El intento de asalto a Cobos desnuda irregularidades en el sistema 911

Un colaborador del vicepresidente llamó al teléfono de urgencias para alertar a la Policía sobre el incidente. Sin embargo, el subcomisario de General Alvear sostuvo hoy que se enteró del episodio recién cuando la comitiva le contó lo ocurrido. Limitan los movimientos del vicepresidente. Audio del momento del asalto.

El intento de asalto que sufrió el vicepresidente Julio Cobos ayer a la mañana en la ruta a General Alvear deja a la vista serias sospechas respecto del funcionamiento del sistema telefónico de urgencias, conocido como 911.

Las dudas nacen a partir de los testimonios del entorno de Cobos y del subcomisario Marcelo Calipo, titular de la Subcomisaría de General Alvear, que fue quien tuvo a cargo el operativo de la llegada del vicepresidente Cobos a ese departamento.

El uniformado le dijo esta tarde a MDZ que recién desplazó los móviles hacia el lugar del incidente unos 40 minutos después del intento de asalto a Cobos. Pero Calipo aclaró que no se debió a una tardanza voluntaria: “yo me enteré de lo que había sucedido en la ruta recién cuando la comitiva del Vicepresidente llegó a Alvear y entrevisté al chofer y a los custodios”.

Esto demuestra que el subcomisario alvearense no recibió la alerta del hecho ocurrido desde el Centro Estratégico Operativo (CEO) de la Policía, a pesar de que la comitiva que acompañaba a Cobos llamó al 911 apenas se produjo el incidente. Así lo ratificó esta tarde el director de Relaciones Institucionales del Senado Nacional, Néstor Majul.

En concreto, Majul, que viajaba en el mismo auto de Cobos, ratificó que fue un par suyo, Juan Antequera, el que se encargó de hacer el llamado al teléfono de urgencias de la Policía, el cual quedó registrado en su celular con la hora 11,42.

Este llamado fue realizado minutos después de que un grupo de jóvenes intentaran frenar el recorrido del vehículo en el que viajaba Cobos a la altura de Monte Comán. Lo mismo ocurrió minutos después con el coche en el que viajaban los cuatro custodios federales del vicepresidente, quienes no se detuvieron, ya que su premisa es cuidar la seguridad de Cobos.

La novedad la conoció Calipo cuando llegó a Alvear la comitiva. Fue en ese momento que desplazó móviles policiales hacia el lugar señalado, tanto de la seccional del Alvear, como de Real del Padre y de Monte Comán. Esos desplazamientos se realizaban mientras Cobos y su gente hacían una visita protocolar a la municipalidad.

La explicación del subcomisario dejó en claro, sin quererlo, que desde el 911 no desplazaron vehículos policiales cuando la gente que acompañaba a Cobos informó, telefónicamente, sobre el intento de asalto.

Hasta el momento, lo que parece ser un grave síntoma del funcionamiento del sistema de emergencias de la Policía de Mendoza, no ha tenido respuesta oficial. Desde el Ministerio de Seguridad indicaron hoy que, durante el fin de semana, no tienen acceso al registro de llamados efectuados al 911 “porque sólo hay operadores y sólo los directores pueden verificar los registros”. El informe y las aclaraciones respectivas recién serían dadas mañana.

Sobre este punto Calipo fue categórico al decir: “Acá en Alvear no ingresó la llamada al 911”. De inmediato expresó que podría haber entrado la denuncia a San Rafael o en otro distrito, pero siempre aclarando que a su seccional no llamaron desde el CEO y que se enteró de los hechos cuando el ex gobernador de Mendoza llegó a Alvear.

Esos móviles que se dirigieron hacia donde ocurrió el intento de asalto no encontraron el vehículo (un Fiat 128 de color azul o un Renaul 12 de ese color: en este punto persiste cierta confusión). Es que ya había pasado mucho tiempo y lo más probable es que los presuntos delincuentes a esta altura ya habían huído.

Un dato agrava más el panorama. La secretaria del vicepresidente, Patricia Gutiérrez, fue la tercera "víctima" de los supuestos asaltantes de la ruta a Alvear. También zafó de ellos, a pesar de que a la pasada, los asaltantes la golpearon con una campera. Gutiérrez iba al encuentro de Cobos en Alvear y calcula que pasó por el mismo lugar media hora después que el vicepresidente y su custodia.

Que Gutiérrez haya sido atacada también demuestra que, efectivamente, no hubo una acción policial inmediata, después del llamado al 911.

"Me morí de miedo", contó hoy Gutiérrez, quien vivió un momento tenso más relacionado a esta historia. 

En la tarde del sábado, cuando volvía a Capital por la misma ruta, ella y el diputado Andrés Marín descubrieron al costado de la ruta el vehículo azul a bordo del cual estaban los posibles asaltantes en la mañana. Hizo un nuevo llamado al 911, para comunicar la novedad del auto abandonado. Desde el CEO le pidieron una precisión: el número de patente del coche, dato que Gutiérrez no pudo dar. 

En tanto, el  intento de asalto a Cobos no generó una denuncia formal realizada por la comitiva en Alvear. La Policía alvearense actuó de oficio y la investigación quedó a cargo del juez de Instrucción Néstor Murcia, mientras que  las actuaciones las llevan adelante las seccionales de Monte Comán, de Real del Padre y de General Alvear, bajo la carátula de “averiguación hecho”.

Descartan un atentado

Todas las fuentes consultadas en el entorno de Cobos coinciden en que el episodio del sábado no tiene ribetes de atentado contra el vicepresidente y que fue un simple intento de robo, practicado por chicos "muy jóvenes".

Nadie se quejó tampoco de la actuación de la custodia vicepresidencial. En este sentido, Majul destacó que el protocolo de los policías federales es igual al de la presidenta de la Nación. Y esto incluye no sólo la reacción, sino un operativo preventivo: un grupo de policías pasa por los lugares que va a recorrer Cobos, antes que el vicepresidente.

Así ocurrió en este caso, según Majul: un grupo de policías pasaron por el mismo lugar antes que el mendocino, sin detectar peligros para su integridad.

El asesor descartó también que se vayan a realizar cambios en la custodia a partir de lo ocurrido. Incluso sostuvo que últimamente están acotando los movimientos de Cobos para "profesionalizar la seguridad del vicepresidente". Hasta hace poco, Cobos tenía la costumbre de sorprenderlos con traslados no acordados previamente.

Otro dato llamativo de lo que ocurrió el sábado es que, según pudo recabar este diario, ninguna autoridad del Gobierno provincial se habría comunicado con Cobos para tener detalles de lo que le ocurrió en las rutas del sur de la provincia, o al menos para tener un gesto de cortesía. 

Cobos nunca volvió a la Capital mendocino después del susto del sábado. Desde Alvear viajó a La Pampa y desde allí se movilizó, otra vez en vehículo, directamente a Buenos Aires. La tarde del domingo la pasó en Capital Federal. 

Opiniones (4)
26 de septiembre de 2017 | 01:40
5
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 01:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es patético leer hoy el "festejo" de los 10 años del ministerio, lo que podrián festejar es que como "curro " funciona a la perfección no???????? fijencen si no lo que padecio el Sr Cobos y el siendo vice presidente se pueden imaginar al resto de la población???? yo creo que la solución es muy fácil, necesitamos una POLICIA no es nada imposible, eso si hay que cerrar un gran curro como es el ministerio, formar hombres de azules, y no empleados públicos, y volver a que la policía sea una carrera y no un mero rebusque.
    4
  2. Tener el mismo número para emergencias que los países del primer mundo no significa que funcionará como funciona en esos países. Aquí llaman casi todo el tiempo para hacer jodas y tanto quienes atienden los llamados como los que deben acudir a ellos son insuficientes y dudosamente preparados por quienes los pusieron en funciones. Estamos en Argentina y, nos guste o no, somos especialistas en copiar y mal.
    3
  3. LLamé porque había unos chicos intentando abrir un auto y como no supe decirles el color del auto ni precisarles si eran 5 o 6 los asaltantes, me cortó la comunicación. Otra vecina había llamado, porque esos mismos chicos habían querido entrar a su casa forzando la puerta, pero la Policía nunca vino. Todo esto a dos cuadras de los Portones del Parque. El 911 es una oficina publica como cualquier otra, te atienden mal, no hacen su trabajo, ni siquiera se identifican y nadie controla su labor. Los delincuentes pueden estar tranquilos con el 911.
    2
  4. recien cuando las cosas le pasan a un funcionario publico se dan cuenta que los servicios no funcionan. Es una pena que tengan que suceder estas cosas para que los politicos tomen conciencia de los riesgos a los que estamos expuestos los ciudadanos comunes
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'