Cuestión de acento: ¿adecua o adecúa?, ¿licua o licúa?

La Real Academia Española (RAE) aceptó que licua, adecua, evacua y promiscua pueden acentuarse en la "ú", sin considerar que esta decisión vulnera dos reglas ortográficas. ¿Será que el castellano es un nuevo chiste de gallegos? Respire hondo, tome valor y lea esta nota.

Por Ana María Bertolini / Télam

La Real Academia Española (RAE) aceptó que licua, adecua, evacua y promiscua pueden acentuarse en la "ú", sin considerar que esta decisión vulnera dos reglas ortográficas: las palabras graves finalizadas en vocal no llevan tilde y los verbos terminados en
"uar", precedidos por "c" o "g", no se acentúan al conjugarlos.

Hasta hace poco, era correcto decir "adecua" y "fragua"; e incorrecto decir "adecúa" o "fragúa". Pero resulta que a fuerza de "recoger los usos arraigados", se inventó un galimatías: ahora se puede decir adecua o adecúa, y también fragua, pero no fragúa.

Lo de no acentuar la "u" después de "c" o "g" nunca fue una regla difícil de entender, se la enseñaba en la primaria y solía respetarse: ningún buen hablante decía "licúa" sino licua. Pero con el tiempo, hasta los locutores la acentuaron en la "ú".

Curiosamente, con "averiguar" y "apaciguar" -que participan de idéntica regla (a "uar" le antecede "g")- no pasó esto: a nadie se le ocurre todavía decir "averigúo" ni "apacigúa".

Como ambas son graves y terminan en vocal, podría argumentarse que por eso no llevan tilde; sin embargo, también lo son "adecua", "licua" y "evacua". ¿Entonces, por qué acentuarlas?

Al clasificar los verbos según la consonante que precede a "uar", la RAE había reglado que cuando es "c" o "g", "el verbo diptonga en "uo" o "ua": averiguar, averiguo, averigua".

Pero que en cambio, "cuando no es ni "c" ni "g", el verbo rompe el diptongo mediante el acento en la vocal cerrada (ú), produciéndose así un hiato: actuar, actúo, actúa".

Con evalúa, reditúa, insinúa, acentúa, atenúa, etc, también se produce hiato, algo que el vulgo no sabe qué es, pero que debe caerle simpático, porque lo usa a troche y moche.

Tanto, que el último diccionario de la RAE terminó por aceptar que "adecuar, licuar, evacuar y promiscuar se conjugan como actuar o averiguar" (sic), que como es sabido, no se conjugan igual, porque, o se actúa, con acento, o se averigua, sin tilde.

Dicho de otra forma: hoy se puede decir adecúo, licúo, evacúo y promiscúo, tanto como adecuo, licuo, evacuo y promiscuo; aunque por suerte -quizás, para que quienes lamentan esta modernización, se apaciguen y no se "apacigúen"- todavía no ha decidido que se
"fragúe" nada y mucho menos que se "averigúe".

Es que, dado el caso, la RAE debería explicar por qué, al conceder esto, no anuló la regla que manda a conservar el diptongo "uo" en las conjugaciones precedidas por "c" o "g" y la que ordena no acentuar las palabras graves terminadas en "s", "n" o vocal.

"La Academia no dice que las cosas tengan que ser así, no manda. Lo que hace es recoger los usos. Y solamente recoge los usos cuando están realmente arraigados, cuando tienen una valía en la lengua", dijo su secretario con ánimo de aclarar, pero logró que oscurezca.

¿Hay que escribir como manda la RAE hoy, o como lo hacía hasta ayer? ¿Hay que respetar las reglas ortográficas o ignorarlas?

El lingüista Miguel Angel Monjas Llorente, en sendos documentos web sobre "Cómo acentuar en español", también se contradijo respecto a qué hacer con los verbos en "uar". En el documento del 6 de diciembre de 1996, afirmó: "Los verbos cuyo infinitivo termina en "cuar", llevan diptongo en la sílaba final. Por tanto, del verbo evacuar, la conjugación da "evacuo" y no "evacúo". Lo mismo vale para verbos como licuar o adecuar", subraya. (De la "g", ni se acordó).
 "En cambio, los verbos que terminan en "uar", siendo la consonante que la precede diferente a "c", poseen un hiato y se dirá "habitúo" y no "habituo". (Otra vez, de la "g", ni jota).

Pero en la versión 2.01 del 2 de febrero de 1998, Monjas Llorente recordó la terminación "guar", que había ignorado; se contradijo con licuar; y decidió a su gusto con evacuar.

"Los verbos cuyo infinitivo termina en "cuar" o "guar" -escribió- llevan diptongo en la sílaba final. Por tanto, del verbo evacuar la conjugación da e-va-cuo y no e-va-cú-o. Las únicas excepciones a esta regla son los verbos licuar y promiscuar, que aunque con diptongo en el infinitivo, producen hiatos en la conjugación (aquí sí que es válido li-cú-o)".

"El resto de los verbos que terminan en "uar", aún llevando diptongo en la sílaba final, producen hiatos en la conjugación y se dirá ha-bi-tú-o y no ha-bi-tuo", sostuvo finalmente.

¿Será que el castellano es un nuevo chiste de gallegos?

¿Qué sentís?
79%Satisfacción17%Esperanza0%Bronca2%Tristeza2%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
6 de Diciembre de 2016|17:08
2
ERROR
6 de Diciembre de 2016|17:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me encantan estas notas acerca de la evolución de la lengua. ¡Gracias!
    1
En Imágenes