El milagro de los Andes: la tragedia humana o la hazaña de sobrevivir

El accidente conmovió a Uruguay y el mundo, pues los 16 jóvenes, que tenían entre 18 y 25 años, sobrevivieron en terribles condiciones, resistiendo a la muerte, el frío, el miedo, los aludes, y el hambre, que suplieron comiendo carne humana. Mirá un video de la hazaña de los sobrevivientes.

El 23 de diciembre de 1972, hace 36 años, terminaba una odisea para 16 jóvenes uruguayos tras sobrevivir por 72 días en la cordillera de los Andes comiendo carne humana luego que se estrellara el avión en el que viajaban a Santiago de Chile.
  
"Hace 36 años, un día como hoy, fuimos rescatados de los Andes", dice Pedro Algorta, uno de los sobrevivientes, en su blog www.survivorwalk.blogspot.com.
  
El 13 de octubre de 1972 el avión Fairchild F-227 de la Fuerza Aérea Uruguaya que se dirigía a Santiago con 45 pasajeros, la mayoría estudiantes y jugadores de rugby, que iban a disputar un partido, se estrelló en la cordillera en medio de una fuerte tormenta.
  
Doce murieron en el accidente, y los otros 17 fueron pereciendo como consecuencia de sus heridas o de los aludes.
  
Al décimo día se enteraron por una radio a transistor que se había suspendido la búsqueda. Ante la nueva situación, la falta de alimentos y la certeza de que dependían de sí mismos, decidieron comer la carne de sus compañeros muertos.
  
Los rescatistas "estaban buscando cadáveres, no personas vivas. Y lo peor de todo, es que no sabían que los estábamos escuchando" por la radio, comentó Algorta.
  
"Eso quería decir que no nos iban a venir a buscar y que probablemente íbamos a tener que estar mucho tiempo ahí, sanos, fuertes, alimentarnos. Inclusive, si no nos venían a buscar, salir. Esto fue un punto de inflexión", agregó.
  
De hecho, los fueron a buscar sólo después de que dos de los sobrevivientes -Fernando Parrado y Roberto Canessa- caminaron durante 10 días hacia el oeste, rumbo a Chile, escalando y atravesando sin equipo y con escaso alimento las cumbres para buscar ayuda. Lo increíble es que lo lograron.
  
El 21 de diciembre dieron con un arriero chileno, Sergio Catalán, en la zona de Los Maitenes, que buscó ayuda. Al día siguiente, se rescató en helicóptero a parte de los sobrevivientes y el resto fue rescatado un día después.
  
"El 22 de diciembre, cuando amaneció, salimos del avión para escuchar la radio (...) Escuchamos algo distinto, las radios comentaban que dos personas  habían aparecido caminando en Los Maitenes y que decían ser sobrevivientes del avión caído en la montaña", rememora Algorta.
  
"Hasta el día de hoy, se me pone la piel de gallina cuando pienso en ese momento. Acurrucados alrededor de una radio, éramos seres humanos que habían sido dados por perdidos 72 días atrás, pero ahí estábamos, débiles y golpeados por el frío y las tormentas, con nuestros labios partidos por el frío y los dientes flojos por el escorbuto, algunos con sus piernas quebradas o ciegos por el reflejo del sol y rodeados de los restos de nuestros compañeros muertos", agrega.
  
La tragedia o milagro de los Andes es una historia cíclica, que reaparece cada tanto en forma de libro (se han editado una decena y se acaba de publicar "La Sociedad de la nieve", de Pablo Vierci), documental, película -"Alive" (1993), de Frank Marshall-, resistiendo los años y el olvido.
  
"Lo que pasa es que es una historia muy humana, es una historia de supervivencia, y a la gente le interesa porque se pregunta cómo hubiera actuado en esa situación", dijo Fernando Parrado a AFP tras la publicación de su libro "Milagro en los Andes", donde cuenta la peripecia en primera persona.
  
Para Parrado, ser un sobreviviente "no es nada, porque el día que comprendes, no te afecta más".

Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 18:06
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 18:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia