Dicen que el "hombre araña" se quebró y habló del crimen del Parque Central

Obtener pruebas contra el único detenido y ahora acusado de dos ataques sexuales, es el principal objetivo de los investigadores. Pero un acontecimiento convenció a Carniello y sus colaboradres: Hugo Asenjo admitió haber cometido los delitos aunque lo hizo informalmente y se abstuvo de declarar ante el fiscal.

La acumulación de pruebas contra Hugo Asenjo, el presunto violador y asesino del Parque Central, es la tarea primordial en la que está dedicado el fiscal especial Daniel Carniello.

Este trabajo ahora se ha intensificado y tiene como motor la convicción de que Asenjo es el “hombre araña” que asoló al edificio de Patricias Mendocinas y Pellegrini de Capital, abusando sexualmente de dos mujeres, en poco más de un mes, y matando a la última víctima, Liliam Gómez.

Además Carniello ha pedido los expedientes de dos casos más de violaciones en las inmediaciones del monobloc, una ocurrida en 9 de Julio y Pellegrini, y la otra en San Martín y Mazza de Ciudad.

¿Por qué Carniello se ha autoimpulsado en la investigación apuntando a Asenjo sin dudas? Porque el fiscal está convencido de que el adolescente de 19 años es a quien busca en este caso que ha conmovido a la zona de la Cuarta Sección.

Pero no sólo los indicios y las pruebas sostienen esta convicción del magistrado sino que hubo un episodio en medio de los trámites judiciales en donde el acusado fue el protagonista.

Se sabe que Asenjo se ha abstenido de declarar para organizar una defensa que le permita más chance dentro del proceso que lo puede llevar a una condena de hasta cadena perpetua.

Aunque hubo un hecho advertido por policías cercanos a la causa que no ha pasado desapercibido para Carniello. Asenjo, fuera de cualquier declaración formal, admitió ser él el autor de los crímenes.

“Sí yo lo hice” se le escuchó decir al sospechoso, y si bien esta expresión quebrantada de Asenjo no tiene validez procesal ya que no lo dijo en declaración ingadatoria, reforzó el ánimo de Carniello y los investigadores.

Lo dicho, esta revelación, aunque doméstica e informal, los convenció aún más de haber encontrado al hombre araña.

Los rastros
En poder del acusado de las dos violaciones se encontraron elementos que lo incriminaron en el caso del 8 de diciembre pasado, en el ataque a la joven de 24 años que fue abusada después de que su agresor trepara hasta el cuarto piso del edificio.

La mujer describió que quien la atacó sexualmente se llevó un particular cinturón rojo y entre las cosas de Asenjo los policías encontraron, coincidentemente un accesorio de estas características.

En tanto en el caso del homicidio de Liliam Gómez sucedido el 13 de enero en el sexto piso del mismo edificio, otro elemento se sumó y fortaleció la pista del teléfono celular de la víctima, que su agresor se llevó luego de dejarla estrangulada en la bañera.

El rastro del celular tiene puntos de evidencias, además de ser vendido a otro joven, antes fue ofrecido a otra persona que ya declaró y relató ese capítulo al fiscal que, de a poco, está reconstruyendo el puzzle de las horas subsiguientes al crimen de Liliam.

Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 11:03
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 11:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California