opinión

Yo te hostigo, tú me hostigas, ellos nos hostigan

Al principio, la democracia era el gobierno de la mayoría con la representación de las minorías. Después, como todo, esa idea fue perdiendo terreno y resultó que la democracia era de quien tiene el poder.

Si alguien me cuestiona esto, le digo que la muestra más clara la hizo la presidenta cuando puso en las listas de candidatos a diputados nacionales a los amigos de Máximo.

Así llegó a ocupar el segundo puesto de la lista mendocina la joven abogada y camporista Anabel Fernández Sagasti, una chica como vos, como yo, y que ahora dice que se siente “hostigada” porque se le cuestiona no tener méritos previos como para llegar a semejante candidatura.

Lo cierto es que Anabel tiene el derecho constitucional a ser diputada nacional. De hecho, para ser diputado no te piden secundario completo, ni inglés oral y escrito, ni siquiera currículum.
De hecho, la constitución asegura que vos y yo y ese estereotipo argentino llamado Doña Rosa también podemos ser diputados. Así que está bueno que una chica de apellido Fernández pueda llegar al Congreso Nacional.

Lo que no está bueno, es su silencio.

Porque con su silencio da a entender que no está preparada ni para hacer de abogada de sí misma y refutar las acusaciones que se le hacen.

Porque lo que dice su silencio es que como está en segundo lugar, ni siquiera tiene que tomarse el trabajo de hacer campaña para que la voten, total, Cristina y Máximo la hacen por ella.

El problema es que cuando tenga que sentarse en la banca, nosotros, a quienes ella tiene que representar, vamos a querer que nos represente y no que levante la mano según lo que Máximo le indique.

Por eso la hostigamos, que según el diccionario quiere decir “incitar con insistencia a alguien para que haga algo”. La hostigamos ahora y la hostigaremos después para que nos represente.

Para que nos muestre sus ideas (que hasta ahora demuestra no tener por su silencio) y las ponga en debate.

La hostigamos como nos hostigan a todos nosotros para que hagamos bien nuestro trabajo.

Si la democracia no fuera para los que tienen el poder, ella debería pedir a gritos que el pueblo le demande que cumpla con su cargo con responsabilidad y honradez, que le den la oportunidad de demostrar que aunque no tenga experiencia previa es capaz de hacer el trabajo.

A todos nos pasó alguna vez tener que convencer a algún jefe de que nos dé la oportunidad.
Pero Anabel no entendió todavía quién es su jefe y por eso ni siquiera nos habla.
Hagámosle entender. Hostiguémosla.
Opiniones (10)
16 de enero de 2018 | 14:51
11
ERROR
16 de enero de 2018 | 14:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Vivir en democracia, libertad de prensa, elección, son derechos que se ejercen. Hostigar no es un derecho, es querer provocar un daño a otro por que piensa diferente, porque pertenece a una corriente diferente, por que es un otro que a mí no me gusta y no me conviene. La libre expresión periodística es para informar no presionar. No confundas, no hagas lo que no te gustaría que te hicieran en esta democracia, que con aciertos y desaciertos "continúa" y la seguimos ejerciendo. Gracias.
    10
  2. Me parece que el tema es más amplio que la candidata Fernández (la presidente , el jefe de gabinete y dos inistros ya idos, también lo son). El tema es claramente, que a los candidatos de Mendoza los elijan en Buenos Aires. Los elija la presidente a dedo. Carmona tendrá militancia pero también fue elegido a dedo y así todos. Perdida la buena costumbre de las internas, todos los partidos se lanzaron a arreglar entre los dirigentes (¡qué grande les queda a muchos el término!) a los efectos de no perder poder. Ya no se elige a quiénes representes al pueblo, se elige a los que sean funcionales a los intereses de los gobernantes de turno y los aspirantes a serlo. A saber: los que están a favor de la minería, los que están en contra, los que quieren privatizar la Casa Rosada, los que quieren comprar tecnología China, etc. A nadie le importa que a los tobas les roben las tierras, que las mineras inunden de cianuro los cauces, que los pobres no tengan casa y la clase media tampoco o que Mendoza se quede sin industria y sin empleo por la promoción. Los representantes de TODOS los partidos son sólo levantamanos, si alguien vota en contra de lo que le mandan, se lo trata de TRAIDOR, no existe el criterio propio, no existen las convicciones, los principios, sólo los intereses partidarios, que más que esto, son intereses económicos. Y al elegir candidatos se busca esto, OBSECUENCIA, OBEDIENCIA, ACEPTACIÓN, esto a cambio de contactos, enriquecimiento rápido, poder fácil. El pueblo, la gente , como dicen ahora, somos comparsa.
    9
  3. ver que los que quieren que esta piba hable no la van a votar ni que sea Enrique Pinti, porque hace rato ya han decidido que todo aquello que tiene olor a CFK les produce el mismo asco que a Fito la mitad de los que viven en la CABA. Sería bueno que se pusieran ejemplos de candidatos que van en segundo término de cualquier lista, que sean modelo de extroversión y que todos los opinantes pudieran marcarlos como paradigmas de sus concepciones acerca del modo de candidatearse. Hagan memoria tal vez alguien encuentre ese modelito.
    8
  4. Coincido plenamente con lo expresado en la nota y por los foristas. Mas no debemos olvidar que Hostigar NO es Amedrentar. Y es precisamente eso lo que hemos visto que hace esta agrupación, amedrentar. Tal vez sea por eso que esta candidata (ni ningún otro candidato), no responde/n a los requerimientos de una sociedad de conocer sus ideas, sus proyectos y sus formas de trabajar POR y PARA los mendocinos.
    7
  5. Es la reacción natural basada en la envidia desde unos (nosotros) hacia alguien (ella) que consigue algo sin el más mínimo esfuerzo. En el fondo nos gustaría a nosotros ocupar su lugar. La democracia hacera dejó de ser lo que todos creimos que iba a ser.
    6
  6. Maarquen los capaces que tenemos en Mendoza....Vamos!
    5
  7. ENTRO POR LA VENTANA Y SI HAY QUE HOSTIGARLA, ES PARA QUE SE BAJE. NO ESTA CAPACITADA PARA EL CARGO, Y ADEMAS NO VA A REPRESENTAR A LA PROVINCIA, SINO A LOS DESIGNIOS POLITICOS DE LA REINA, SI ES QUE TIENE SUERTE.-
    4
  8. El soldado hace lo que dice su Jefe. A Mendoza le ha ido muy mal por esto. Necesitamos alguien que defienda nuestros intereses. Si ella lo va a hacer bienvenida sea. Pero no tiene experiencia, no tiene antecedentes, el recinto no es su cómoda oficina de asesora. Y la actitud actual lejos de aliviarnos, nos preocupa aún más. Otro levantador de manos es lo último que necesitamos. Que diga que quiere para Mendoza y cómo lo hará. Y si no es así votaremos a cualquier mendocino que no se olvide de nosotros apenas vea el obelisco.
    3
  9. coincido
    La postura de diva no va para la política, ni hacerse la mariposa perseguida, ni la ungida e inmaculada a la cual los medios (o los malditos no-votantes, como está en boga) no pueden acceder; si va a hacer política que se banque la exposición y que nos ofrezca motivos, ideas, propuestas para votarla o no. No es su edad ni mucho menos su género, ni su escasa militancia o su carrera meteórica lo que molesta; es su forma de hacer política, por trampolín y desdeñando el contacto con el electorado. Su silencio dice que no necesita que la voten para tener asegurada la pleitesía forzada de los que están curtidos en la política, un puestito y sueldito.
    2
  10. ....TOTALMENTE DE ACUERDO
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos