Godoy Cruz: detuvieron a cuatro ladrones en persecución de película

Los sujetos entraron a una casa del barrio Los Horneros y golpearon a un matrimonio, pero la Policía llegó cuando aún estaban en el interior. Los efectivos lograron detener a uno de los ladrones, mientras que a los otros tres los fueron capturando de a poco. Uno intentó cambiarse de ropa y a otro se le escapó un tiro que lo hirió en el muslo.

Por momentos, parece el argumento de un thriller o de una novela policial. Pero no lo es, es un hecho real y ocurrió esta mañana, en los barrios Los Horneros y Los Cerros, del oeste de Godoy Cruz, sin directores ni sets de filmación. Cuatro delincuentes fueron detenidos esta mañana, luego de que asaltaran y golpearan a un matrimonio en el barrio Los Horneros y, por separado, protagonizaran un intento de fuga que terminó en una espectacular persecución con la Policía.

Todo se originó cerca de las 9.30. Juan Marcelo Penin (32) y su mujer, Olga Chirino (48) estaban en su casa de la manzana M del barrio Los Horneros cuando sintieron que alguien golpeaba la puerta. Cuando Penín preguntó desde adentro, una voz masculina desde la calle se identificó como el cartero. Esta inocente estrategia fue más que suficiente para los delincuentes ya que, fiado e ingenuo, Penín abrió la puerta para recibir a quien se había identificado como cartero, pero no lo era.

No alcanzó siquiera a terminar de abrir la puerta, cuando desde afuera cuatro sujetos empujaron con toda su fuerza e ingresaron violentamente. "Aparentemente tenían el dato de que habían vendido un vehículo hacía algunos días, por lo que su objetivo era esa plata", relató una fuente policial.

Totalmente descontrolados, los cuatro asaltantes arremetieron a los golpes contra Penín y su esposa, asestándole varios cachazos y propinándole todo tipo de golpes, siendo la mujer la que se llevó la peor parte, ya que sufrió hematomas y cortes varios en el cuero cabelludo. En ese momento, un grupo de vecinos del matrimonio percibieron que algo no andaba bien, por lo que avisaron al 911.

Cuando llegó el primer móvil, observaron que la puerta estaba entreabierta y que desde adentro se oían gritos. Y en el preciso instante en que los uniformados se disponían a entrar, dos hombres completamente ensangrentados salían de la casa a los gritos de "¡Somos víctimas, los delincuentes están adentro golpeando a mi esposa!". Sin embargo, sólo uno de ellos era el dueño de casa -Penín-, mientras que el otro hombre era uno de los delincuentes que intentaba huir.

Por las dudas, los tres policías que habían llegado ordenaron a los gritos a los dos hombres que se tiren al piso para requisarlos. Y en el momento en que requisaban a la verdadera víctima, Penín les dijo que el otro era uno de los delincuentes, por lo que los efectivos lo redujeron y le quitaron un bolso que llevaba. En su interior habían 3.000 pesos y un arma de fuego calibre 32, con la que amenazaba al dueño de casa para que no lo delate. Para es entonces, ya habían llegado otros dos móviles de refuerzo.

De esta forma, los uniformados lograron detener al primero de los cuatro asaltantes. Se trata de Mario Alberto Ontivero (30), un hombre que es cartonero y vive en el sector 8 del Campo Papa. Mientras los uniformados realizaban la primer detención, por el patio de la casa y saltando la medianera, los otros tres delincuentes intentaron huir por la calle. Allí mismo, a los pocos metros, lograron dar con el segundo de los delincuentes: Martín Tomás Rosales (22). 

Los otros dos asaltantes que aún soñaban con la libertado siguieron corriendo con dirección al barrio Los Cerros. Así llegaron al patio de la casa 29 de la manzana D de ese barrio y, saltando la medianera, intentaron meterse para escaparse de los uniformados. Sin embargo, uno de ellos -identificado como Ángel Leonardo Olguín (22)- llevaba un arma 9 milímetros en la cintura y, al intentar saltar la pequeña pared, se le escapó un balazo que lo lesionó en uno de sus muslos. Así fue como el tercero de los asaltantes también cayó en manos de los uniformados.

El cuarto -y único que aún permanecía libre- le quitó el arma a su compañero y se metió al interior de la casa. Allí sorprendió al dueño y, sin dejar de amenazarlo, le exigió que le entregue una nueva muda de ropa, pensando que si se cambiaba lograría distraer a los uniformados, que lo esperaban afuera.

Con la ropa nueva, el hombre intentó correr unas cuadras más para escaparse, pero cuando había avanzado menos de dos cuadras, finalmente fue detenido. Raúl Rosario Ahumada (56) llevaba consigo una pistola 9 milímetros con 7 proyectiles.

Los cuatro asaltantes fueron trasladados a la Oficina Fiscal 4 de Godoy Cruz, al igual que las armas y las dos motos en las que habían llegado a la casa de Penín y que habían dejado estacionadas en la puerta.
Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 14:20
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 14:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buen trabajo por los policias que actuaron en el lugar y tambien por los vecinos solidarios que avisaron al 911. Felicito al periodista escritor de esta nota por la claridad de sus palabras y espero que la justicia caiga con todo el peso de la ley para este tipo de delincuentes..!!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California