Deportes

Manchester es el campeón del Mundial de Clubes

El equipo inglés, con Carlos Tévez como titular, superó 1 a 0 con gol de Rooney a la Liga de Quito que dirige el argentino Edgardo Bauza, en la final del Mundial de Clubes.

Pese a jugar casi un tiempo con un futbolista menos, el Manchester United se consagró hoy campeón del Mundial de Clubes al superar por 1-0 a Liga Deportiva Univeritaria de Quito en el Estadio de Yokohama.

El tanto fue obra a los 74 minutos de Wayne Rooney, que tras una asistencia del portugués Cristiano Ronaldo, conectó un remate cruzado que se volvió inalcanzable para el arquero José Cevallos. El delantero inglés se convierte así en el máximo anotador de la historia del certamen, con tres tantos.

A los 49 minutos había sido expulsado el central serbio Nemanja Vidic por una agresión al delantero Claudio Bieler cuando ambos estaban en el suelo.

De esta manera, el equipo inglés obtiene por primera vez en su historia el Mundial de Clubes, luego de haber ganado la ya extinguida Copa Intercontinental en 1999 ante el Palmeiras brasileño.

El Estadio de Yokohama vivió durante los primeros 25 minutos de partido lo que se intuía lógico: el Manchester United apretando bien arriba por una Liga de Quito que intentaba desactivar los circuitos de juego del rival dentro de su propio campo.

Amén de un remate defectuso de Jairo Campos tras un tiro libre apenas comenzado el encuentro, que pudo darle a los sudamericanos una pronta ventaja, el monólogo del United parecía que iba a tener premio con la apertura del marcador.

A los 10 minutos, Rooney recibió un envío de Carric, y sin dejar picar el balón, efectuó una impresionante volea que el veterano portero José Cevallos alcanzó a despejar en gran estirada.

A los 15 minutos, el atacante inglés tuvo su segunda oportunidad, cuando aprovechó un rebote desde fuera del área y sacó un fortísimo remate que rebotó en el cuerpo del arquero de LDU.

Cristiano Ronaldo apareció entonces con todo su repertorio de variantes dejando dos veces al argentino Carlos Tévez en posición de gol, en tanto Rooney dispuso de otra posibilidad cuando ante la salida de Cevallos, a los 22 minutos, resolvió con una vaselina que elevó el balón apenas arriba del larguero.

Rooney, Carlos Tevez, Ronaldo y Ji-Sung Park tuvieron sus opciones pero su falta de pericia más la seguridad que mostró bajo palos Cevallos, el gran ídolo del equipo ecuatoriano, dejaron los intentos en apenas amenazas.

A partir de los 25, Liga consiguió emparejar el desarrollo del encuentro aunque llegar a las inmediaciones del área defendida por Edwin van der Sar era una difícil misión por un sistema que privilegiaba la destrucción por sobre la creación y dejaba demasiado aislado a su generador de juego, Damián Manso.

Park tuvo una de las ocasiones más claras en la última jugada de la primera parte, cuando encontró un centro al segundo palo, sin marca, pero resbaló cuando quedaba solo y su remate se fue muy lejos de la portería de Cevallos.

La LDU se sacudió algo el dominio en la segunda mitad, en la que el argentino Manso fue mejor acompañado. La expulsión de Vidic, además, animó a los ecuatorianos a buscar el gran sueño de ganar por primera vez para su país la competición más global a nivel de clubes.

Allí se vio lo mejor de Liga en la final, jugando con valentía ante un equipo que por presupuesto, calidad individual y roce internacional está varios peldaños por encima.

A los 63 minutos, el buen juego de Manso se coronó con un impresionante remate de cuarenta metros al ángulo derecho, que Van der Sar alcanzó a despejar con una gran estirada cuando buena parte del estadio gritaba el primer tanto del partido.

A los 71, de nuevo Manso tuvo una gran oportunidad de abrir el marcador cuando aprovechó un error de Evra en un pase para irse solo en el camino hacia el arquero holandés, pero se fue demorando y le dieron alcance los defensores.

Van der Sar empezó a transformarse en figura y el Manchester se desdibujaba, hasta que la capacidad de pegada del campeón de Europa afloró en su peor momento.

Ronaldo recibió en la puerta del área, hizo la pausa necesaria para atraeer marcas y descargó hacia la izquierda, donde Rooney no se lo pensó dos veces: golpeó el balón como venía y le dio la parábola necesaria para que la estirada de Cevallos contra su palo izquierdo fuese inútil.

El gol sacudió a la Liga, que con más vergüenza que fútbol intentó el empate. El entrenador de la LDU, Edgardo Bauza, hizo ingresar al delantero chileno Reynaldo Navia, pero el margen de tiempo ya era demasiado escaso.

A sólo un minuto del final, Van der Sar volvió a ganarle el duelo a Manso con una estirada formidable. Fue el último estertor de un equipo que no pudo conseguir la gloria pero que murió de pie.

Ficha:

LDU: José Cevallos; Norberto Araujo, Neicer Reasco (81m Pedro Larrea), Diego Calderón, Jairo Campos, Renán Calle (77m. Paul Ambrosi); Patricio Urrutia, William Araujo, Luis Bolaños, Damián Manso; Claudio Bieler.

Manchester United: Edwin Van der Sar; Rafael (85m. Gary Neville), Rio Ferdinand, Nemanja Vidic, Patrice Evra; Cristiano Ronaldo, Anderson (87m. Darren Fletcher), Michael Carrick, Ji-Sung Park; Wayne Rooney, Carlos Tevez (52m: Jonny Evans).

Gol: 74m. Rooney

Amonestados: Bieler, Campos, Cevallos, Calle, N. Araujo.

Expulsado: Vidic.

Árbitro: Ravshan Irmatov/Uzbekistán

Estadio: Yokohama
En Imágenes