Tres menores murieron asfixiados durante un motín en una cárcel de Salta

Tres menores de edad murieron como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono, durante un motin que se registró en una comisaría de la localidad salteña de Orán, según indicaron fuentes del servicio penitenciario de la provincia.

En tanto, otro adolescente se encuentra internado en grave estado en la sala de terapia intensiva del hospital San Vicente de Paul, junto a dos efectivos penitenciarios afectados.

Todo ocurrió ayer, en una comisaría de Orán, cuando cerca de una docena de jòvenes estaban fuera de sus celdas, en un lugar de esparcimiento, por el festejo de la Navidad.

Sin embargo, uno de los jóvenes lideró la revuelta para poder escapar y en primer término atacaron a un policía identificado como Alvaro Mansilla, al que le sustrajeron su arma reglamentaria y con la misma le aplicaron un culatazo, para luego darle patadas y golpes en el piso.

Cuando otro policía, Alvaro Mansilla, intentó defender a su compañero los menores lo atacaron con un destornillador, provocándole una herida en el codo.

Sin embargo, luego prendieron fuego varios colchones para de esa manera poder alcanzar una parte superior y escapar, pero lejos de lograr su objetivo se vieron afectados por el humo tóxico que despidieron los colchones, en una verdadera trampa mortal, dado que bloquearon la única salida que tenían.

Las víctimas fueron identificadas como Jesús Vides y Víctor Condorí y Hernán Guzmán, todos de 17 años, y estaban alojadas allí por homicidio.

"¡Estamos jugados, no nos importa nada!", decía a los alaridos el conductor del motín, de apellido Vides, quien murió luego por aspirar el humo tóxico.

Un cuarto muchacho que participó de la violenta refriega se debate entre la vida y la muerte en la unidad de terapia intensiva.

En tanto, los agentes Mansilla y Arancibia están internados en diferentes centros asistenciales, el primero debió ser operado por el culatazo recibido.

Es el segundo hecho similar que ocurre en poco más de dos años en esa dependencia, ubicada en el centro de la ciudad norteña.

Durante 45 minutos la comisaría fue pura tensión, por el accionar de los menores y la policía y bomberos, que intentaron controlar la situación.

De los menores que tomaron parte de la revuelta, dos evitaron participar e incluso intentaron ayudar a los policías heridos.

El subjefe de Policía, Mario Paz, se trasladó de inmediato a la zona y la causa quedó en manos de la jueza de Instrucción Norma Vera, quien llevará adelante las investigaciones pertinentes.
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 19:09
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 19:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'