opinión

#unmilagroparaBinner: el médico de Santa Fe, la esperanza opositora

La votación de ayer fue una lección del poderío político de la presidenta. Debajo de ella, todo el sufrimiento de quienes creen que están en condiciones de incomodarla. Sin embargo, hay un candidato, Hermes Binner, que demostró una actitud distinta. Valoró el triunfo de Cristina pero dejó en claro que quiere competir.

A esta hora, cuando el escrutinio marca un contundente porcentaje para la Señora de los Votos, ¿qué se puede esperar del futuro en un país donde se demuestra semejante supremacía?

La presidenta hizo gala de su poder político. No resiste mucho análisis tanta demostración de prepotencia electoral. Pero sí, en contrapartida, es necesario mirar hacia el purgatorio que queda lejos del cielo kirchnerista.

Allí, en ese tránsito sufriente imaginado por los mortales, habita por ahora ese trío de candidatos que todavía creen en octubre. Algunos por obligación, dos de ellos, y otro por propia expectativa.

Libretos caducos

Sólo basta con escuchar algunas líneas del libreto del radical Ricardo Alfonsín o del peronista Eduardo Duhalde para darse cuenta de que ellos ya sabían que no les daba para más y que sus esfuerzos fueron los máximos para este primer test. La mujer los cacheteó impiadosamente, ellos sabían que esto podía ocurrir y ni siquiera intentaron impedirlo. Es que la única alternativa a Cristina era mostrar una faz renovadora y novedosa, y ellos no la tienen.

Entre la figura consolidada y ascendente de la presidenta y la tendencia que confirma la concreción de la teoría del “voto cruzado” (votar a los oficialismos para mantener el estado de situación presuntamente favorable) mucho no se podía hacer. Eso lo sabían Alfonsín y Duhalde. Por eso lo importante es la actitud con la que se pararon ante esa realidad irrefrenable.

Ambos se quedaron absortos, y en sus discursos ese estado se tradujo en desdén hacia el resultado. “El oficialismo ha hecho una muy buena elección y lo felicito, pero vamos a estar claramente en segunda vuelta, dándole un buen susto al Gobierno en octubre”, dijo el bonaerense.

Más enfático fue el hijo de Don Raúl, que al momento de votar ya anticipaba su posición ante el avasallante paso presidencial. Habló de que esto era una "encuesta" con tono peyorativo, restándole valor al voto ciudadano. Y sobre la noche volvió a hablar con ese tono de menoscabo. Dijo que la presidenta había logrado “mayor intención de voto”. Pero, como se presume, cuando se habla de la falencia del contrario, es casi siempre una alusión del déficit de sí mismo.

Un médico ahí

Ahora bien, veamos la actitud del actual gobernador de Santa Fe ante este horizonte "nacional y popular" que imponen los 9 millones de votos que recaudó Cristina. El líder socialista y candidato presidencial del Frente Amplio Progresista (FAP) no se amilanó ante el resultado consolidado. Más bien se asentó en sus fortalezas, que a esta altura no son pocas y parecen todavía latentes. Binner fue el único que demostró dignidad política para aceptar el triunfo de Cristina y, a la par, reafirmó su propósito de ir a competir con energía en octubre. Su desarrollo como candidato no se ha detenido desde que hace un poco más de 40 días comenzó a mostrarse como postulante para la Casa Rosada. Su campaña ha sido corta, su figura pública está reluciente. Justamente, el 40 por ciento de desconocimiento del electorado con respecto a su figura es todo un promisorio capital electoral a ganar.

O sea, si alguien debería buscar satisfacer una inquietud de esperanza renovadora, una idea de futuro promisorio y alternativo al inmanente poderío kirchnerista, entonces, por oferta visible, uno está obligado a observar al médico litoraleño.

Como un buen ejercicio de análisis, propongo al paciente lector que se tome unos instantes para leer los argumentos que difundió Binner desde su espacio en Twitter, a la 1 de hoy.

