opinión

Moyano y Suiza

En la entrevista que me acordara en Ginebra, publicada hoy sabado en "Perfil", Carla del Ponte sale al cruce del papel que le atribuyeran en el escándalo Moyano.

Cabe recordar que en Suiza no hay un registro centralizado de cuentas, similar al existente en el Banco Central de Argentina. Solo cada banco conoce quienes tienen cuentas en el mismo. De allí que la ley antiblanqueo de 1998, obliga a los bancos a denunciar las cuentas sospechosas, lo que aconteció con la de Ricardo Rubén Depresbiteris y Elvira Marcela Mete en la sucursal Ginebra del Standard Chartered Bank (ex banco American Expres).

El artículo 309 del Codigo de Procedimiento Penal en Suiza autoriza incoar una investigación penal cuando existen  "sospechas suficientes". Ocurrió en este caso cuando el Ministerio Publico federal recibió la comunicación bancaria y desencadenó un procedimiento por blanqueo de dinero, delito penado con 5 años de carcel y el equivalente a 1 millones de dólares de multa.

El artículo 305 bis del Codigo Penal Suizo castiga a quien blanquea dinero por obstaculizar la identificación del origen, el descubrimiento o la confiscación de valores patrimoniales provenientes de un crimen, que en esta oportunidad sería la corrupción de funcionario público y/o la asociación ilícita.

Todos los bancos suizos tienen sistemas de alerta propios para recabar información que pudiere estar vinculada a sus clientes, procedente de compañías o de redes de acceso abierto por Internet que venden u ofrecen gratuitamente servicios sobre personas y sociedades que son objeto de tramites judiciales (condenas, detenciones, denuncias o inculpaciones). Sobre la base de esos datos, o de otros rastreados en la prensa, los bancos deciden delatar esas cuentas: 896 denuncias en 2009 (concerniente 2230 millones de dólares), de las cuales 183 engendraron una causa penal (23%).

El exhorto suizo pesimamente traducido al castellano pidiendo la ayuda judicial a la Argentina para indagar sobre las relaciones de los titulares de la cuenta antes referida, inmeditamente bloqueada por la fiscalía helvética, oscureció la comprensión de su contenido: ciudadanos argentinos propietarios de una cuenta en el extranjero supuestamente alimentada con dinero sucio, presuntamente ligados con el jefe sindical de la Argentina, Hugo Moyano.

Si sus dueños no la declararon al fisco argentino, habrían cometido la infracción de "omisión maliciosa". Y si no justifican la fuente licita del saldo actual de casi 2 millones de dólares, al margen de lo que pudiere agravar el examen de los movimientos de esa cuenta desde su apertura en 2004, podría estarse en presencia de testaferros de los verdaderos derechohabientes de los fondos.

Opiniones (0)
19 de enero de 2018 | 04:40
1
ERROR
19 de enero de 2018 | 04:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos