Deportes

Los récords "de locura" se multiplican en el deporte

El mundo deportivo está lleno de rarezas. El esquiador alemán Christian Flühr intentará lograr el mejor registro histórico con 55.555 metros de descenso en Los Alpes; Thomas Dold ganó en 2008 por tercera vez consecutiva el ascenso al Empire State de Nueva York; el nadador Hans Hahn tiene 100 años y se proclamó de nuevo campeón de Alemania, así como doble campeón de Europa en la categoría senior. Aunque la "campeona mundial de récords" es la pescadora Jana Maisel, quien tiene 54 titulos mundiales.

Año nuevo, "locuras" viejas, podría rezar el refrán. Por ejemplo, los Alpes serán escenario en breve de un intento de récord cargado de imaginación: 55.555 metros de descenso en esquí, en dos pistas y en dos países... Y en sólo 24 horas.

Para el esquiador alemán Christian Flühr, de 35 años, especialista en proezas alpinas extremas, el intento de récord mundial no es una idea absurda. "Éste es un desafío completamente nuevo", dijo el alemán en vísperas del espectáculo deportivo, que empezará el próximo día 13 a las 9:00 horas en el macizo de Unterberghorn, en el Tirol austríaco.

De terminar con éxito el "proyecto 55.555", Flühr mejoraría en unos 7.000 metros el actual récord mundial que posee un austriaco.

Cuando caiga la noche en las cumbres alpinas, el valeroso esquiador cruzará la frontera: Flühr cambiará el Tirol por Baviera, en Alemania, de donde descenderá como un "tren expreso nocturno".

En cada descenso sólo puede recorrer 300 metros y la pista por la noche estará iluminada.

Ambas zonas de esquí están separadas por pocos kilómetros. Flühr quiere completar su récord número doce. El esquiador de Oberhausen, de 1,90 metros, ya posee 11. Desde 2004 es, según sus propias palabras, un "deportista profesional".

Tampoco es "normal" la vida de Thomas Dold: el velocista escalera arriba ganó en 2008 por tercera vez consecutiva el ascenso al mítico edificio Empire State Building de Nueva York. En su "hat trick", el estudiante de Economía de Stuttgart subió los 86 pisos, 1.576 peldaños, en diez minutos y diez segundos, su mejor marca personal.

Su hazaña queda aún muy lejos del récord mundial del Empire, establecido en 2003 por el australiano Paul Crake en 9:33 minutos. Pero puede consolarse con sus proezas en otras pruebas: en carreras marcha atrás, Thomas Dold es el hombre más rápido del mundo en seis distancias.

El pasado 13 de julio mejoró por quinta vez la marca de los mil metros (3:20,09 minutos). Además es plusmarquista mundial de los 400, 500, 1.500 y 2.000 metros, así como de la milla.

Por su parte, Hans Hahn comenzó a nadar a los 12 años y el 22 de abril de 2008 cumplió 100 años y se proclamó de nuevo campeón de Alemania, así como doble campeón de Europa en la categoría senior. A continuación, el alemán centenario anunció el fin de su carrera activa. En cambio, su compatriota Kurt Brausse sigue compitiendo: con 73 años es el saltador de esquí más veterano.

El titulo oficioso de "campeón mundial de récords del mundo" está en poder de la pescadora Jana Maisel. La alemana ha pescado ya 54 titulos de campeona del mundo. En 2008 ganó seis medallas de oro en Cracovia.

En bob y en trineo se obtuvieron también tiempos de fábula en las pruebas preolímpicas en Whistler, Canadá, sede de los Juegos Olímpicos de invierno de 2010. El joven austriaco Manuel Pfister se deslizó por el canal de hielo a casi 149 kilómetros por hora. Y los pilotos de bob alcanzaron en la pista de alta velocidad casi 150 kilómetros por hora.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|00:25
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|00:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic