opinión

La oposición: una familia disfuncional

El camino hacia el 23 de octubre se parece cada vez más a una de esas reuniones familiares planeadas con demasiada antelación y hasta el último detalle. Una cita a la que nadie puede (ni quiere, en realidad) faltar, pero en la que el recelo, las viejas broncas y las diferencias irreconciliables terminan ganándole a la ilusión de un encuentro sincero y fructífero.

Cristina Kirchner gana espacio como la anfitriona indiscutible. Porque gobierna, porque las encuestas le sonríen y porque es la única que, sin haber puesto su postulación en palabras, es candidata indiscutible: para los que desde la gestión le hacen campaña (ella misma a la cabeza) y para sus rivales, que la ubican en el centro de todos sus análisis.

La semana política, que terminó con el portazo de Julio Cobos después de que la UCR erigiera a Raúl Alfonsín, empezó con un golpe de efecto. Después de días en los que la discusión política giró casi exclusivamente en torno al bloqueo a Clarín, Ricardo Alfonsín, Mauricio Macri, Ernesto Sanz, Elisa Carrió, Eduardo Duhalde y Felipe Solá firmaron un documento centrado en la necesidad de "cuidar la democracia". La premisa es indiscutible. Tanto, que roza la tautología. Y no por vacía (nada más lejos de eso), sino por obvia. La pregunta que sigue, inevitable, es quién podría negarse a suscribirla. Y tiene respuesta: Cobos, Pino Solanas, Alberto Rodríguez Saá, el Partido Socialista y GEN.

Seguí leyendo desde aquí.

Opiniones (0)
17 de enero de 2018 | 21:32
1
ERROR
17 de enero de 2018 | 21:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos