Pocas pistas sobre el crimen de la anciana en el Bombal Sur

La investigación por el asesinato de Elena Bartolomeo de Bresán (82) aún no ha dado resultados concretos sobre los autores del crimen. Sin embargo, los pesquisas van atando algunos cabos sueltos que permiten acercarse hacia quiénes tenían conocimiento sobre los movimientos de la víctima y sobre el dinero y joyas que poseía.

Aunque no hayan sido detenidos ni identificados los asesinos de Elena Bartolomeo de Bresán (82), ultimada el pasado viernes en su casa del barrio Bombal Sur, los investigadores continúan trabajando para dar con ellos. En principio, buscan establecer quién habría sido el “datero” (o “datera”) sobre los ahorros y joyas que poseía la víctima.

El asalto sufrido por la anciana en su vivienda de calle Almirante Brown 1896, de Godoy Cruz, "no fue al voleo", tal como destacó una investigador. El robo terminó con la vida de Elena Bartolomeo de Bresán, ya que los ladrones al atarla y amordazarla le provocaron el deceso: se habría atragantado con la tela que le pusieron en la boca y se asfixió.

Pero al interior de la vivienda lograron ingresar porque abordaron a la empleada, Dora Estaez. Una vez adentro, golpearon a esta mujer, la encerraron y ataron. Con total confianza se dirigieron hasta la habitación donde estaba la anciana y su hijo. Este sería uno de los primeros datos claves que revela que los delincuentes estaban seguros de que podían moverse en la vivienda a discreción: el hijo de la anciana es cuadriplégico (y lo sabían).

El hombre discapacitado, de 55 años, observó cuando su madre era atada y amordazada, vio de cerca a los delincuentes y hasta debe haber escuchado las conversaciones entre ellos. Sin embargo, no puede hablar, tiene esta limitación y, por lo tanto, no puede ser testigo.

Con ese contexto, la empleada y la anciana ya atadas y el hijo de la mujer inmóvil en su silla de ruedas, registraron la vivienda. Fueron directamente hacia la caja fuerte pero también revolvieron en otros lugares de la casa hasta que encontraron lo que buscaban.

El día del crimen este diario adelantó que la víctima recibía una jubilación de Italia y que poseía ahorros importantes, los cuales fueron robados. Se sabe que se trató de una suma elevada pero aún no ha sido precisada por sus familiares.

En la causa han declarado, entre otros: la empleada y otros dos hijos de la víctima (un hombre y una mujer). También algunos vecinos que ofrecieron sus testimonios sobre lo que vieron en la tarde del viernes último en la cercanía de la vivienda. En cuanto a este punto, una alta fuente policial solicitó que se evite la publicación de los aportes de testigos porque podrían “avivar a los autores del robo”.

Esas mismas fuentes ligadas a la investigación indicaron que poseen datos sobre las personas que trabajaron como empleadas domésticas antes que Estaez, quien desde hace unos dos meses lo hacía para la anciana asesinada. Además, de las características físicas de los tres asaltantes que entraron a la vivienda, los pesquisas tendrían otros datos relativos a la huída.

El fiscal de Delitos Complejos Daniel Carniello manifestó que cuentan con pocos avances en la causa pero que para nada se encuentra detenida. En ese sentido, mantuvo reserva sobre los detalles del expediente a fin de no entorpecer la investigación con publicaciones que, incluso, podrían ser erradas hasta tanto no se hayan constatado y superen las instancias de simples sospechas.
Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 22:45
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 22:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.