“Elecciones primarias, faltan datos, pero las tendencias son firmes. Nos votaron casi dos millones de argentinos!".
“Tenemos un largo camino por delante, somos una fuerza nueva, llena de vitalidad y propuestas. A redoblar el esfuerzo".
“Los que no nos conformamos con la pobreza, con la inflación del 26% tenemos que seguir con propuestas progresistas".
“Hoy casi dos millones de argentinos le dimos un gran impulso al cambio".
“Para un país más justo hace falta una política nueva y ese es el FrenteAmplio Progresista".
“Seguiremos luchando, trabajando, recorriendo este maravilloso país al que le falta tanto para ser justo y reconocerles los derechos a todos".
“El mundo en crisis exige unidad y diálogo a todos los argentinos. Hay que nacionalizar el gobierno".
“Una gran votación de la presidenta, no nos cambió en nuestras convicciones de que hay que cambiar".
“Una elección con muchas lecciones: las alianzas sin principios ni coherencia no sirven, afectan la identidad y la confianza de la gente".
“Tenemos que recorrer mucho más el país, organizar al FAP, tener una propuesta integral para la provincia de Buenos Aires”.

Recordando a Altamira

Los conceptos son claros. La directriz de Binner está firme, muy distinto de sus deshilachados competidores por el segundo puesto. Binner propone nítidamente, y eso ya le da un valor agregado como candidato.

Y es dable, entonces, jugar, parafrasear, el famoso hashtag #unmilagroparaAltamira que impulsó al candidato de la Izquierda que finalmente logró su cometido de conseguir los 400 mil votos necesarios para sobrevivir como expresión hasta el 23 octubre. Lo mismo se podría plantear para el candidato del socialismo. Estoy seguro de que, desde este lugar, el hashtag #unmilagroparaBinner sería realmente convocante y descifraría un verdadero deseo de buscar una alternativa esperanzadora sin la necesidad de ser descarnadamente anti K. Precisamente porque estas elecciones dejaron el claro mensaje de que un 50 por ciento de los ciudadanos blindaron a la presienta con votos de sus detractores.

A las 3,42 de hoy la tele informaba que Cristina Fernández acumulaba 10,2 millones de votos. Impresionante...

Opiniones (9)
24 de enero de 2018 | 07:21
10
ERROR
24 de enero de 2018 | 07:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. YO voté a Binner el domingo porque creo que es un tipo diferente. Tengo parientes en Santa Fe y me confirmaron que hizo mucho y desde q fue intendente. Reconoce lo bueno y pelea por lo que falta. ¿Digan que otro hacelo mismo?
    9
  2. Y lo volveria a hacer, me parece un hombre muy noble, con ideales firmes y honesto, y si tengo que hacerle campaña lo haría tratando de hacer ver una esperanza de cambio, cambio a ser HONESTOS en la política donde nos acostumbramos a tener presidentes muy adinerados POR la politica
    8
  3. Arriba!!! este es el momento de sumarse, acá hay suficiente lugar para el q´quiere trabajar!!!!
    7
  4. Voy a trabajar para que este hombre sea conocido y valorado en mi pais ,no se cuando pero creo que merece toda nuestra atención .
    6
  5. ... una excelente elección. Obtener casi dos millones de votos en una campaña de sólo cuarenta días es toda una hazaña... Los que simpatizamos con el Dr. Binner trataremos que para octubre todos lo conozcan y... muchos lo voten...
    5
  6. ...especialmente en las palabras de Binner de que las alianzas sin principios (léase, impuestas sólo como fórmula para atraer votos etc etc) no sirven pues AFECTAN LA IDENTIDAD (ideológica, si es que existe), Y LA CONFIANZA DE LA GENTE (que a nadie parece importarle últimamente).
    4
  7. reconocer es de grandes, este es el principio de la renovación es la esperanza de aquellos que queremos un pais mas justo, sin gobierno autoritario, sigamos promoviendo el cambio, este es el empuje que necesitamos los argentinos
    3
  8. Sacamos el 10,5 % de los votos, pero eso es nuestro piso. Todavía nos falta mucho para alcanzar nuestro techo, y hasta ahora no hacemos más que crecer y crecer. En octubre somos segundos. Y en 2015 seremos gobierno
    2
  9. Señor Binner. eso es trabajar por un paìs con democracia. Si a LIsandro de la Torre lo mhuvieran escuchado,,,
    1
En Imágenes