Deportes

Loeb es el rey absoluto del Rally y ya sondea nuevos horizontes

El francés dominó por completo el Mundial de Rallies por quinta vez consecutiva, un récord absoluto. Terminó la temporada 2008 probando todo tipo de vehículos, incluido un Fórmula 1.

Las cifras son impresionantes: quinto título mundial, 47 victorias entre 2002 y 2008 (tantas como todos los pilotos de Subaru en 13 temporadas) y sobre todo 11 victoiras en 15 rallies esta campaña, que incluyen dos grandes estrenos en Finlandia y en el RAC, los dos rallies más duros.

"Difícilmente podríamos haberlo hecho mejor porque batimos nuestro propio récord y tenemos los dos títulos (pilotos y constructores). Los tres grandes momentos fueron Finlandia y el RAC porque nunca los habíamos ganado y fue una dura batalla hasta el final, y Japón, menos emocionante pero que hubo que saber manejar para asegurar el título de pilotos", explica.

"Hubo que luchar todo el tiempo, aunque desde fuera se vea menos", añade Loeb, "porque Hirvonen fue muy constante (puntuó en los 15 rallies) y Latvala muy bueno en determinados rallies. Hubo muchos rallies que no gané con facilidad, muchas especiales que gané por muy poco, uno o dos segundos".

Pero su balance de especiales ganadas - 116 - equivale a todas las victorias sumadas de Hirvonen, su compañero el español Dani Sordo y Latvala, los otros tres mejores pilotos del año. Hizo 15 tiempos scratch más que en 2007 con un rally menos.

A su inquebrantable regularidad, Loeb añadió en 2008 una buena dosis de empuje, sobre todo en Finlandia y en Gales, para ganar el domingo.

Una vez que se había garantizado matemáticamente el título, el pentacampeón mundial se diversificó probando nuevas y originales experiencias para disfrutar y quién sabe si para algo más. Y todas las veces Loeb volvió a brillar como la estrella que es.

Ya había corrido en la Porsche Carrera Cup cuando se puso al volante de un Fórmula 1 Red Bull en Barcelona, para hacer el octavo tiempo de la jornada. