Deportes

Boca se coronó campeón por 23º vez en su historia

Pese a perder 1 a 0 con Tigre, el resultado le alcanzó para ganar el triangular final y con ello el torneo Apertura.

Boca Juniors sufrió pero se consagró campeón del torneo Apertura 2008, pese a perder esta noche 1 a 0 con Tigre, que cerró de manera más que digna su participación en el certamen.

El único gol del partido lo convirtió Leandro Lazzaro, luego de un grave error del arquero Javier García, pero a Tigre no le alcanzó porque necesitaba un tanto más para poder dar la vuelta olímpica.

El partido se jugó en la cancha de Racing, con un buen arbitraje de Sergio Pezzotta, quien expulsó a Rodrigo Palacio, a los 47 minutos del segundo tiempo.

Boca se consagró campeón por tener un gol a favor más que Tigre y dos más que San Lorenzo, y por eso, pese a que en el triangular final todos terminaron con tres puntos, pudo dar la vuelta olímpica.

Boca y Tigre no brindaron un buen espectáculo, pero el gol de Lazzaro le puso emoción e incertidumbre al resultado.

En el comienzo del partido, como se esperaba, se pudo ver a dos equipos nerviosos, ansiosos, tratando de llegar al gol antes de patear al arco, provocando que todo sea muy confuso, trabado y sin situaciones de gol.

En ese panorama, siempre dio la sensación de ser más firme Boca, pero cuando atacaba dejaba muchos espacios atrás y se exponía de manera innecesaria a contras, que para su suerte Tigre no supo aprovechar, sobre todo en el primer cuarto de hora.    

La sensación de dominio de Boca se basaba en el buen trabajo de Cristian Chávez, el más claro de todos en el equipo de Carlos Ischia de mitad de cancha hacia delante, pero pocas veces encontró la compañía que necesitaba de Leandro Gracián.

La primera situación clara del partido tardó 20 minutos en llegar: Chávez habilitó de manera perfecta a Luciano Figueroa, quien dentro del área quiso cruzar su remate pero salvó bien el arquero Luis Ardente.

Esa situación animó al conjunto de la ribera, que comenzó a buscar el gol con más gente pero carecía de profundidad como para liquidar la historia.

Por su parte, los de Victoria insinuaban cuando atacaban poder generar peligro, sobre todo con las pelotas cruzadas al área, pero esas situaciones se diluían debido a que fallaban en el toque final.

Lo curioso de la primera etapa fue que dentro de un partido trabado y mal jugado, los dos equipos dispusieron de mucho espacio como para poder lastimar al rival, pero el apuro y las ganas pudieron más y eso los llevó a cometer muchos errores.

Sobre el final del primer tiempo llegó la única situación de gol para Tigre, luego de un mal pase de Lucas Viatri, quien habilitó involuntariamente a Martín Morel, pero el enganche del equipo de Victoria, cuando lo tenía a Leandro Lazzaro solo por la derecha eligió rematar al arco para que Javier García "mate" la pelota contra su pecho sin dar rebote.

Con el empate en cero se fueron los primeros 45 minutos, donde ninguno de los dos hizo demasiado para estar en ventaja, algo que a Boca le venía más que bien porque con ese resultado le alcanzaba para consagrarse campeón.

Para el segundo tiempo Ischia tuvo que hacer un cambio obligado, porque se lesionó Jesús Dátolo, quien fue reemplazado por Alvaro González, quien se movió por derecha mientras que Chávez se corrió a la izquierda.

Más allá de esta variante, en el inicio del segundo tiempo nada cambió, porque todo siguió siendo igual. Boca se paró unos metros más adelante aunque con intenciones de jugar más lejos de su arco que buscar el del rival.

Con el correr de los minutos, ayudado por el ingreso de Rodrigo Palacio, quien reemplazó a Figueroa, Boca de a poco se transformó en el dueño del partido atacando más, manejando los tiempos y dejando correr los minutos.

Además, los dos zagueros centrales de Boca le daban desde el fondo tranquilidad al equipo y promediando el segundo tiempo la vuelta olímpica era sólo una cuestión de tiempo para los vestidos de amarillo.

Cuando Boca era dueño del partido y se preparaba para festejar llegó el gol de Tigre, luego de otro error de Javier García, quien se quedó esperando una larga pelota que llegó al área, se anticipó Lazzaro y de cabeza los de Victoria se pusieron en ventaja.

A partir del gol la cancha de Racing se transformó en un hervidero, pero de nervios. Tigre porque no podía llegar al tanto que le diera el título y Boca porque no podía entender lo que le estaba pasando.

Así pasaron los minutos, con los dos teniendo sus chances, pero el que cantó victoria fue el que perdió, que fue Boca, que sumó esta noche una nueva copa a sus vitrinas.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|23:28
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|23:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016