La Policía ya tendría un perfil del asesino del Parque Central

Los investigadores ya cuentan con algunas características físicas del "hombre araña" que violó y mató a una mujer de 51 años en su departamento de un edificio de Patricias y Pellegrini, en Capital. Creen que no se trata de un improvisado, sino de un sujeto inteligente y con buen estado físico. Piensan, además, que no actúa al azar y elige muy bien a sus víctimas. Aparecieron en las últimas horas algunas prendas de la mujer asesinada ayer.

Los investigadores ya poseen parte del perfil físico de quien violó y mató a Lilian Gómez (51) el martes en la madrugada en un departamento 6 del sexto piso del monoblock Nº 2 de Patricias y Pellegrini. Además, se comprobó el abuso sexual y encontraron prendas de la víctima que se llevó el violador.

Por otro lado, falta la sábana que tenía en la cama la mujer, la cual también fue sustraída por el “hombre araña”, quizá porque allí quedaron evidencias suyas.

Una vez que se comprobó, por las huellas del calzado, que el violador escapó descendiendo por los balcones, se aproximaron a ciertas características físicas.

Una alta fuente ligada a la investigación le confió a MDZ que el “hombre araña” y posible violador serial sería un sujeto joven, atlético y de no menos de 1,78 metros de altura. El informante explicó que “esta sería la estatura mínima que debe tener la persona que asesinó a la mujer”, porque “con los brazos extendidos es el único modo de poder alcanzar el balcón del piso siguiente, ya sea para escalar o descender”.

Es que ya hay certezas de que el atacante de Lilian Gómez huyó descendiendo por los balcones del edificio utilizando las rejas de los mismos como escalera. Ese fue el lugar por donde escapó, las marcas de los calzados que quedaron en las paredes de afuera son la evidencia y porque la puerta de entrada a la vivienda de la mujer estaba con el pasador puesto (desde adentro, claro está).

Pero a partir de esas características físicas (altura, estado atlético y juventud) los pesquisas van conjeturando algunas otras posibilidades. En ese sentido, entienden que el sujeto sería una persona  que hace un “buen trabajo” de inteligencia antes de atacar a sus víctimas, por lo cual sospechan que no sería alguien marginal ni un delincuente común.

Por el contrario, se trataría de un individuo con algún importante grado de instrucción y muy bien alimentado: “escalar seis pisos o bajarlos requiere de fortaleza muscular, sobre todo después de haber tenido sexo y haber luchado con su víctima”, señaló la fuente.

Los investigadores ya están casi convencidos de que el agresor es el mismo que hace poco más de un mes violó a una chica de 24 años dos pisos más abajo que el departamento de Gómez. Por este motivo se habla de un “violador serial”.

En ese contexto, no han descartado que el sujeto viva en el edificio porque ha elegido a las víctimas por sus similitudes: ambas vivían solas, eran atractivas y sus departamentos daban a la parte de atrás del edificio y sus balcones serían para escalar o bajar.

A la primera joven violada, quien se mudó tres días después de ese monoblock, la sorprendió cuando dormía y la amenazó con un cuchillo, según consta en la declaración de la joven en la Justicia. Pero en el caso de Lilian se desconoce si la amenazó con algún tipo de arma y también habría sido cuando ya estaba durmiendo. Esta especulación se sustenta en que la víctima ya había puesto la pastilla repelente de mosquitos en el aparato de Fuyi, pero también porque de haber estado despierta habría escuchado ruidos en su balcón y podría haber reaccionado.

Otra situación en común entre las víctimas, más allá de las mencionadas, es que ninguna de las dos gritó; de ahí que entienden los investigadores que el violador no las eligió al azar.

Al respecto, según reza en la primera denuncia de violación, la joven nunca le vio la cara a su atacante (abusó de ella en la oscuridad de su cuarto). En cambio, sospechan que a la última víctima debió asesinarla porque esta sí le habría visto el rostro.

Y en ese tren de borrar indicios, el “hombre araña” se llevó la sábana de la cama de Lilian, sólo quedó la recubre el colchón del sommiere y por ello es que fue llevado a la Policía Científica para someterlo a peritajes.

Pero ayer por la noche, los peritos continuaron trabajando en los alrededores del edificio y en el contenedor de los residuos (que está en la puerta del edificio) hallaron un short y una remera de la mujer. Estas prendas también serán analizadas y esperan obtener más datos sobre quién podría ser el agresor.

En función de corroborar si es un violador serial, el fiscal especial Luis Correa Llano cotejará las muestras vaginales que tomaron de la joven violada hace un mes con las extraídas a la mujer asesinada.

Opiniones (1)
23 de agosto de 2017 | 02:32
2
ERROR
23 de agosto de 2017 | 02:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. VEN? ESTAMOS LEVANTANDO VUELO...
    1
En Imágenes