Deportes

Los chicos del Sub-20 reconocieron el campo de juego para el sudamericano

El equipo dirigido por Sergio Batista debutará en el torneo el próximo lunes frente a Venezuela. Hoy, luego de pisar el césped del Monumetal de Maturín realizaron trabajos con pelota en la cancha auxiliar.
"Estamos confiados porque nos conocemos y sabemos lo que podemos dar", dijo el defensor de Newell's, Ignacio Fideleff. Y el mediocampista de Boca, Exequiel Benavídez reconoció que lo más duro fue acostumbrarse a las altas temperaturas.

El seleccionado argentino Sub 20 reconoció hoy el campo de juego del estadio Monumental de Maturín, donde debutará en el torneo Sudamericano Sub 20 el próximo lunes frente a Venezuela, y luego realizaron trabajos con pelota en la cancha auxiliar.

La delegación argentina partió desde el hotel Stauffer hasta el escenario del debut alrededor de las 16 (hora local), para llegar  a las 17 y pisar el campo de juego, algo que duró pocos minutos debido a una intensa lluvia.

A pesar de las precipitaciones, el entrenador "albiceleste", Sergio Batista, dio la orden: "no importa la lluvia, vamos a tocar un poco la pelota", y sus dirigidos fueron a la cancha auxiliar.

En el camino, dos futbolistas del plantel atendieron al paso a la prensa, Ignacio Fideleff (Newell's) y Exequiel Benavídez (Boca).

El defensor Rosarino aseguró: "Estamos confiados porque nos conocemos y sabemos lo que podemos dar", mientras que el mediocampista de Boca reconoció que lo más duro de estos días fue acostumbrarse a las altas temperaturas pero aclaró que "no hay problemas, el equipo está listo para el debut".

Luego los futbolistas realizaron un trabajo de fútbol reducido que duró pocos minutos, en donde no hubo pistas sobre el equipo que saldrá a la cancha frente al seleccionado local, todo en un clima de alegría y bromas.  

Antes del comienzo del entrenamiento de los chicos argentinos, un centenar de obreros dejó listo el estadio para el puntapié inicial del certamen el próximo lunes con los partidos correspondientes al Grupo A.

Un centenar de personas se encargaron de aclimatar el estadio de la ciudad, sede de la Copa América 2007, y con capacidad para 52.000 espectadores, convirtiéndolo en el más grande de Venezuela.

Entre otras cosas, el personal de Monafas pintó butacas y las líneas de cal del campo de juego.
"Somos sede", se muestran con orgullo las dos banderas que tapan, por ahora, las pantallas gigantes del estadio, demostrando que, en un país donde los suplementos de deportes hablan en sus primeras páginas de béisbol, hay lugar para la pelota "número 5".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|16:35
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|16:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016