Dime en qué crees, Obama, y te diré quién eres

El libro "La fe de Barack Obama", del periodista Stephen Mansfield, examina la visión religiosa del nuevo presidente de los Estados Unidos y demuestra cómo este aspecto es fundamental para entenderlo.

A tono con su flamante asunción como presidente de los Estados Unidos, el libro "La fe de Barack Obama", del periodista Stephen Mansfield, examina la visión religiosa del líder demócrata y demuestra cómo este aspecto es fundamental para entender cómo será su gobierno durante los próximos cuatro años.

La obra, recién editada en la Argentina por el sello Nelson, explora el controvertido pensamiento ético-moral del hombre que se ha convertido en el nuevo presidente de los Estados Unidos y la influencia que éste ha tenido en su política y en su vida.

El factor que más define a un hombre son sus principios ético-morales sólidos y su fe sincera. En consecuencia, es imposible entender cómo dirigirá el país Obama sin primero entender su perfil humano y su pensamiento moral y religioso, define Mansfield.

Para trazar un perfil religioso del presidente norteamericano, el autor se concentra en cinco premisas: qué razones lo llevaron primero a un profundo escepticismo religioso, por qué se distanció de Dios, cómo fue que luego recobró la fe, por qué se convirtió en un hombre que se siente cómodo con su confesión y cómo planifica infundir su fe en la política pública.

"La fe de Barack Obama" funciona como una biografía espiritual del líder político, un recorrido por los principales hitos de su trayectoria dentro y fuera de la Iglesia, aquellos que han forjado ese fervor que lo caracteriza, aunque al margen de este aspecto más íntimo, es también un ensayo sobre la importancia de la fe en la política norteamericana y sobre el uso que hacen de ella los grandes partidos.

El apoyo y la influencia recíproca entre los partidos y las diferentes iglesias norteamericanas ha sido una constante a lo largo de la historia electoral, en la que el voto por razones religiosas o morales siempre ha estado presente: reverendos y pastores de diferentes credos han avivado el debate generando opinión y canalizado los objetivos de auténticos lobbies organizados.

Mansfield, una voz reconocida de la derecha política cristiana, presenta un análisis equilibrado e imparcial de Obama que con toda seguridad sorprenderá a representantes de todas las tendencias políticas y provocará una discusión general sobre un tema que continúa siendo central en la agenda política norteamericana.

"Obama ha encontrado la fórmula, el camino perfecto para presentarse a sí mismo como un compendio de todo lo americano, como una versión actualizada del sueño americano, adaptada a los tiempos difíciles que atraviesa un mundo incierto y acomodada a los intereses y temores de las jóvenes generaciones", señala el autor.

La obra de Mansfield se centra sobre todo en tres aspectos fundamentales. Dos de ellos -la relación de Obama con la religión durante su infancia y su conversión a la fe cristiana- han sido profusamente descriptos por el propio político en sus dos libros de memorias, tanto en "Sueños de mi padre" (1995) como en "La audacia de la esperanza" (2006), donde incluye un capítulo dedicado precisamente a la Fe.

El periodista señala que el ex senador de Illinois será el primer presidente estadounidense criado en un hogar no cristiano, ya que con un padre y un padrastro ateos, su única educación religiosa la recibió de parte de su madre, que le transmitió una visión religiosa propia de un antropólogo, despertando su interés por todas las religiones (cristiana, musulmana, budista, hinduista).

Este escepticismo de juventud hizo que Obama tardara mucho en aceptar formar parte de una Iglesia.

Fue solo a partir de 1985 y mientras trabajaba en Chicago con el Proyecto de Comunidades en Desarrollo, cuando empezó a asistir a la Iglesia de Cristo de la Trinidad Unida, una Iglesia afroamericana muy comprometida con los valores sociales y morales que él defendía.

El tercer aspecto importante es quizá el más controvertido e impugnado: la relación de Obama con el polémico e histriónico reverendo Jeremiah A.Wright Jr: Mansfield dedica varias páginas de su libro a describir la relación de afecto y admiración mutua que el futuro presidente de Estados Unidos ha mantenido con el pastor afroamericano.

Con el inicio de la carrera presidencial de Obama, el reverendo no tardó en mostrarle su apoyo y reclamar el voto negro para el que había sido su "ahijado".

Sin embargo, la relación entre los dos ha dado un giro radical en los últimos meses, cuando algunos medios rescataron opiniones provocadoras vertidas por el reverendo Wright en sus multitudinarios e incendiarios sermones.

En estos videos -que han hecho furor en Youtube- el religioso se despachaba con proclamas del tipo "Dios maldiga a América" (en alusión al popular lema "God bless America") y maldecía al país entero por su racismo, declarando que el sida era una arma inventada por el gobierno estadounidense para atacar a los negros y que los hechos del 11 de septiembre de 2001 eran un castigo por los pecados nacionales de los estadounidenses.

Estos dichos provocaron un escándalo en el país de las barras y estrellas y estuvieron a punto de acabar con la candidatura de Obama, a quien todos miraban ya con lupa por aquel entonces.

El entonces candidato presidencial tuvo que dar un paso al frente y, pese a que intentó distanciarse del reverendo Wright sin avivar la disputa, no tuvo más remedio que romper definitivamente su relación ante una situación que ya no admitía disculpas posibles y podía costarle un precio político muy alto.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|05:03
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|05:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic