La posibilidad del paro de las estaciones de servicio se postergó hasta enero

Según Alejandro Jaliff, directivo de AMENA, quien durante todo el día participó en las reuniones en las que se analizó el problema en Buenos Aires, "se ha pasado todo para después de las fiestas". Anticipó que durante la segunda semana de enero, se retomarán los reclamos con ánimos "muy ásperos". Recordó cuando el año pasado se vivió una situación muy similar y luego en enero "no apareció nadie del gobierno para negociar por las vacaciones". Tensión en la CECHA.

La transición de año que se producirá en los próximos días, para tranquilidad del Gobierno nacional, será sin el temido fantasma de los problemas en el abastecimiento de combustibles.

Aunque el ambiente el lunes a la tarde, luego de las arduas negociaciones, ha quedado muy caldeado, el ánimo de los empresarios -tanto de los que estaban a favor de levantar el paro como de quienes querían cumplir con la medida de fuerza- se mostró en un estaedo que orilló la depresión.

Es que, si bien las negociaciones continuarán durante la segunda semana de enero, la posibilidad de que desaparezcan los funcionarios por las vacaciones y la ausencia de soluciones de compromisos de fondo no anuncia un panorama auspicioso. Por lo tanto, la posibilidad de un paro de las estaciones de servicio sólo ha tenido una prórroga, de apenas unos días.

El ánimo final de las negociaciones ha sido a favor de “que pasemos las fiestas”, confesó desde Buenos Aires al final de la reunión Alejandro Jaliff, director de la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines (AMENA). Y al mismo tiempo acotó sobre el ofrecimiento hecho hoy por YPF: “Es un caramelo, en verdad lo que necesita el sector para salir del inconveniente de la rentabilidad es una cifra diez veces superior a lo que se ofreció”, agregó.

Esta tarde, la petrolera española de bandera, una de las más chicas del mundo, ofertó $ 4.500 por mes para las estaciones con una rentabilidad menor a la media. “Hoy una estación de servicio está pagando por leyes sociales y sueldo, mínimo, $ 40 mil por mes”, reveló.
Siguiendo la línea de pensamiento de Jaliff, se infiere entonces que el ofrecimiento de YPF sólo fue para salir del paso y evitar el paro durante “las fiestas”.

La desazón manifestada por Jaliff hace centro en el principal punto en cuestión: “Imagináte que nosotros estamos hablando de 7% más, que serían unos 10 centavos por litro. Si estamos ante una ecuación que nace de sacarle a $ 2,20 el 7%, a nosotros nos quedan $ 0,15 por litro, mientras que lo que pedimos es llegar a los $ 0,25, que en plata serían entre unos $ 30 mil o $ 40 mil, con lo cual $ 4 mil es nada”, graficó Jaliff.

La actual situación de los propietarios de estaciones de servicio es muy similar a la que se vivió durante la víspera de año nuevo pasada. Cuando se dilató el conflicto para “después de las fiestas” y en enero no quedó ni el gato.

En tanto, Jaliff ventiló que la reunión última en la que la CECHA analizó el asunto de la escasa rentabilidad, las discusiones “por momentos fueron muy ásperas” y el ambiente quedó “muy viciado” luego de que no se firmara convenio alguno, ya que todo fue “muy verbal y sólo con la intención de pasar las fiestas”.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:35
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes