Deportes

La ‘vida nueva’ del delantero Didier Drogba

"Por primera vez en mi carrera, perdí mi pasión por el fútbol. Estaba perdido a comienzos de este año", confesaba Drogba horas antes del final de un 2008 que desea cerrar cuanto antes.

El pasado verano, Didier Drogba tuvo una crisis de fe. De fe futbolística. “Me sentí completamente vacío”, recuerda el atacante del Chelsea. Al futbolista de Costa de Marfil le costó mucho superar la ‘depresión’ que le sobrevino tras la derrota de los ‘blues’ en la final de la Champions ante el Manchester United, que también birló la Premier League a los londinenses. En parte, Drogba se culpaba de la derrota continental de los suyos, a los que dejó en inferioridad tras autoexpulsarse de forma absurda antes de los penaltis. Y el principio de esta temporada tampoco hizo mucho por mejorar la condición anímica del poderoso delantero.

El 1 de octubre, en un partido de Champions ante el Cluj en Rumanía, Drogba se lastimó la rodilla. Se temió incluso por la temporada, pero al final no hizo falta cirugía. Volvió a mediados de noviembre, pero otra vez su sangre caliente le volvía a jugar una mala pasada: en un partido de Carling Cup ante el modesto Burnley, Drogba lanzaba una moneda a la grada tras anotar un gol (que no impidió el KO del Chelsea). Resultado: tres partidos de sanción y un nuevo corte de ritmo.

Posiblemente, Drogba recordó en ese momento sus más negros pensamientos veraniegos. “Pensaba que no tenía ya la cabeza para jugar más al fútbol. Había perdido mi energía por completo. No quería hablar de objetivos ni de ambición nunca más. Me sentía completamente vacío”.

“Por primera vez en mi carrera, perdí mi pasión por el fútbol. Estaba perdido”, confesaba Drogba horas antes del final de 2008, un año que desea cerrar cuanto antes.

Porque, además, entre lesiones y sanciones, Drogba permitió la consolidación en la delantera del Chelsea –su coto privado desde 2004– de Nicolas Anelka, aunque hay que admitir que el francés no puede haber hecho más para aprovechar su oportunidad. Es el máximo goleador de la Premier, mientras que Drogba apenas suma un tanto, el logrado el pasado 26 de diciembre ante el West Bromwich Albion.

En teoría, el africano debería ser la pareja de baile del ex del Real Madrid, aunque los bailes tácticos de Luiz Felipe Scolari tampoco ayudan mucho. El ‘11’ necesita minutos, goles y, sobre todo, utilizar como motivación la amargura de la temporada pasada. “Pudo ser espectacular, pero ha quedado llena de lamentos”. Drogba busca confirmar el tópico y estrenar vida nueva en 2009.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|03:51
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|03:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016