Salió de la cárcel con permiso para pasar año nuevo con su familia y se fugó

La espectacular fuga se produjo casi en las narices de los efectivos del Servicio Penitenciario, ya que el ahora prófugo pidió permiso para ir al baño, y desde allí aprovechó para saltar un muro y escapar.

Un joven que había sido condenado a 8 años de cárcel por un homicidio y estaba preso en la cárcel local escapó de la casa de sus padres cuando los efectivos del Servicio Penitenciario lo fueron a buscar, luego de que fuera beneficiado con un permiso especial para pasar con su familia las fiestas de Año Nuevo.
  
La espectacular fuga se produjo casi en las narices de los efectivos del Servicio Penitenciario, ya que el ahora prófugo pidió permiso para ir al baño, y desde allí aprovechó para saltar un muro y escapar.
  
Se trata de un joven de 27 años, identificado como Héctor Leónidas Corvalán, quien había sido condenado en el 2004 por un homicidio, según trascendió hoy al conocerse los detalles de la fuga protagonizada ayer al mediodía.
  
Corvalán figuraba entre los reclusos que gozaban de una "conducta intachable" entre los cuatro muros del edificio carcelario de la calle Alsina 850 de esta capital, según destacó en su edición de hoy el diario El Liberal.
  
Ante los "buenos antecedentes" que registraba como interno del Penal de Varones y dado que llevaba cumplida la mitad de su pena, los funcionarios judiciales aceptaron otorgar un permiso especial que solicitó el ahora prófugo.
  
La presentación ingresó en vísperas de la llegada del Año Nuevo: justamente, requería una salida transitoria para que pudiera compartir con sus padres esa tradicional festividad.
  
De este modo, los camaristas firmaron el permiso y fue entregado, para su cumplimiento, al Servicio Penitenciario Provincial.
  
El oficio judicial indicaba que se debía trasladar a Corvalán a la vivienda de sus progenitores a las 22:00 del 31 de diciembre y que tenía que ser retirado ayer al mediodía.
  
En ese marco, fue conducido a su casa -en la calle Congreso, en la zona del Barrio Industria- en un vehículo del Servicio Penitenciario.
  
Tras festejar en familia la llegada del 2009, ayer al mediodía, ante la nueva aparición de los guardias cárceles, Corvalán se abrazó a sus padres y a todos los que lo rodeaban, hasta que acusó una necesidad fisiológica y pidió ir al baño.
  
Cuando pasaron varios minutos, los efectivos del Servicio Penitenciario se inquietaron y fueron en su búsqueda.
  
Allí advirtieron con sorpresa la ausencia del joven, quien había saltado la tapia del fondo de su casa y se fugó.
Opiniones (1)
13 de diciembre de 2017 | 10:22
2
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 10:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Soy seguidora de mdz, pero por favor aclaren de donde son las notas, o tengo que pensar que hay segundas intenciones...
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California