Deportes

Esperan la reprogramación del clásico entre Peñarol y Quilmes

Los dirigentes de los clubes, avalados por la Asociación de Clubes, decidieron suspender el clásico marplatense que debía jugarse en la noche del martes en el Polideportivo por la 10ª fecha de la segunda fase de la LNB y ahora se está definiendo cuando se llevará a cabo el encuentro.

En las próximas horas se definirá cuando se jugará el clásico marplatense entre Peñarol y Quilmes, por la décima fecha de la segunda fase de la Liga Nacional de Básquetbo, pero se descarta que sea durante esta semana.

Tres horas antes del partido los clubes fueron notificados de la resolución de la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata que obligaba a jugar el partido sin hinchas visitantes y permitía el
acceso sólo a socios del equipo local.

La determinación de suspender el encuentro se tomó para evitar hechos de violencia en las inmediaciones del estadio ya que gran cantidad de localidades habían sido adquiridas con anterioridad por simpatizantes de Quilmes y no socios de Peñarol, quienes no hubieran podido ingresar a la cancha.

La disposición de último momento, resuelta sobre la hora del partido, dejó sin efecto el recurso de amparo que había presentado Peñarol (y que había sido aceptado "momentáneamente" por el Juez de 1ra. Instancia, doctor Juan Sebastián Galarreta), para lograr que se permita el acceso de público sin restricciones tras la petición original del Comité Provincial de Seguridad Deportiva (COPROSEDE) para que el clásico marplatense se jugara sólo ante socios de Peñarol.

El presidente de Peñarol, Domingo Robles, expresó su malestar por la situación y responsabilizó al titular del COPROSEDE, Rubén Pérez, por no querer cumplir con la función de brindar la seguridad necesaria.

"La medida que se tomó es descabellada. No se puede dejar afuera a la gente que compró su entrada. No lo entiendo. Son decisiones que se han tomado de manera trasnochada", dijo Robles.

En tanto, el abogado de Peñarol, el doctor César Sivo, aseguró que "si no se suspendía el partido hubiera sido un verdadero desastre y eso es lo que estaba buscando Pérez".

"Lejos de cumplir con su función, quiso fomentar un disturbio. Es un provocador. Con esta medida, el encargado de dar seguridad en la Provincia de Buenos Aires en un espectáculo deportivo estaba fomentando un disturbio. Es sorprendente e inadmisible", aseveró
Sivo en declaraciones a Radio Brisas.

"La Cámara de Apelaciones tiene que confirmar o no la resolución del juez Galarreta. Ahora queda pedir que prime la razón desde lo judicial", concluyó Sivo.

Por su parte, el Jefe de la Policía Distrital de Mar del Plata, Gustavo Salvá, afirmó que respeta la decisión de la autoridad judicial, pero destacó que la Policía local (con sus 120 efectivos) estaba preparada para dar seguridad al espectáculo, con público de ambas parcialidades. Y recordó que los incidentes registrados en el último clásico en Olavarría no ocurrieron bajo
la órbita de la policía de Mar del Plata.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|01:30
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|01:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic