opinión

Barquitos del Japón y aviones de papel

Sutil ironía y buen humor caracterizan los textos del alergista más literario de Mendoza, Miguel Lisanti, en una nueva columna. Esta vez, enfocada en Los recientes hechos sucedidos en Japòn y en Libia.

La infancia en las acequias te jugaba una mala pasada con los palitos flotantes que corrían carreras en el agua. En las esquinas, los sifones dividían el agua y se formaban remolinos que se  atragantaban con las embarcaciones.
 
Después pasaron los años y le llenaba la barriga de masilla o plastilina a los autitos de plástico, y corrían como locos en el cordón de la vereda.
 
Para San Pedro y San Pablo se hacían fogatas en las esquinas y quemábamos a Judas, y desde todos los rincones, a lo lejos, se veía el humo abrasador, abrazador y las chispas se elevaban por el aire, como esquirlas buscando un nuevo nicho de fuego.
 
Después las acequias se hicieron canales y los canales arroyos, y luego crecieron ríos, y ellos se morían en la mar, porque ella no puede ser hombre, la mar es mujer, es una hembra, que arremete, que avasalla, armada con peces  y acorazadas caracolas y corales, y sangre con sabor a sal.
 
En Japón no hubo un terremoto, ni el mar armó un remolino gigante, fue tan solo la acequia en el sifón de la esquina de mi casa que se tragó mi barco de papel. Las carreteras son el cordón de mi vereda, vereda que se quiebra al calor del verano con su siesta porque no tiene alquitrán en nuestras juntas. Y allí desaparecen mis autos de plástico, y el humo es mi fogata, y las chispas letales son mi incendio...
 
Y es huraño el uranio.

Hoy amanecieron todos mis electrodomésticos de color negro, no sé de qué color eran antes.
 
Norteamericano, lo que se dice norteamericano, tengo un teléfono inalámbrico y tiene el mismo color plata que el vientre del avión que ayer bombardeaba Trípoli. Para mí que no son aviones de verdad, son los que yo armaba de papel con las hojas de mi cuaderno Gloria de tapas blandas, y lanzaba por los aires con mejores fines...
 
Hasta ahora zafamos, si no caen Tomahawks sobre el país helvético no vamos a tener ni siquiera un paro nacional....

Miguel Lisanti
Opiniones (1)
18 de enero de 2018 | 11:13
2
ERROR
18 de enero de 2018 | 11:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. NO COMPRENDO POR QUE PRIVILEGIAN A ESTE SEÑORDANDOLE UN LUGAR EN ESTE MEDIO. ME PARECE UN DELIRANTE.HAY ALGO NO ASUMIDO EN EL.
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos