Conflicto de las papeleras inspira novela de humor de escritor uruguayo

El escritor Raúl Vallarino presenta mañana su nuevo libro "Los sueños del delantero centro", una sátira que mete el dedo en la llaga del enfrentamiento entre Uruguay y Argentina por la papelera construida sobre el río que une y a la vez separa a estos dos países.

El escritor Raúl Vallarino presenta mañana su nuevo libro "Los sueños del delantero centro", una sátira que mete el dedo en la llaga del enfrentamiento entre Uruguay y Argentina por la papelera construida sobre el río que une y a la vez separa a estos dos países.

Ambientada en los años 30 del siglo pasado y con el fútbol de colofón, "Los sueños del delantero centro" (Planeta) es una feroz y a la par divertida crítica a la sinrazón de un conflicto ecológico tras el cual se esconden oscuros intereses financieros, explicó Vallarino a Efe en una entrevista.

De forma jocosa, Vallarino sitúa en la proclamación de Uruguay como campeón del mundo de fútbol en 1930, tras golear a Argentina, el origen de esa rivalidad, reflejada hoy día en los cortes de los puentes que enlazan ambos países por piqueteros argentinos que protestan contra la instalación en territorio uruguayo de la fábrica papelera de la empresa finlandesa Botnia.

En noviembre pasado se cumplieron dos años desde que esos activistas mantienen bloqueado el paso del puente de San Martín, que une la ciudad argentina de Gualeguaychú y la uruguaya de Fray Bentos, donde se alza la planta de celulosa de Botnia, en un conflicto que ha sido llevado por los dos países al Tribunal de Justicia de La Haya.

Los activistas argentinos coinciden con su Gobierno en acusar a la papelera de contaminar el río Uruguay, que sirve de frontera entre los dos Estados.

"La idea del libro es contar una historia situada en aquellos años y que guarda una gran similitud con lo que está ocurriendo hoy", indica Vallarino, quien presentará el libro precisamente en el Museo de la Revolución Industrial de Fray Bentos, aun consciente de la tormenta que puede causar al otro lado del río.

"Estamos invitando a quien quiera venir de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, pues el humor ayuda a limar las asperezas", convoca el escritor.

Vallarino repite el actual enfrentamiento en esos tempranos tiempos del siglo XX, aunque entonces el origen de la trifulca será la construcción de un matadero de cerdos en lugar de una papelera, y los bloqueos argentinos son contra el tráfico fluvial y no en los puentes, que por entonces no existían.

"A los piqueteros no quiero llamarlos ambientalistas, porque si bien en un principio se pudo pensar en un eventual atentado contra el medio ambiente por parte de Botnia, hoy esto quedó totalmente desvirtuado y demostrado que no es así", dice Vallarino.

En tal situación, "no pude menos que escribir esta sátira sobre las actividades de los piqueteros, que por otra parte no es el eje central de la novela, sino la historia de un futbolista (Eulalio Gómez) que no sabía jugar al fútbol y que, es tanto el deseo que tiene de ser centro delantero, termina siendo el héroe de su tiempo", añade.

Entre los personajes del libro, aparecen con los nombres trastocados algunos de esos piqueteros, a quienes "no se puede tomar en serio" a pesar de que sus acciones "son muy graves y afectan a todo un país", mediante "un fundamentalismo inexplicable".

Vallarino entremezcla ambas historias para "demostrar la insensatez de una situación que se vive paralela a la historia del centro delantero, pero que termina afectando a dos ciudades vecinas, como Fray Bentos y Gualeguaychú".

"Veo la inoperancia del Gobierno argentino en una situación que ya debería haber solucionado, en la que los uruguayos somos víctimas", explica Vallarino.

Los piqueteros "en muchos casos son asalariados que, se ha comprobado, cobran por cortar la ruta y otros simplemente adoran esos minutos de fama y plasmación en los medios", agrega.

Vallarino denuncia esos intereses que apuntan, dice, a la firma naviera que compite con los puentes a la hora de enlazar los dos países.

"El ex ministro Villar, del Gobierno del entonces presidente uruguayo Jorge Batlle (2000-2005), señaló con nombres y apellidos a Carlos López Mena, el dueño de Buquebús (la empresa que realiza el transporte por barco desde Uruguay a Buenos Aires), que estaba subvencionándolos", asevera.

Para el que fuera director de la Biblioteca Nacional, la escritura de esta novela le ha servido "de descanso, para dar vuelo a la imaginación, aunque siempre volando cerca de la realidad".

"Los sueños del delantero centro" se sale de la línea de otras obras de Vallarino, construidas sobre investigaciones minuciosas y orientadas a exponer episodios ocultos de la historia de su país, como "Expediente Nardone. La CIA en Uruguay", "Nombre clave Patria: una espía del KGB en Uruguay" o la reciente "¡Llamen al comisario Otero!", sobre la lucha contra la guerrilla tupamara.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|05:56
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic