Históricos discos dobles de las estrellas del rock

A sus cuarenta años recién cumplidos, el "Álbum blanco" de los Beatles se mantiene como un referente de la música moderna, pero también Bob Dylan, Led Zeppelin, Rolling Stones, Pink Floyd y The Clash lograron que sus discos dobles se hicieran un hueco en la historia del rock.

Con el Álbum blanco los Beatles dieron salida a treinta temas grabados entre mayo y octubre de 1968 en uno de sus proyectos artísticos más ricos de su prodigiosa carrera, aunque también el más disgregador de todos.

Muchos ven en este disco doble el comienzo del fin del grupo, cuyos miembros trabajaron por separado en algunas canciones del álbum, que se llamó simplemente The Beatles, y que el público bautizó después inspirándose en la cubierta blanca diseñada por el artista Richard Hamilton.

Aún hoy, el productor del grupo, George Martin, mantiene que hubiera sido mejor editar un solo disco con las mejores canciones, pero el Álbum blanco figura entre los favoritos de los seguidores de los Beatles, pese a contener experimentos como Revolution 9, un collage sonoro que John Lennon se empeñó en incluir en este trabajo.

El compendio de estilos del Álbum blanco ha inspirado a músicos de varias décadas, pero el primer disco doble que entró en la historia del rock fue Blonde on blonde, publicado por Bob Dylan dos años antes.

Poesía corrosiva y melodías inolvidables se mezclaron en el séptimo disco de Dylan -editado en un solo disco en versión en CD-, que incluye clásicos como Just like a woman y I want you, y que se cerró con un tema de más de once minutos, Sad eyed lady from the Lowlands.

Los Rolling Stones pueden presumir también de tener un álbum doble entre los mejores de su discografía: Exile on Main St, de 1972, que el grupo comenzó a grabar en Francia, país en el que Mick Jagger, Keith Richards y sus compinches se "exiliaron" a causa de sus graves problemas con el fisco británico.

A sus ingredientes habituales, el rock y el blues, los Stones añadieron varias dosis de gospel y jazz para facturar uno de los trabajos más celebrados de su extensísima carrera.

También Led Zeppelin empleó el formato doble para ampliar sus horizontes artísticos. La banda publicó en 1975 Physical Graffiti , que mezclaba temas monumentales, como Kashmir y In my time of dying, con piezas acústicas de corte blusero como Boogie with Stu y Black country woman.

Stevie Wonder presentó en 1976 uno de los álbumes más influyentes de la música negra: Songs in the key of life, una avalancha creativa que dio origen a clásicos como I wish, Sir Duke y Isn't she lovely.

The wall, el disco doble conceptual publicado por Pink Floyd en 1979, se convirtió en uno de los álbumes más vendidos de la historia de la música con el single Another brick in the wall como avanzada.

El principal compositor de la banda británica, Roger Waters, plasmó sus obsesiones sobre el aislamiento y la alienación en un clásico del rock que inspiró una película dirigida por Alan Parker en 1982.

El mismo año que se publicó The wall, los combativos The Clash editaron, también en formato doble, otro de los discos más célebres del rock: London calling.

Estos adalides del punk lograron que la discográfica CBS pusiera a la venta, al precio de un LP, dos discos repletos de momentos memorables, como Spanish bombs, Train in vain, The guns of Brixton y London calling.

The river, una de las canciones más emblemáticas de Bruce Springsteen, dio título a su disco doble publicado en 1980, que incluyó otro de los grandes éxitos de su carrera, Hungry heart.

El quinto álbum de la discografía del "Boss", que supuso su primer número uno en Estados Unidos, presentaba veinte canciones de trepidante rock and roll, muchas de las cuales pudieron escucharse en la reciente gira de Springsteen.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|16:54
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|16:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes