Deportes

Sombría "largada" de la Fórmula 1 en Portugal

La crisis financiera internacional, que clavó definitivamente sus garras en la F1 y una tenaz lluvia se encargaron de ensombrecer hoy en el sur de Portugal la "largada" de los primeros tests conjuntos de la categoría reina del automovilismo internacional.

En el flamente circuito de Portimão, dónde el "circo" hace escala hasta el jueves para una de las pocas pruebas que serán permitidas este año, en una pretemporada importante como nunca, los jefes de equipo, pilotos e ingenieros parecían llevar la palabra "crisis" encrustada en la frente, y la pronunciaban una y otra vez.

Se trata, como aseveró con serio semblante Flavio Briatore en Portugal, de una "una crisis sin precedentes", en la que se trata de hacer todo lo posible "para sobrevivir". "Éste es un momento crucial de la Fórmula 1", advirtió el director de la escudería Renault.

Como consecuencia de la crisis financiera internacional, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) decidió imponer cambios de reglamento que llevarán a un ahorro promedio de las escuderías de un 30 por ciento en la temporada 2009.

"Nunca tuvimos un momento como éste en la Fórmula 1", dijo Briatore, y comparó la Fórmula 1 con "cualquier otro negocio, es como vender camisetas. Sin ganancias no hay negocio, sin espectáculo no hay negocio".

El italiano aprovechó para criticar los altos gastos en diferentes sectores. Dio a entender que Honda, que abandonó la Fórmula 1 este año, no lo hizo todo bien, y se declaró partidario de un límite de gastos también en los salarios de los futbolistas.

Alonso no pisó aún hoy el acelerador de su nuevo Renault R29, presentado por la mañana, pero también opinó. "Lo de Honda es triste", dijo en alusión al equipo que abandonó este año la categoría, "pero tal vez ayude a salvar a los demás equipos".

El doble campeón mundial de España reconoció que los cambios impuestos por la FIA son necesarios, pero también se declaró partidario de "más continuidad".

"Es lo que precisamos, más continuidad, si el espectador en casa ve que todos los años hay 15 cambios, acaba aburriéndose. Es como si en fútbol se cambiase todos los años la regla del fuera de juego", opinó el asturiano en Portimão.

Pero los cambios forzados por la crisis también tienen un lado bueno para Alonso. "Este año todo es posible", afirmó, señalando que habrá más pilotos y más escuderías que lucharán por el título.

"Nuestro objetivo es ganar el Mundial de Pilotos y el Mundial de Constructores", reveló. Debido a los cambios, dijo, salen todos de "cero".

Si las esperanzas de Alonso tienen fundamento o no, es algo que el primer día de tests no pudo revelar. La lluvia frustó a todos. Hubo sólo "paseos" de las escuderías participantes, Renault, McLaren- Mercedes, Toyota, Williams y Toro Rosso.

"No pudimos sacar ninguna conclusión", se lamentó con cara de mucho fastidio el piloto número dos de Renault, el brasileño Nelsinho Piquet. "Tuvimos que hacer las curvas a 30 kilómetros por hora, y para cada vuelta precisamos 30 segundos más que normal, fue un desperdicio", admitió.

El nuevo R29, por lo tanto, fue revelado y mostró su "cara" por la maãana en una modesta ceremonia frente a los boxes, pero continúa siendo una incógnita en lo relativo a rendimiento sobre el asfalto. Pero los otros equipos tampoco sacaron mucho provecho. Muchos envidiaron, sin decirlo, la decisión de Ferrari, que a última hora canceló su ida a Portimão y trasladó los tests a Mugello.

La presentación del nuevo bólido de Renault despertó muchas dudas. "No es para nada sexy", exclamó un periodista italiano. Otros hablaron de estética "años 80". Lo que es cierto es que el R29, que a principios de año no había pasado los tests de impacto frontal y lateral de la FIA, se sale bastante no sólo del padrón de 2008, sino también del mostrado hasta ahora por los otros equipos.

Mantiene el morro de tiburón, sin embargo bastante más grande que el de los demás equipos, y tiene un alerón delantero que se destaca por su sencillez. Un periodista francés comentó, no sin razón, que el monoplaza se parecía a un "coche de Fórmula 3".

Como en todos los equipos, escasas "aventuras" aerodinámicas, un alerón trasero más estrecho y alto y un alerón delantero más ancho. Queda por ver si las modificaciones del motor, aceptadas por los otros equipos y la FIA, para que Renault se adaptara a la "competencia", van a surtir efecto.

Poco antes de Renault, Williams presentó su nuevo F31, sin haber definido los colores que llevará sobre su chasis. El equipo británico, que busca glorias perdidas en el pasado, se estrenó con el alemán Nico Rosberg y el probador Nico Hülkenberg, también alemán.

La lluvia ahuyentó a los fanáticos, dando un marco más melancólico aún a las pruebas. Los dueños del autódromo, que buscan un lugar en el calendario oficial de la Fórmula 1, esperaban varias centenas, incluso miles de visitantes. Pero sólo unas tres o cuatro decenas de personas compraron los ingresos de entre 15 y 45 euros.
En Imágenes