempo que hay que darle espacio a la industria minera, pero ahora llegó a exigir a su competidor que se declarara a favor o en contra del proyecto.

Por otro lado, los ambientalistas que a grito pelado rechazan la idea de extraer mineral metalífero nunca se han expresado contra la contaminación concreta, real y, por lo tanto, nociva de la explotación petrolera. Una actitud muy cercana a la hipocresía o a la superficialidad en el reclamo.    

Por eso tiene razón Jaque: en esta provincia somos agroindustriales, somos conserva. Y si a eso le sumamos la borocotocracia (el gobierno de los "borocotós") creciente, entonces estamos condenados a la quietud y a morir en la inanición social con el correr de tiempo. Me preguntan cuál debería ser la salida. La verdad es que se tendría que buscar un camino hacia una evolución social, y está probado que en los tiempos preelectorales se actúa con temor, por un lado, y con furia, por el otro.

Para colmo, en este caso de la minera San Jorge se trataba de un proyecto “modesto” en su capacidad extractiva y de inversión comparada con la llamada megaminería. Pero sí se convirtió en un caso emblemático que para lo único que sirvió fue para confirmar que la matriz de esta provincia es una lata de conserva.

Opiniones (46)
23 de enero de 2018 | 07:08
47
ERROR
23 de enero de 2018 | 07:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sin duda el rechazar el proyecto, fue la salida más fácil a un problema que les perjudicaba. Pero nadie se lo cree, otra vez como en sus días lo hizo jaque con la inseguridad, lo están haciendo estos señores con la minería, solo tratan de comprar votos, la verdad es que los Anti no se lo creen y los promineros no les gusta q lo que hacen, después de todo quien no puede afrontar una decisión como esta con firmeza no creo que pueda ser un buen gobernador. Y coincido con el autor de la nota, esta gente no es Ambientalista, es solo antiminera!! Esperemos que de a poco Mendoza se dé cuenta
    46
  2. El común de la gente no confía en los políticos, por eso ante un atisbo de progreso presupone que el político "muerde" parte del presupuesto destinado ya sea a asfaltar calles, remodelar plazas, etc. porque VE que la apariencia económica del funcionario cambia cuando asume alguna función pública. El ciudadano acepta las reglas del juego, no sabe defender lo suyo porque no sabe que es suyo. Llega el oportunista de turno elabora un discurso opuesto y convence al ciudadano común y así se va haciendo un círculo ¿vicioso?. En Las Heras, por ejemplo, se cuestiona que el intendente se haya mudado a un barrio privado por razones de seguridad: -¿y nosotros qué?- decía un señor en la cola del supermercado- en lugar de ponerse a trabajar para garantizar la seguridad de todos, como tiene plata se va al barrio ...- decía muy enojado el hombre ante el asombro de los demás, e inmediatamente aconsejaba como debíamos votar, (aquí se nota como la información ha sido manipulada, mas allá de si tiene o no razón). En el caso de los megaproyectos mineros, el dicurso opuesto infunde el miedo y entonces el ciudadano común ya no es indiferente, su espacio está amenazado. No conoce sobre el uso de los recursos naturales ni entiende lo de desarrollo sustentable, pero algo le hace "ruido" sobre la tala de bosques enteros,sobre la contaminación de mares con experimentos nucleares ¡Si alguna vez se hubiera interesado por los apuntes de sus hijos en la escuela secundaria! Fuera de esta provincia, en San Luis, ya se está trabajando con los paradigmas de la sociedad de la información. Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador elaboran programas sobre la base de políticas de información, porque los ciudadanos han elegido gobernantes concientes de que el verdadero poder está en la INFORMACIÓN. El mundo desarrollado ya está transitando la etapa de la innovación y la creatividad, camino a la sociedad del CONOCIMIENTO. Acá continuamos en la sociedad agroindustrial. Si Mendoza no trabaja con políticas informacionales, para que cada uno sepamos acceder a la fuente sin intermediarios, seguiremos, por miedo y desconfianza, rechazando el desarrollo sustentable, pues desconocemos que significa "sustentable". Entonces Mendoza, con toda su riqueza,seguirá colgada de programas nacionales elaborados por funcionarios que proponen subsidios de $3000 para encarar un "emprendimiento" o formar una cooperativa pretendiendo de esa manera combatir la pobreza llena de conserveros, panaderos, fabricantes de ojotas, etc. Proyectos tan relevantes como "San Jorge" necesitan consenso político donde lo esencial es garantizar la calidad de vida de los mendocinos, porque si no, es posible que en base a intereses no tan transparentes se ponga en juego la seguridad ambiental del mendocino, total, con plata los funcionarios pueden elegir el lugar donde vivir sin amenazas: Canadá, por ejemplo.
    45
  3. Jorge, realmente, con solo un intercambio de comentarios acercamos posiciones, y coincidimos en que los temas estructurales de esta provincia no se discuten y nuestros políticos siguen emparchando todo para llegar hasta la próxima elección lo mejor perfilado. De todas maneras colocar industrias en la principal via de abastecimiento de agua del oasis norte de Mendoza debe superar los intereses de Uspallata y ser debatida por toda la provincia. En respuesta al padrillo , fanatismo taliban?, considero que debés respetar a una sociedad que tiene su idiosincracia por mas que la misma te moleste. Quedás en la misma altura que los políticos que no son capaces de informar a la sociedad con los argumentos para que una determinada actividad se instale y se desarrolle. Yo no me considero fanático ... vos?
    44
  4. Trabajo en Uspallata como Trabajadora Social desde hace tres años y creo que el debate que se abrió en torno a que en Mendoza vivimos en "una lata" es correcto. El Sr. Francisco Perez dijo que escuchó a los jóvenes que rechazan el Proyecto, si estamos en democracia también debería haber escuchado a los que están a favor del Proyecto y que residen en Uspallata, por lo que van a estar directamente afectados. Por otra parte, hace alrededor de un mes la Provincia luchaba por conseguir la promoción industrial, para qué? Si cada vez que se quiere radicar una empresa le hacemos la vida imposible y los echamos.
    43
  5. Ggrellet, no sabes nada, evidentemente te mueve el resentimiento, me da pena tu fanatismo talibán, Espero que los intereses que hay detrás de esto permitan la publicación de mi comentario.
    42
  6. Considero que como tu nota tiene varios items. 1- Si la clase política demuestra de que está realmente hecha y son demagogos sin principios , coincidimos. 2- La actividad humana genera de por si impacto ambiental, pero atacás el petróleo y defendés la minería. Hmmm. No coincidimos. 3- Una actividad que es altamente contaminante, no genera beneficios económicos acordes ( 3% de las utilidades limpias, de lo que ello declaran y prácticamente sin control del estado). Con diferimentos impositivos que le impiden al estado recaudar como lo hace de otras actividades, y subsidiando la energía que estos emprendimientos ocupan ( Luz,gas,etc). Yo no veo el negocio por ningún lado para la provincia y el país. No coincido. 4- La voluntad de un amplio sector de la sociedad es contraria a la minerïa sino que los que estën a favor organicen movilizaciones; etc para demostrar su apoyo. 5- Si querés minería libre andate a las provincias vecinas que están rifando su futuro a cambio de algunos peniques que les dejan las grandes corporaciones mineras. Investigá un poco quienes son los de la Barrick Gold Corporation y que negocios tienen en el mundo ( Extracción de Coltran en el Congo). 6-Espero que los intereses que hay detrás de esto permitan la publicación de mi comentario. ggrellet: 1- No defiendo la minería entiendo que es la oportunidad de discutir antes de que se instale intempestivamente una actividad que es de antemano contaminante. Porque justamente no quiero que pase lo que pasó con el petróleo. 2- No ataco al petróleo directamente pero pongo en relieve el daño ambiental que ya produjo esa actividad y ningún sector de la sociedad se expresa abiertamente sobre el caso, salvo honrosas excepciones. 3- Coincido con vos cuando puntualizás que las regalías mineras son exiguas y los beneficios estatales que recibe la minera son inconmensurables para semejante socavón. Todo eso precisamente sería debatido en la Legislatura y finalmente no se dio. Si hubiera ocurrido quizá la conclusión era el archivo del proyecto pero nunca lo sabremos. 4- Sólo eso pido: discusión seria de los temas fundamentales para Mendoza. Sin que los responsables actúen según conveniencia personal-electoral o que les termine ganando el miedo a la protesta social que, reitero, no la critico es parte de la situación y es legítima. Saludos. Jorge Fernández Rojas Periodista de MDZ
    41
  7. Soy una "ambientalista", como nos han calificado desde que empezamos con esta idea de defender nuestro pueblo Uspallata. Siempre pense que lo mas cómodo era llamarnos así, para no reconocernos como ciudadanos mendocinos dispuestos a defender el LUGAR donde hemos elegido vivir y además defender nuestro MODO de vivir. Nos han calificado de "egoistas", "los que no queremos el progreso", "los que estamos en contra del gobierno", los que elegimos seguir siendo "indios" en este siglo, ahora yo le pregunto ¿cuando Ud. visitó Uspallta y vino a preguntarnos por qué?, ¿qué es lo que nos lleva a hacer lo que hemos hecho? y le aseguro que no somos personas que nos sobra el tiempo. Siempre me pregunto si lo que nosotros teníamos que decir era: tomen nuestra vida todo en pos de la riqueza de la provincia, nosotros nos sacrificamos, vengan, dispongan... era eso? perdón por ser tan egoistas, por no tener un corazón generoso. Otra duda, cuando Ud. menciona la contaminación provocada por la actividad petrolera, el que nadie se haya ocupado por parte de los "ambientalistas", significa que como hemos aceptado esa también tenemos que aceptar todas las contaminaciones que se vengan? si nos ubieramos manifestado en el nudo protestando por esa contaminación, hubiera estado bien?. A nosotros no nos ha sido fácil enfrentar todas las artimañas con que la empresa se presento aquí, el uso que hizo de la necesidad de la gente, la división que provocó y que ahora no sabemos como se hace para remediar tanto rencor y diferencias alimentadas a propósito para su beneficio, ellos sabían que su proyecto era IMPRESENTABLE y sabíamos que a pesar de eso el gobierno ya le había dicho que sí, entonces que teníamos que hacer? cuando el gobierno, tanto municipal como provincial pusieron a disposición TODO lo que la empresa necesitara para lograr su objetivo, dejar a la gente sin planes, sin el terreno fiscal,con tal de que no estuvieran en contra, cerrar escuelas para que no se diera a conocer las fallas del proyecto y muchas cosas mas. Cuando quiera pase por acá y le sigo contando, porque estoy convencida que uno sólo logra entender al otro cuando se pone en sus zapatos.
    40
  8. Sr, Fernandez Rojas Coincido y van mis sinceras felicitaciones por la nota. Desgraciadamente su pretensión de un debate adulto que creo debe ir mucho mas alla de una minera y llegar hasta un proyecto evolutivo o un modelo de provincia no puede darse lamentablemente porque para ello necesitaríamos ESTADISTAS y aca ni siquiera les da el pinet para llegar a ser politicos minimamente aceptables, solo se trata de arribistas de medio pelo tratando de llegar a un poder que ni siquiera saben para que lo quieren excepto por el buen sueldo, los negocios de la politica y la ventaja de meter a los amigos en la teta grande del estado. Mucha gente cree que va a votar y renueva la esperanza de un gobierno superador cuando en realidad votar por Iglesias o Perez es igual a votar eligiendo entre la Pepsi y la Coca, mismos vicios, mismas trampas, mismas flaquezas, no creen nada mas que en su conveniencia. Ademas son cobardes, todo los intimida, cualquier cosa que signifique una protesta los asusta, no tienen autoridad, ni moral ni de la otra y sobretodo no tienen el temple que necesitan los conductores de pueblos que transforman la realidad aun a costa del odio que se traduce en reconocimiento futuro de sus gobernados. Y nuestro pueblo los avala con sus actos, total, siempre estara la changuita del estado por si las dudas. Mendoza aun supervive con el proyecto de la generacion del 80, el aguita, el canal, la finca y el galpon para hacer conserva o la bodeguita, con la diferencia que en esa epoca todo eso significaba un MODELO y sus ejecutantes tenian una grandeza sin par para visualizar y construir un pais que deberia ser una potencia; degraciadamente encima somos conservadores, mejor tener el negro trabajando por dos monedas toda su vida y al rico careteando en este feudo que cambiar la realidad. Yo siempre recuerdo el ejemplo del Zar ruso Pedro el Grande, cuyo pueblo lo odiaba sistemáticamente pero que nadie desconocia que su pais tras el paso de ser una tribu barbara asiatica a ser una potencia mundial superdesarrollada tras su epoca. Por eso le digo, NO SE GASTE, hasta que Dos no se apiade y haga surgir una generacion de estadistas con grandeza y autoridad no espere nada de estos inútiles. Por algo cuando se fue para no volver don Benito Villlanueva se sacudio las botas diciendo %u201C ni la tierra me quiero llevar de esta provincia%u201D.
    39
  9. Finalmente leemos lo que muchos sentimos pero no podemos expresar, lo que ocultan los politicos y lo que callan muchos medios FELICITACIONES
    38
  10. Leí tus notas, pero no tienen que ver con lo que te estaba planteando. Un ejemplo, una hectárea de monte virgen tiene un potencial de aprovechamiento muy diversificado, que va desde la agricultura hasta el turismo, pasando por el aprovechamiento no predador de las maderas y la utilización de la biodiversidad para fines curativos. Esto beneficia a una gran cantidad de personas, en una explotación racional y sustentable. Si se desmonta y se plantan pinos, se termina la diversidad, gana uno solo, y lo que gana no se acerca en nada al potencial real del monte virgen. Se aplica lo mismo a todas las áreas en las que la explotación está concentrada y deja a su paso mi título anterior, DESOLACIÓN. Saludos.
    37
En Imágenes