Detuvieron al mayor distribuidor de éxtasis de Mendoza

Se trata de una persona que vive en Godoy Cruz, pero que estaba hace tiempo en otra provincia. Creía que la Policía se había olvidado de él, pero este domingo, el personal de Investigaciones lo detuvo. Conocé como se mueve en Mendoza la "droga del amor", un estupefaciente que se comercializa en círculos exclusivos y en segmentos que van de los 18 a los 30 años.

En agosto último la Justicia realizó una serie de allanamientos en San Rafael con resultados positivos: secuestraron cocaína, pastillas de éxtasis, ácido lisérgico y detuvieron a diez personas (entre ellas cuatro mujeres). Estos arrestados serían los vendedores minoristas, pero faltaba dar con el distribuidor. La investigación estuvo guiada por el juez Héctor Raúl Acosta, titular del Juzgado Federal de San Rafael.

La pesquisa finalizó el último domingo en una vivienda de calle O'Higgins al 1.300, de Godoy Cruz. Allí detuvieron a Cristian Quiroga quien era el que proveía a un grupo de “delears” en San Rafael de pastillas de éxtasis.

Cuando algunos de estos minoristas fueron detenidos el 1 de agosto pasado, Quiroga se fue de la provincia y se instaló en Santa Fe, confió una fuente ligada a la investigación. Siempre supieron que estaba en el litoral, pero no iban a buscarlo porque buscaban establecer otras conexiones y puntos de ventas.

Tras varios meses de ausencia “de los negocios”, Quiroga regresó hace aproximadamente una semana a Mendoza creyendo que “había pasado el vendaval”, comentó el informante.

Según la fuente, al sospechoso le enviaban la sustancia desde otra provincia (solicitaron reservas sobre la misma porque se realizarán medidas en ella) en encomiendas que transportaba una empresa de colectivos. Los sabuesos secuestraron dos cajas pastillas de éxtasis que debían llegar a la Terminal mendocina. Nunca nadie lo supo, incluso en la firma de transporte siempre pensaron que se habían extraviado las encomiendas.

Las cajas habían caído en manos de los efectivos de Narcocriminalidad de Investigaciones de Mendoza, quienes estaban tras los pasos de Quiroga. Entre el operativo realizado en San Rafael y las encomiendas incautaron en total 160 pastillas.

Este sujeto es considerado el mayor distribuidor de éxtasis en Mendoza, aunque sólo operaba en el Sur provincial, haciendo llegar la droga al sector juvenil de diversión nocturna.

Sucede que esta droga produce en el consumidor una intensa sensación de bienestar, de afecto hacia las personas de su entorno, de aumento de energía, y en ocasiones, alucinaciones. Pero también provoca efectos adversos, tales como pérdida de control sobre uno mismo, deshidratación, pérdida de peso y de memoria.

Cada pasilla de éxtasis cuesta entre 50 y 80 pesos

Desde la división Toxicomanía indicaron que debido al costo de cada pastilla de éxtasis no es una droga que “la consuma cualquiera. Quienes toman éxtasis son personas de clase media, media alta y alta y poseen su propio distribuidor”, explicó una fuente de Investigaciones.

También dijo que es una droga con un target muy puntual en cuanto a las edades, cuyo consumidores van desde los 18 a los 30 años.

Pero lo difícil para los pesquisas es encontrar a los vendedores. “Generalmente compran las pastillas antes de salir a bailar y el intercambio se hace en lugares muy privados, algo muy diferente del tradicional modo de comercialización como la marihuana, que es más popular”, destacó el investigador.

Las características de la venta es lo que complica más a los sabuesos, según la fuente. No sólo que generalmente los consumidores adquieren la pastilla antes de salir a bailar, sino que también los vendedores son menos arriesgados y no les venden a cualquiera. “El ‘dealer’ debe conocer al cliente o éste invocar a alguien que sea conocido del vendedor, sino bajo ningún punto de vista hacen la venta”, dijo el efectivo.

También agregó que el éxtasis no se comercializa en grandes cantidades, sino que cada consumidor compra una o a lo sumo dos pastillas, por lo cual durante un seguimiento el vendedor puede deshacerse rápidamente de ellas.

Sólo dos secuestros de éxtasis en Mendoza

El nivel socioeconómico de los consumidores y también de los vendedores, los lugares en los cuales se hace el intercambio y todo lo señalado anteriormente por el investigador, han dificultado los secuestros de esta droga en la provincia.

Los efectivos saben que en algunos boliches y fiestas privadas, sobre todo electrónicas, se consume éxtasis, pero les ha sido difícil perseguir a los “dealers”.

Por esta razón es que el operativo realizado en agosto pasado en San Rafael constituye el segundo secuestro de esta droga en Mendoza.

El anterior procedimiento se realizó hace unos cuatro años en la esquina Sureste de calles Belgrano y Sarmiento, de Capital. Allí a un sujeto que estaba en una moto le incautaron cuatro unidades de la “droga del amor”, como se la conoce popularmente.

Ese sujeto, que también fue detenido, se paraba en esa esquina a vender éxtasis y también cigarrillos de marihuana.

Opiniones (1)
20 de septiembre de 2017 | 08:36
2
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. para ese mal parido h de p.
    1
En Imágenes