Impresionante operativo por el robo a una estación de servicio

Unos 80 policías allanaron una bodega abandonada de Guaymallén donde viven 26 familias. Fue por el asalto a una estación del departamento, de donde se habían llevado $10.000 y una camioneta. El sistema satelital ubicó el rodado y la Policía logró detener a la esposa de uno de los asaltantes.

Tres individuos contaban con información precisa para dar el golpe que ejecutaron este lunes al mediodía la estación de servicio ubicada en Elpidio González y carril Ponce, de Rodeo de la Cruz. De allí se llevaron $10.000 y también la camioneta de la propietaria. Se desplegó un gran operativo policial que tuvo como saldo la detención de una mujer que tenía fotografías del vehículo robado y que es la esposa de quien fue juzgado y absuelto este año por el doble homicidio ocurrido en 2003 en el Átomo Lavalle. Este sujeto habría sido uno de los autores del robo a la bomba de nafta.

El arresto de la mujer fue realizado por efectivos policiales, pero éstos llegaron hasta el predio donde funcionaba la bodega San Martino gracias al sistema de monitoreo satelital (de Lo Jack), que posee la Nissan Frontier de la dueña de la bomba de nafta.

Luego de este arresto comenzaron a llegar uniformados de Infantería, Umar, Motorizada, de la Unidad Operativa de Guaymallén y de Investigaciones. En total eran unos 80 efectivos que allanaron la bodega donde viven unas 26 familias.

El allanamiento estuvo a cargo del doctor Roberto Álvaro Lemos Reynoso, titular del Segundo Juzgado de Garantía, quien confirmó que sólo habían detenido a una mujer y que los autores del robo no habían sido arrestados.

Pero todo comenzó a las 11.50 en la estación El Sol ubicada en la esquina de Elpidio González y carril Ponce, de Guaymallén. Allí llegaron tres individuos a bordo de un Daewo, de color verde, que estacionaron frente a la oficina de la propietaria de la bomba de nafta, Lucía Mabel Riera.

Se bajaron y con un combo destrozaron la puerta. Adentro estaba la mujer, su hijo y el encargado. Estos dos últimos fueron amenazados con armas de fuego, mientras que a la dueña la golpearon en la cabeza para que les de el dinero.

El fiscal que investiga el hecho, Diego Luzverti, y su ayudante, Gustavo Pirrello, manifestaron que el robo fue de $10.000.

Sin embargo, más allá de la suma robada, que sin dudas es importante para la víctima, la bomba de nafta había sido vigilada durante varios días. En primer lugar, los delincuentes tenían el dato que en la oficina aún estaba la recaudación del fin de semana. En segundo término, porque el propio Pirrello aportó la pista: “Detuvimos a una mujer que en su mochila llevaba elementos robados en la estación de servicio y también fotografías de la camioneta Nissan”.

El funcionario judicial también dijo que la detenida tenía $900 en el bolso pero aún no la vinculan totalmente al atraco, aunque en “la cuna de su hijo tenía $7.000”, agregó Pirrello fundamentando el arresto.

Los otros elementos que le secuestraron a la sospechosa, identificada como Alejandra Feltrer (29), son la cartera y documentos de la dueña de la estación de servicio. Por esta razón la Justicia la imputó por encubrimiento.

Esta es la única persona que lograron atrapar los casi ochenta uniformados que requisaron la bodega, ya que los verdaderos autores del asalto ya habían huido cuando estos llegaron, gracias a que Lo Jack localizó el rodado y avisó a la Policía.

Cuando entraron los efectivos a la bodega, alrededor de las 16.30 cuando llegó el juez de Garantía, también encontraron el Daewo utilizado en el asalto, el cual había sido robado el 11 de diciembre en Guaymallén.

Los ladrones polarizaron los cristales de este vehículo y hasta le arreglaron un abollón que tenía en la parte delantera, según dijo su dueña cuando se reencontró con su coche.

Una detenida, dos rodados recuperados y $7.000 hallados en una cuna de bebé es todo lo que tienen objetivamente los investigadores y la Policía hasta el momento. Al respecto, no saben si ese dinero es parte del botín robado en la estación de servicio, aunque nadie en la bodega abandonada podría tener una suma similar debido a la precariedad en la que viven.

No obstante, creen que entre los autores del robo estaría Fernando Rivarola, quien está casado con la mujer arrestada.

Pero Rivarola es un viejo conocido de la Justicia. Fue acusado, juzgado y absuelto por las muertes de Silvia Amaya, de 24 años, y su hija Daiana Torres, de 7, quienes fueron asesinadas en la puerta del Átomo de Lavalle el 20 de diciembre 2003 cuando una banda se tiroteó con la Policía.
Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 03:42
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 03:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia