Ahorcaron con un cinturón a un comerciante cordobés delante de su hijo de 8 años

El propietario de una distribuidora de golosinas, ubicada en la capital de Córdoba, fue asesinado delante de su hijo de 8 años durante un asalto. Los asaltantes utilizaron un cinturón para ahorcarlo.

El dueño de una distribuidora de golosinas fue ahorcado con un cinturón al ser asaltado hoy por al menos dos delincuentes en su comercio en la ciudad de Córdoba, y por el crimen la policía detuvo a diez sospechosos, informaron fuentes de la fuerza.

Los investigadores identificaron a la víctima como Huber De Marchi (41), quien al momento de ser asesinado estaba acompañado por su hijo de ocho años.

El hecho ocurrió este mediodía en una distribuidora de golosinas ubicada en avenida Juan B. Justo y Guardamontes, en el barrio Guiñazú de la capital cordobesa, propiedad de De Marchi.

Según las fuentes, todo comenzó cuando el comerciante se dirigió en su camioneta junto a su hijo hasta el local para cerrarlo al público y mientras él ingresó, el chico se quedó a bordo del vehículo.

En ese momento, De Marchi fue sorprendido dentro de la distribuidora por al menos dos delincuentes jóvenes con fines de robo, dijeron los informantes.

Como el comerciante no regresaba a su camioneta, su hijo entró al lugar y encontró a su padre tirado en el suelo por lo que pidió auxilio a los vecinos del lugar.

"El nene dijo que le habían pegado a su papá por lo que entramos al lugar con el quiosquero y lo hallamos en el suelo, boca arriba, con una bolsa al costado y un cinturón en el cuello", contó a la prensa un vecino de la víctima.

Según este testigo, los asesinos fueron "dos jóvenes que escaparon por la parte del fondo" de la distribuidora.

Por su parte, cuando los policías de la comisaría 17, alertados del hecho, arribaron al comercio constataron que De Marchi ya estaba muerto y comenzaron a investigar el crimen.

Además del cinto y la bolsa, los peritos advirtieron que la víctima presentaba algunas heridas de arma blanca pero que eran superficiales y no le habrían provocado la muerte.

Los pesquisas creen que, antes de huir, los delincuentes robaron el dinero que había en la caja registradora del comercio que estaba abierta y vacía, aunque procuran determinar el faltante mediante la declaración de empleados y familiares de De Marchi, dijeron los informantes.

En base a las tareas investigativas, la policía detuvo poco después a diez sospechosos y ahora procura determinar el grado de responsabilidad de cada uno de ellos en el homicidio.

"Pudieron haber participado del crimen más de dos personas", explicó un jefe policial que participa de la pesquisa, que encabezan los detectives de la Brigada de Homicidios de la policía cordobesa.

En tanto, el crimen de De Marchi derivó esta tarde en que un grupo de vecinos y comerciantes del barrio Guiñazú cortaran el tránsito frente a la distribuidora en reclamo de Justicia.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 06:10
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 06:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes