Hitler favoreció el resurgimiento de los "Wagnerianos"

Hace 60 años Winifred Wagner renunció a dirigir y administrar los festivales. Y fue el creador del Nacional Socialismo, su amigo, quien impulsó el regreso del evento después de la Segunda Guerra Mundial.

Por Manfred Präcklein

Cuando hace 60 años renunció a dirigir y administrar los Festivales Wagnerianos, Winifred Wagner, íntima amiga y partidaria fanática de Adolf Hitler, allanó el camino para el resurgimiento del evento después de la Segunda Guerra Mundial (1939-45), que también sería el de su cuestionada familia.

Correspondería luego, en 1951, a sus hijos Wieland y Wolfgang Wagner establecer la piedra basal del "nuevo Bayreuth" y forjar el renombre mundial del que hoy gozan los singulares Festivales.

Los hermanos emprendieron la tarea tras el capítulo más negro de los 130 años de historia del evento, vinculado en misma medida con el nazismo y con Winifred Wagner, nuera del célebre compositor. Ella fue "la mujer que por primera vez hizo ingresar en los salones de sociedad al joven Hitler", según la descripción de los historiadores alemanes Bernd Mayer y Helmut Paulus.
El agente especial estadounidense John H. Lichtblau escribió en 1946 en el protocolo de la investigación que hizo en la posguerra: "Desde el punto de vista político, Winifred Wagner fue una de las primeras y más firmes partidarias de Adolf Hitler. Ella y su marido (Siegfried, muerto en 1930), lo conocieron en 1923, poco antes de la Revuelta de las Cervecerías de Munich, y en seguida se hicieron grandes amigos".

Hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el "tío Wolf" entraba y salía con toda liberdad de la Villa Wahnfried, domicilio de la familia Wagner. La "Colina Verde", como se llama el teatro donde aún hoy se celebran los Festivales Wagnerianos, se transformó a partir de 1933 en el sitio donde se lucía la elite nazi y se afinaba su ideología.

La ópera de Wagner "Los Maestros Cantores de Núremberg" se transformó en la ópera insignia de los nazis. "Bayreuth se hunde hasta el nivel cero de la moral", se lee en el item correspondiente a esa fecha de la cronología de los Festivales que publica la estación de radio alemana Kulturradio.

"Noche sobre Bayreuth" es el título de las memorias de Friedelind Wagner, la única de los cuatro hijos de Winifred que se distanció de su madre durante la época nazi.

"Toda la obra de Wagner cayó en el descrédito y se volvió objeto de desprecio, sobre todo en Estados Unidos", escriben Mayer y Paulus en su libro, referido a la desnazificación posterior a 1945 del enclave nazi de Bayreuth. "Daba la impresión de que había que desnazificar al mismo Wagner antes de que sus obras pudieran volver a ejecutarse".

En el marco de los procesos de desnazificación, la querella solicitó en mayo de 1947 la inclusión de Winifred Wagner en el grupo de los principales inculpados, según lo estipulado en "la ley para la liberación del nacionalsocialismo y el militarismo".

Como una de las partidarias más fieles y fanáticas de Hitler, la nuera de Wagner puso a disposición de la propaganda y la ideología nazi la herencia del compositor. En su defensa, sostuvo que en la época del "Tercer Reich" en los Festivales nunca se colocaron banderas con esvásticas, porque el mismo Hitler había prohibido todo tipo de manifestación política explícita antes y después de las funciones.

Dos meses después, la Comisión Tribunalicia incluyó a Winifred Wagner en el grupo de los colaboradores (activistas). El 60 por ciento de su fortuna, y con ella la sala donde se hacen los festivales, debían decomisarse. En esas circunstancias, la continuación de los Festivales habría sido impensable.

Pero con el inicio de la Guerra Fría las posiciones perdieron intransigencia. "Incluso a los presuntos activistas se los recatalogó como inculpados leves o meros simpatizantes", escriben Mayer y Paulus.

Así fue que también Winifred Wagner fue catalogada en diciembre de 1949 como incriminada leve por el Comité de Apelaciones. "El camino quedó entonces libre", dice Wolfgang Wagner en referencia a la firma formal que su madre colocó en 1949 bajo el texto: "Me obligo con alegría mediante este texto a abstenerme de toda participación en la organización, administración y dirección de los Festivales Escénicos de Bayreuth".

Pero al mismo tiempo Winifred Wagner traspasó la responsabilidad de esas funciones a sus hijos Wieland (muerto en 1966) y Wolfgang (quien a su vez en 2007, a los 89 años, dejó la dirección de los Festivales en manos de sus hijas Eva Wagner-Pasquier y Katharina Wagner). Seis semanas más tarde, el gobierno del estado federado de Baviera levantó también el embargo sobre los bienes de la familia.

Winifred Wagner siguió siendo de todos modos hasta 1973, año de la constitución de la Fundación Richard Wagner, propietaria legal del teatro, pero se mantuvo prácticamente retirada de la vida pública, lo cual no le impidió seguir fiel a sus convicciones.

Todavía en 1975, en una entrevista con el cineasta Hans-Jürgen Syberberg, se declaró amiga de Hitler: "Si por ejemplo hoy apareciera Adolf en la puerta de mi casa estaría tan contenta y feliz de tenerlo y verlo aquí como lo estuve siempre que lo hizo", confesó. Winifred Wagner murió el 5 de marzo de 1980.

Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|18:45
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|18:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. See Heilt!!!!!!!!!!!!!!
    1
En Imágenes