Un "impasse" en el juego para festejar fin de año

El Casino de Park Hyatt Mendoza agasajó a todos sus clientes con una gran fiesta. Durante la reunión hubo diferentes espectáculos musicales y humorísticos, un menú especialmente preparado para la ocasión, fuegos artificiales y muchísimas sorpresas. El cierre de oro llegó con Los Sultanes, que hicieron bailar a todos hasta la madrugada.

Más de 300 personas participaron de la gran fiesta de fin de año del Casino de Park Hyatt Mendoza. El lugar elegido para la reunión fue el imponente patio del hotel cinco estrellas, que fue especialmente ambientado con livings, escenarios, pantallas y una iluminación cálida e impactante.

Los invitados disfrutaron los distintos espectáculos que se fueron sucediendo durante la noche.

Entre los diversos números musicales hubo un cuarteto de jazz durante la recepción y luego, La Nueva Guardia sorprendió a todos con una fusión de ritmos tangueros y electrónicos. Unas 10 parejas bailaron los aggiornados acordes del dos por cuatro entre el público.

El gerente general del casino, Nick Hughes, junto a Carlos Lepre –subgerente general- dio la bienvenida a todos los presentes y auguró los mejores deseos para 2009.

Más tarde llegó el turno de los mariachis y del show humorístico de Cacho Garay, que divirtió a los presentes durante casi una hora con sus ocurrentes chistes y cuentos.

Pasada la medianoche, los invitados se dirigieron al salón de los Espejos, en donde comenzó la fiesta. Allí, el cuarteto Los Bongiovanni desplegó su repertorio de diferentes estilos. Posteriormente, el grupo Yamuri y un conjunto de bailarines hicieron bailar a todos los presentes.

Fue una noche colmada de shows artísticos y atracciones. Y sin lugar a dudas, la sorpresa mayor fue la actuación de Los Sultanes, quienes con sus pegadizos hits continuaron con el clima de fiesta total.

Para finalizar, uno de los clásicos del casino, Harry Rocha, llegó con lo mejor de la salsa, levantó de sus lugares a los pocos que quedaban sentados, y armó un largísimo trencito. En el salón de los Espejos se bailó hasta bien entrada la madrugada.

Por supuesto que los clientes de la sala de juegos disfrutaron además, la exquisita propuesta gastronómica, la barra de tragos que ofreció Park Hyatt y un espectacular show de fuegos artificiales que iluminó el cielo durante largos minutos.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial