Un aro de hueso cuenta la historia médica de un rey

Un retrato grabado en un pendiente de hueso reveló una deformidad en el rostro de un gobernante maya que reinó en México entre los años 770 y 801 de nuestra era, anunció hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El gobernante Ukit Kan Lek Tok' dio su máximo esplendor a la urbe de Ek' Balam, en la parte centro oriental de Yucatán, en el Caribe mexicano, donde fue hallado el pendiente, explicó el INAH en un comunicado.

Esta representación del soberano, en la que se le ve con la mandíbula desviada y el labio superior partido, era parte de la ofrenda funeraria con la que fue enterrado hace más de 1.200 años, indicaron los investigadores Leticia Vargas de la Peña y Víctor Castillo Borges, codirectores del proyecto arqueológico Ek' Balam.

Además, la antropóloga física Vera Tiesler analizó los restos óseos del mandatario en los que constató que las deformidades del rostro eran causadas por varias patologías, como sarro y caries en las 23 piezas dentales halladas y procesos alveolares de las cavidades de los maxilares crónicos.

Asimismo, detectó que el gobernante padeció tres infecciones severas, una de las cuales afectó a sus molares y premolares, por lo que perdió cinco dientes estando todavía vivo, además de una reducción notable en la altura de la mandíbula derecha, y que ocasionó también que el tejido óseo de los alvéolos no evolucionara totalmente.

Por todo ello la simetría de la faz de Ukit Kan Lek Tok' se vio perjudicada.

Las investigaciones de Tiesler demostraron también un marcado abultamiento e inclinación de la mandíbula inferior del gobernante, conocido como prognatismo, en los dos incisivos centrales superiores, lo que sumado a lo anterior influyó en la fractura completa de la pieza superior derecha, la cual puso producirse poco antes de la muerte del soberano.

En la mandíbula superior no se observaba el labio partido del maya, pero gracias a la imagen tallada en el pendiente de hueso se sabe que así lo tenía.

"Podemos decir que el pendiente de hueso es el único retrato, hasta ahora conocido, que muestra el aspecto físico que tuvo el gobernante al final de su vida, pues en otras imágenes se le representa joven y en su mejor forma", comentaron los arqueólogos del Centro INAH en Yucatán.

La deformidad del soberano está también en la tapa de una bóveda que cerraba el recinto donde se ubicó la cámara mortuoria del "ahaw", donde está personificado como un dios joven del maíz y "la lesión fue claramente representada en el rostro de la deidad", agregaron.

"Los restos mortales del soberano estuvieron acompañados de una rica ofrenda, compuesta por 21 vasijas y más de siete mil piezas de jade, concha, hueso y pirita, además de algunos materiales poco comunes como un pendiente de oro en forma de rana y tres perlas", sostuvieron.

Por otras representaciones del monarca distribuidas por toda la zona arqueológica se sabe que era considerado un gran guerrero, contendiente del juego de pelota y un ancestro divinizado.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:09
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic