Sin querer, un policía mató a su compañero y amigo

El fatal hecho ocurrió en la localidad de 25 de Mayo en San Juan.Eran íntimos amigos y se habían recibido de policías juntos hace un mes. Uno le disparó sin querer al otro y lo mató

Los dos eran inseparables, desde chicos iban a todos lados juntos. Con la "banda" de amigos del barrio Don Bosco, en 25 de Mayo, siempre se hacían un tiempo para disfrutar e ir a jugar al fútbol cerca de ahí. Siempre trataron de hacer las mismas cosas: la escuela, los amigos, las salidas a los boliches hasta estudiar la misma carrera luego de salir en el año 2004 del Liceo Santa Rosa de Lima, la de policía. Es más, hacía menos de un mes que los dos habían egresado de la Escuela de Policía. Pero el destino ayer en la madrugada les jugó una mala pasada. Cuando se iban a trabajar, uno de ellos, mientras revisaba su arma reglamentaria, disparó accidentalmente la pistola e hirió mortalmente al otro. Lo llevaron hasta el hospital de Caucete, pero lamentablemente, llegó sin vida a ese nosocomio. El drama dejó a dos familias y toda una comunidad destrozados.

El drama ocurrió ayer a las 5:30 en el interior del Barrio Don Bosco, en la Villa Santa Rosa, 25 de Mayo. El agente Pablo Guerrero, de 23 años y único hijo, fue a buscar a su amigo y también policía, Exequiel Lobos, de 22 años, que vive a unas 5 casas de la suya, para ir juntos a tomar el colectivo para irse a trabajar. Según la policía, Guerrero fue, como todas las veces, a buscarlo a la casa y desde la ventana que da a su dormitorio, empezó a llamar a Lobos para que se despertara y levantara. En ese instante, Lobos se levantó rápidamente y empezó a ponerse el uniforme. Cuando agarró su pistola 9mm. reglamentaria comenzó a revisarla para ver si no tenía el cargador puesto. No lo tenía, pero el diablo metió la cola y cuando Lobos accionó la corredera, no se dio cuenta que en la recámara de su pistola había una bala. Cuando hizo el retroceso la corredera, el proyectil salió y le impactó en el hueso de la clavícula izquierda de Guerrero, quien estaba apoyado a menos de 4 metros de distancia y cruzado de brazos sobre la ventana de la vivienda, precisó un alto jefe policial. Luego del impacto, Lobos salió corriendo desesperado buscando ayuda en la casa de su amigo, quien yacía en el piso. El padre de Lobos sacó su auto y junto a su hijo Exequiel, trasladaron al otro chico hacia el hospital de Caucete. Todos sus esfuerzos fueron en vano. Guerrero cuando llegó a ese nosocomio arribó sin vida, precisaron en la policía.

Aparentemente, el proyectil rebotó en la clavícula de Guerrero, descendió por la espalda del joven y salió por el costado derecho de su cintura, precisaron los pesquisas. En la trayectoria, la bala tocó algunos órganos vitales y eso fue lo que produjo el deceso del joven agente de policía, contaron los policías.

El juez José Atenágoras Vega, a cargo de el Cuarto Juzgado de Instrucción, caratuló el caso como homicidio, hasta en tanto se hagan todas las investigaciones pertinentes. Las pesquisas sobre el hecho determinarán si Lobos tuvo la intención.

Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 21:08
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 21:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho