Cansada de que la asalten, debió cerrar su negocio y pide más seguridad

La mujer vive sola, tenía un kiosco en Maipú que fue asaltado dos veces. Cansada de perder dinero por la inseguridad, decidió ponerle fin al comercio. En la madrugada de este miércoles entraron tres sujetos a su casa a robar por tercera vez en el año. La víctima vive frente a un descampado donde dice que es una guarida de ladrones. Se queja de la poca presencia policial en la zona.

Una mujer de 68 años fue asaltada tres veces este año. Debido a los dos primeros atracos que sufrió debió cerrar el kiosco que tenía en su vivienda, el cual le proveía unos pesos más por mes para vivir. En la madrugada de este miércoles, tres individuos ingresaron a robar a su casa, pero como se levantó al sentir ruidos, los ladrones sólo alcanzaron a llevarse los parlantes del vehículo de su sobrina.

Ella y su esposo son de Buenos Aires y están en Mendoza visitando a su tía, María Calderón, quien vive en calle Ejército Libertador al 800, de Maipú, y es la víctima de esta historia.

Allí la señora vive sola y ya está harta de ser blanco de los delincuentes. “Tuve que cerrar el kiosco porque me robaron dos veces. La última vez, hace tres meses, me rociaron la cara con un aerosol y me durmieron”, contó la víctima mientras aguardaba su turno para radicar la denuncia en la puerta de la Oficina Fiscal Nº 10.

Aún en un estado alterado, agregó que en esos robos le llevaron “todas la bebidas, las máquinas, un centro musical y una balanza digital que recién había comprado”.

María está cansada de solicitar personal policial en la zona, ya que “los ladrones hacen lo que quieren”, se quejó y "la Policía no nos cuida", acotó.

Citó como ejemplo el atraco sufrido en la madrugada de ayer. “Eran como las 5 y sentí ruidos; me levanté y había tres muchachotes, de no más de 20 años, adentro de mi casa”, contó la mujer. Al ser sorprendidos, los delincuentes huyeron de la vivienda y sólo alcanzaron a llevarse los parlantes del vehículo del esposo de su sobrina.

Según contó, y sus familiares apoyaban sus dichos, frente a su casa hay un descampado que da a una fábrica abandonada. Esa zona es un “aguantadero de delincuentes; los yuyos están crecidos y allí aprovechan para esconderse”, manifestó Calderón.

Sostuvo que en esa fábrica (abandonada) había sótanos y cuando "demolieron las paredes encontraron sillas, mesas y hasta televisores escondidos, siendo estos elementos robados", explicó.

Pero aunque sea una mujer mayor ha descubierto el modus operandi de los delincuentes que azotan la zona y se lo ha comunicado a la Policía; de ahí su bronca por sentirse desprotegida.

Detalló que frente a su barrio hay una vía férrea y cuando pasa el tren “aprovechan los ladrones el fuerte ruido y entran a las casas”. Esto ocurriría en horas de la madrugada.

Señaló que en reiteradas ocasiones le ha dicho a los uniformados sobre esta situación y no obtiene respuestas ni vigilancia en las horas que transita el tren en por el lugar. “Tuve que sufrir otro robo (el de ayer por la madrugada) que podría haberse evitado”, reflexionó la víctima aún muy asustada, y enojada en la comisaría Décima, de Maipú.

Sus familiares volverán a Buenos Aires en pocos días y ella se quedará, nuevamente, sola en su vivienda. Mientras esperaba su turno para asentar la denuncia se mostró muy nerviosa porque los tres delincuentes que entraron a su vivienda este miércoles lo hicieron sabiendo que ella vive sola. Por esta razón, y por los otros delitos que sufrió, es que pide, con angustia, más personal policial en su barrio a fin de que no continúen los atracos.
Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 03:05
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 03:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia