Ya son cinco los menores muertos tras el motín en cárcel de Salta

Un joven que estaba internado desde Navidad tras haber participado de un motín en una comisaría de la ciudad salteña de Orán murió a raíz de las graves quemaduras que había recibido.

Por la revuelta originada en la cárcel de la ciudad de Orán, provincia de Salta, ya suman cinco las víctimas fatales. Se trata de Alejandro Cruz, de 17 años, quien estuvo en agonía diez días y falleció finalmente por un paro cardiorrespiratorio.

"Queremos respuestas. Nadie se acercó para explicarnos que pasó esa noche", reclamaron los familiares de la nueva víctima tras enterarse de su muerte.  

Los tres primeros menores que murieron tras el motín fueron  Jesús Vides, Víctor Condorí y Hernán Guzmán, todos de 17 años e internados en el hospital San Vicente de Paul de Orán.

Días después, en el Hospital San Bernardo de la capital salteña falleció Esteban Figueroa y ahora Cruz, también internado allí.

Mientras tanto, aún permanecen en terapia intensiva y en estado grave, Exequiel Galarza, con quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo, y Pablo Sotelo, internado en el Instituto del Quemado con pronóstico reservado.  

Según las autopsias practicadas a los primeros muertos, todos estaban ebrios, presuntamente porque un policía había ingresado bebidas alcohólicas con motivo de las fiestas navideñas, informaron fuentes judiciales.

El dato surgió luego de la declaración de sobrevivientes de la revuelta y de la autopsia practicada a los cadáveres de los menores, quienes tenían alto contenido de alcohol en sangre y en sus estómagos, de acuerdo al informe entregado a la jueza del caso, Norma Vera.

Tras esta información, quedó en la mira de los investigadores  el agente José Arancibia, de 35 años, quien resultó herido de un culatazo en la cabeza por los jóvenes cuando iniciaron el motín.

Según los voceros consultados, cinco adolescentes que no intervinieron en el motín declararon que Arancibia llevó cajas de vino y sidra y cigarrillos a un patio externo de los calabozos de la seccional para organizar una fiesta con los jóvenes, todos con antecedentes por homicidio y robo calificado.

Los menores agregaron que cuando la ingesta de bebidas llevaba ya cerca de dos horas, alrededor de la 1.30 del 25, uno de los jóvenes muertos y cabecilla del motín, Vides, comenzó a pelear con el uniformado.

En esas circunstancias, ingresó al patio el agente Álvaro Mansilla, que no participaba de la reunión, y enseguida los detenidos lo atacaron, le arrebataron su arma, lo patearon y  le pusieron un colchón sobre el cuerpo al que trataron de prenderle fuego.

Un grupo de reclusos que no participó del motín ayudó a Mansilla, a quien introdujeron en un calabozo del cual trabaron el acceso para salvarlo de los enfurecidos adolescentes mientras afuera se desataba una batahola.

Mientras tanto, el resto inició una quema de colchones con la intención de fugarse de la seccional y trataron de romper una reja con la intención de trepar a los techos y ganar la calle.
Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 20:29
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 20:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes