Deportes

Las estrellas de la NBA también viven con intensidad la asunción de Obama

Grandes figuras como Ray Allen, Grant Hill, Chauncey Billups, Dikembe Mutombo y Tracy McGrady son seguidores del nuevo presidente de los Estados Unidos, que hoy llegará a la Casa Blanca.

Las figuras de la NBA vivieron con especial intensidad y significado la festividad anual del líder negro Martin Luther King, este año dedicada a la conmemoración del 80 aniversario de su nacimiento, pero también como víspera de la ceremonia de investidura del primer presidente negro de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama.

En todos y cada uno de los 12 partidos que se disputaron la pasada jornada en la NBA se dieron distintos actos especiales para recordar la figura del líder de los derechos civiles.

Pero al final de cada uno de ellos, los jugadores, al margen de hablar de lo que había sucedido en el partido, su único comentario, abierto y espontáneo era para contar sus planes de dónde iban a estar par ver la investidura de nuevo presidente electo Obama.

Algunos como el escolta Ray Allen, de los Celtics de Boston, y el alero Grant Hill, de los Suns de Phoenix, recibieron permiso para después de concluir el partido entre ambos equipos pudiesen viajar hasta Washington para presenciar en vivo la histórica ceremonia.

Allen y Hill, que participaron activamente en la recolección de fondos para la campaña de Obama, tienen relación personal con el nuevo presidente electo de Estados Unidos, al que califican de un "gran hombre" que inspira la confianza y la esperanza de un mundo mejor para todos.

Asi lo piensan el base de los Nuggets de Denver, Chauncey Billups, y el veterano pívot de los Rockets de Houston, Dikembe Mutombo, de 42 años, que por primera vez votó en una elecciones presidenciales como ciudadano estadounidense.

Ambos dijeron al concluir el partido entre sus respectivos equipos que la llegada de Obama a la Casa Blanca era lo mejor que le podía pasar al país y al mundo para recuperar la confianza que "todos debemos caminar unidos".

Además, las grandes estrellas y jugadores negros de la NBA viven un "idilio" especial con Obama, por su afición al básquet, y para todos ellos al margen de los valores que pueda tener el nuevo presidente electo de Estados Unidos lo consideran un "compañero", que entiende su mundo tan especial.

De ahí que la pasada jornada en la NBA no será para los profesionales del mejor baloncesto del mundo una más, sino todo lo contrario, la recordada como histórica porque el sueño que anhelaba el reverendo Martin Luther King Jr. estaba a punto de verse cumplido.

Tal vez durante la ceremonia de investidura de Obama, pagada en parte por las donaciones de las grandes estrellas de la NBA, vuelvan a verse lágrimas en los ojos de legendarios como Michael Jordan, Magic Johnson o Kareem Abdul-Jabbar, fervientes seguidores del nuevo presidente electo de Estados Unidos.

La noche del martes volverá la acción a la NBA con cuatro partidos y los profesionales que los disputen también vivir otra jornada muy especial porque el país ya estará en manos del primer presidente negro en la historia de Estados Unidos.

Tal vez no conozcan mucho o nada acerca de su programa político ni mucho menos del económico, pero consideran que ahora más que nunca les ha abierto las puertas a una nueva realidad en su propio país.

Si le preguntas a un jugador negro de la NBA cuál es el plan de impuestos que el nuevo presidente electo Obama va a aplicar, pocos sabe responder, pero todos ellos, sin excepción sienten adoración por su figura y personalidad.

Una admiración que va a tener un alto precio cuando hagan cada año la declaración de la renta y les quiten miles de dólares de sus salarios millonarios, que para esta temporada está en un promedio de 5,6 millones de dólares.

Nada de esto, de momento, importa a los profesionales negros de la NBA, aunque sí a jugadores extranjeros, como el pívot chino Yao Ming, quien la misma noche de haber ganado Obama al republicano John McCain, en el vestuario de los Rockets, ante un eufórico Tracy McGrady, le pregunto varias veces si sabía lo que le iba a costar.

"No me importa, pago todos los impuestos que sean con tal de ver en la Casa Blanca a un presidente como Obama y lo que significa para nosotros", respondió McGrady.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|09:16
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|09:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic