Deportes

Sobra optimismo, pero también hay prudencia en Los Pumas

Esto fue lo que reflejó en sus palabras el técnico argentino Marcelo Loffreda, a sólo dos días del partido ante Irlanda, ese que definirá el futuro del grupo D del Mundial de rugby de Francia.

A dos días del crucial duelo ante Irlanda, el domingo en el parisino Parque de los Príncipes por el Grupo D del Mundial de rugby 2007, Argentina se prepara a conciencia con una actitud que oscila entre el optimismo mesurado y la prudencia.

En estos términos se expresó este viernes el entrenador albiceleste, Marcelo Loffreda, tras anunciar el equipo titular en conferencia de prensa en el hotel Enghien-les-Bains, localidad al norte de París, donde se encuentra concentrada su selección.

"Respecto al equipo, creo que estamos llegando bien a este partido, que llegamos en el momento justo (de preparación) como ante Francia. Hay que controlar la ansiedad. ¡Estamos bien!", señaló el estratega.

Y prosiguió: "La confianza del equipo tiene que subir, pero sin sobrevalorarnos. Tenemos que pensar que estamos al borde del abismo y que con una pequeña distracción nos precipitamos. Una sensación de confianza excesiva puede provocar un bajón de rendimiento".

El director técnico aborda el partido con una mentalidad muy parecida al del encuentro inaugural ante Francia (victoria 17-12), con un muy buen pack, fortaleciendo al equipo en el medio y la defensa, sobre todo.

En cuanto a sus próximos objetivos, una vez más insistió en no ir más lejos del próximo encuentro, lo que viene repitiendo desde antes de comenzar el torneo. "Cometeríamos un error si fuéramos más allá del partido... Irlanda nos genera una actitud mental muy precisa", por lo que no hay que desconcentrarse, explicó el futuro entrenador del Leicester inglés.

Sobre la controversia provocada por la designación del neozelandés Honnis como árbitro del encuentro, el estratega quitó hierro al asunto aunque sin soslayarlo, reconociendo que en lo que va de torneo los arbitrajes han sido, en general, positivos.

Las advertencias sólo son "una precaución para que no ocurra lo que pasó con Australia en 2003 (16-33) cuando Paul Honnis fue el árbitro... En lo que va del Mundial, en general los arbitrajes fueron positivos. Todos han sido consecuentes con los lineamientos dados". En toco caso, se trataría de "anticiparse a una situación".

Por su parte, el medio scrum y capitán del equipo, Agustín Pichot (Stade Français), restó importancia al tema de los arbitrajes y no cree que haya favoritismos por uno u otro equipo.

"Para mí el asunto del árbitro no cuenta. El equipo debe adaptarse a la forma de arbitrar cada partido. No encuentro correcto que se diga que la organización no quiere que Argentina siga y Francia sí. Creo que éste es un deporte todavía imparcial".

De la misma manera, fue cauto al mencionar al rival de turno. "Nosotros tenemos mucho feeling en nuestro equipo... Ellos (Irlanda) muchas razones para ganar", sentenció el jugador, de 33 años.
En Imágenes