Dos víctimas reconocen al acusado de ser el violador serial de la Recoleta

El hombre detenido ayer fue imputado de ser el denominado "violador serial de Recoleta" fue reconocido hoy durante una rueda de presos por dos de las jóvenes abusadas sexualmente y, tras negarse a declarar, seguirá detenido, informaron fuentes judiciales.

Dos jóvenes que fueron violadas en la Recoleta manifestaron, durante la rueda de reconocimiento, que el detenido fue quien las atacó. En una tercera observación de las víctimas, ordenado por la jueza de Instrucción porteña número 8, Yamile Bernan, dio negativo, mientras que el cuarto fue "dudoso".

Según las fuentes, los reconocimientos se realizaron esta tarde en el Palacio de Tribunales de Talcahuano 550 ante cuatro de las mujeres que denunciaron haber sido asaltadas y abusadas sexualmente en Recoleta y Barrio Norte.

En principio, iban a ser 16 las jóvenes citadas para esa diligencia, sin embargo, la mayoría de ellas no pudieron ser localizadas por las autoridades judiciales ya que se encuentran de vacaciones, dijeron los informantes.

Además de los reconocimientos, a las cuatro mujeres se les exhibieron distintos elementos secuestrados en la casa del detenido para ver si los señalaban como de su propiedad.

Tras esas diligencias, el sospechoso, de 27 años y con antecedentes penales y psiquiátricos, se negó esta noche a declarar en su indagatoria ante la jueza Bernan, en la que fue asistido por un defensor oficial, agregaron los voceros.

La captura del sindicado violador serial de Recoleta fue concretada a ayer la tarde, por personal de la División de Delitos contra la Salud en un PH en el que el sospechoso vivía con sus padres, en el barrio de Parque Patricios.

Fuentes de la pesquisa explicaron que se llegó a él a partir de los resultados de ADN de las muestras de semen que aportaron dos de las víctimas de los abusos sexuales.

Los datos genéticos comparados con el ADN del ahora detenido provienen de dos hechos: uno de violación con acceso carnal mediante sexo oral, y otro de un abuso sexual, en el que el agresor obligó a su víctima a masturbarlo.

El líquido seminal obtenido en ambos casos fue comparado con el registro del detenido, que había quedado asentado en su ficha del Cuerpo Médico Forense ya que el acusado cumplió una condena de dos años y medio de prisión por un caso de "abuso sexual" en e
2004 que le impuso el Tribunal Oral en lo Criminal 10. 

"El ADN (del detenido) se tenía porque se hizo en el momento oportuno para después ser comparable con cualquier otro hecho. En este caso puntual, estaba en el expediente (de una causa anterior) con lo cual la comparación es muy simple de llevar a la páctica", dijo hoy a la prensa el ministro de Justicia, seguridad y derechos Humanos, Aníbal Fernández, quien se mostró a favor de crear un registro de violadores condenados.

Los voceros informaron que de los 16 hechos por los que se investiga al detenido, cuatro son violaciones -tres con acceso carnal vía oral y uno vaginal-, mientras que los otros 12 fueron abusos, con otro tipo de agresiones de índole sexual.

Fuentes directamente ligadas a la causa dijeron que la coincidencia entre el ADN del sospechoso y el material genético de dos de las víctimas del violador de Recoleta es de "casi el ciento por ciento" y manifestaron que la posibilidad de que se trate de otra persona es "una en 13.000.000.000".

En el transcurso de la pesquisa podrían sumarse otros hechos registrados a principios de 2008, ya que durante el allanamiento en el departamento del sospechoso se secuestraron, además de un arma, algunos efectos incriminatorios, que serán exhibidos a las mujeres atacadas para su reconocimiento.

Por su parte, Isabel Yaconis, madre de Lucila, la adolescente de 16 años violada y asesinada en abril del 2003 en las vías del ferrocarril, en Núñez, pedirá que se compare el material genético hallado en el cuerpo de su hija con el del sospechoso de los ataques sexuales cometidos en Recoleta.

Desde el 23 de noviembre, en ese barrio se registraron al menos siete ataques, cuatro en edificios y tres en comercios.

Los investigadores lograron determinar que en varios de los casos, el abusador fue un hombre joven, bien vestido, de pelo corto, que solía llevar un cuaderno o carpeta debajo del brazo y tenía como modalidad seguir a las víctimas hasta la puerta del edificio, exhibir una llave para que lo confundan con un vecino y atacar a las mujeres en el palier, el ascensor o las escaleras.

Además, creen que ese hombre siempre buscaba a chicas jóvenes, de entre 20 y 25 años,  poco producidas, perfil que coincide con muchas estudiantes que viven en la zona porque van a universidades cercanas.

Otra de las características sobre el perfil del violador es que en todos los casos en los que las víctimas gritaron para pedir auxilio el agresor huyó sin consumar el abuso sexual.

A raíz de la seguidilla de casos, se había dispuesto que en Recoleta circularan de incógnito varias brigadas e incluso mujeres policías, vestidas de civil, recorriendo la zona como "carnada" para intentar atraer al violador y poder detenerlo.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 16:28
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 16:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial