Deportes

Crece la expectativa por el primer duelo del triangular

Tigre y San Lorenzo se enfrentarán desde las 17:30 en la cancha de Vélez, con el arbitraje de Saúl Laverni, en el partido que inaugurará el triangular que definirá al ganador del Apertura 2008.

El ’Matador’ y los ’Gauchos de Boedo’ comenzarán a jugarse hoy gran parte de sus posibilidades de ser campeones del torneo Apertura, cuando se enfrenten en cancha de Vélez Sarsfield, por la primera fecha del torneo triangular del que también participa Boca Juniors.

El partido tendrá lugar desde las 18,30, será controlado por el juez internacional Saúl Laverni, quien estará auxiliado por Ricardo Casas y Diego Romero (Gustavo Bassi será el cuarto árbitro) y contará con la televisación de TyC Sports.

El sorteo realizado en AFA determinó que el "Ciclón" y el ’azulgrana’ sean los protagonistas del primer juego, mientras que el "xeneize" quedó a la espera y en consecuencia tendrá mucho más tiempo de descanso.

Los dos equipos han realizado una campaña con altos y bajos, pero en las últimas fechas levantaron el rendimiento, lograron importantes triunfos y llegaron a esta definición junto a Boca.

En el Apertura jugaron en la primera fecha en el Nuevo Gasómetro y el triunfo fue para Tigre por 1 a 0, con tanto de Jonathan Blanco.

Justamente el volante fue concentrado por el técnico de los de Victoria, Diego Cagna, con la intención primaria de ubicarlo como titular en lugar de Sebastián Rusculleda.

Claro que el juvenil futbolista había sido expulsado en un cotejo de reserva con tarjeta roja directa y apenas había cumplido una fecha en esa división el pasado fin de semana ante Banfield.

Por eso se generaron dudas en el seno de la conducción tigrense, advirtiendo que si le aplicaban dos fechas de inhabilitación no podría estar presente hoy.

Sin embargo hoy el Tribunal de Disciplina de AFA le aplicó una sola jornada a Blanco y así se le despejó el camino a Cagna para poder utilizarlo hoy como volante derecho.

La alternativa es el uruguayo Sebastián Rosano. Claro que aquella victoria de Tigre en el Nuevo Gasómetro tuvo lugar el pasado 20 de agosto, hace ya más de cuatro meses, y el nivel mostrado por los dos equipos fue cambiando desde entonces, sobre todo el de San Lorenzo, que posteriormente comenzó una remontada para enhebrar una seguidilla de triunfos que lo encaramaron en la punta con importante ventaja.

Sin embargo, luego del partido con Boca tuvo un pronunciado bajón (cosechó cinco de 18 puntos) y permitió que el propio Tigre, quizás uno de los más parejos del torneo, lo mismo que Boca, se acercaran para llegar los tres prendidos a la última fecha, donde ganaron y forzaron este triangular en cancha neutral.

San Lorenzo, con las dos goleadas en los clásicos ante Huracán e Independiente, ambos por idéntico marcador (4 a 1) y el triunfo (1-0) ante Argentinos Juniors, redondeó una imagen más saludable y el entrenador Miguel Angel Russo acertó al apostar con Pablo Barrientos y un recuperado Santiago Solari.

Además elevaron su juego Gonzalo Bergessio y Andrés Silvera y entonces el de Boedo volvió a ser un equipo demoledor en la ofensiva. El entrenador Miguel Angel Russo apostará hoy por repetir la misma formación que tan buenos réditos le dio en los mencionados partidos.

Tigre, que ya dejó de ser una grata revelación para transformarse en una realidad, con los pergaminos lógicos como para poder ceñirse la corona de rey del Apertura, no tiene nombres rutilantes como Boca y San Lorenzo, pero cuenta con un técnico trabajador e inteligente como Diego Cagna y jugadores que saben el rol que deben cumplir en la cancha.

Además, el técnico le ha dado un plus a jugadores como Carlos Luna y Leonel Altobelli, a los que les brindó confianza para ser titulares, relegando al banco a Leandro Lazzaro.

Tigre es un equipo que se sustenta en la seguridad que transmite desde el arco Daniel Islas -peleó con Mariano Andujar por ser el mejor del campeonato-, la experiencia del capitán Juan Carlos Blengio y Rodolfo Arrubarrena en el fondo, el ida y vuelta en el medio de Diego Castaño y el buen juego y los goles de Martín Morel.

Con todos esos atributos, más la confianza y el hambre de un grupo de jugadores que quieren codearse con la gloria, el ’Matador’ afrontará este primer paso ante un rival exigente, con mucha más jerarquía y valores, para poder quedarse con los tres puntos que lo acercarán más a la obtención del Apertura.

El hombre encargado de impartir justicia será el internacional Saúl Laverni, un árbitro de acentuado crecimiento en este torneo y que es garantía de que se pueda jugar un partido entre dos equipos que hacen un culto del buen trato del balón.

Laverni viene de superar en este año un difícil episodio, cuando fue acusado de discriminación por el presidente de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Raúl Ulloa.

"Por eso me alegró tanto esta designación", confió hoy el árbitro.

La jornada previa se vio en cambio un tanto empañada por los incidentes que provocaron un grupo de hinchas de Tigre a la hora de adquirir sus localidades, ya que estas se agotaron rápidamente y varios se vieron frustrados a la hora de adquirir las 10.700 entradas puestas a la venta (a San Lorenzo le correspondió la misma cantidad).

Después de exactamente 40 años, desde aquel ya lejano 1958, cuando River Plate, Racing Club y Vélez Sarsfield jugaron el primer triangular de desempate en la era profesional (ganaron los de Liniers), hoy se empezará a jugar la segunda definición de este tipo, con dos azulgranas "matadores" como protagonistas.
En Imágenes