Deportes

Bianchi: "No voy a involucrarme en la formación del equipo"

Lo afirmó en su primera conferencia de prensa como manager de la entidad xeneize. El ’Virrey’ dijo que el arquero Caranta "no seguirá en el club por decisión del entrenador.

El flamante manager de Boca Juniors, Carlos Bianchi, asumió ayer formalmente sus funciones con la firme convicción de no involucrarse "ni en el entrenamiento, ni la táctica ni la formación del equipo" que será facultad exclusiva del técnico Carlos Ischia.

Bianchi, en su nuevo rol, aseguró que el arquero Mauricio Caranta "por decisión de Carlos Ischia no seguirá en el club" y reveló que Boca desechó una oferta del Internacional de Porto Alegre por el juvenil entrerriano Ricardo Noir.

Aseveró también que se iniciaron conversaciones con Oscar Córdoba (Millonarios) y Roberto Abbondanzieri (Getafe) pero recalcó que las negociaciones están "estancadas".

"Estamos a la búsqueda de un arquero. He conversado como todos saben con Oscar (lo hizo en Colombia durante el partido homenaje a Jorge Bermúdez) durante 30 segundos, parecería que estuviese hablando durante horas, y después he hablado con Roberto, pero todo está en espera", afirmó.

Resaltó luego que "no se recibieron propuestas concretas" por los mediocampistas Sebastián Battaglia y Jesús Dátolo, por quienes trascendió que estaban interesados clubes de Italia y Rusia, respectivamente.

"No tenemos ninguna propuesta seria por ningún jugador (salvo la de Noir) y no hay que descartar que Boca arranque la pretemporada con el mismo plantel", afirmó.

Acompañado por el presidente de Boca Juniors, Jorge Amor µmeal, el "Virrey" ofreció una conferencia de prensa en la Bombonera y al hablarle al hincha xeneize expresó que tratará "de cumplir con las esperanzas que tienen todos".

Al presentar al nuevo manager, µmeal manifestó que para pagar el contrato que por tres años suscribió Bianchi y por el que recibirá 1.700.000 dólares anuales, "se armó una ingeniería financiera".

Aclaró enfáticamente que "el futuro director técnico de Boca no será Carlos Bianchi, y esperamos que si nuestro entrenador se va, sea porque en otros lados le ofrecieron mejores condiciones económicas, no por otra cosa", resaltó.

Al afirmar que existe una buena convivencia entre Bianchi e Ischia, sostuvo que el nuevo manager pidió especialmente que si existe una compra o venta de algún jugador "siempre esté presente un dirigente de Boca, pero nunca el mismo, para evitar todo tipo de suspicacias".

"El esfuerzo que hacemos para traer a Carlos Bianchi es para que Boca Juniors tenga un salto de calidad", aseguró µmeal, tras lo cual tomó la palabra Bianchi quien reveló que cuando el presidente del club fue a hablar con él para contratarlo "admitió humildemente que no sabía nada de fútbol".

"La primera vez que hablé con Jorge me dijo algo que es la primera vez que lo escuché de un dirigente. Me dijo: Carlos te vengo a buscar para que sea el manager de Boca porque yo de fútbol no entiendo nada".

Tras recordar que ya fue manager en Francia en 1992, Bianchi aclaró que no se involucrará "nunca" en los entrenamientos "ni en la táctica ni en la formación del equipo" que dirige Carlos Ischia.

"Es que el entrenamiento, la táctica y la formación son las cosas más preciadas de un director técnico, y el fútbol no va a hacer que yo me pelee con Carlos Ischia", acotó.

Bianchi fue consultado respecto de cómo será su trato con la prensa, tras lo cual comentó que dará conferencias de prensa cada vez que la situación amerite pero no otorgará entrevistas individuales.

Ante una consulta respecto de si podría tener injerencia "en el vestuario" xeneize, Bianchi respondió que "eso lo maneja del director técnico. Llegado el caso, si tengo que tomar alguna decisión, lo haré".

Tras confirmar que rubricó un contrato por tres años, negando que sea de renovación anual, Bianchi fue preguntado sobre el tema de la selección nacional y al respecto, contestó: "el poco cerebro que tengo, lo tengo metido en Boca".

Posteriormente, en otro tramo de la extensa conferencia de prensa, Bianchi dijo que desea que su amigo Carlos Ischia "se quede los tres años, lo mismo que yo firmé".

Tras confirmar que también se encargará de tramitar los partidos amistosos que jugará Boca, reveló que cuando aceptó volver al club, ya había tomado la decisión de que Ischia continuara en su cargo.

Sin embargo, dejó una puerta abierta, al sostener que íntimamente siente que "el director técnico no se murió" en él y que los tres años que pasó fuera de las canchas sirvieron para tomar contacto familiar.

"En ese lapso, Boca no me extrañó para nada, porque siguió ganando campeonatos y la Copa Libertadores", afirmó en tono humilde.

Por último, cuando se le pidió un recuerdo para el presidente fallecido Pedro Pompilio, contó que "hace 13 meses me vino a buscar para volver a Boca y nos quedamos en mi casa hablando seis horas, no sólo de fútbol sino de cosas de la vida".

"Parece mentira que Pedro se haya ido", enfatizó tras lo cual reiteró que para él el predio de Casa Amarilla "debería llamarse Pedro Pompilio".
En Imágenes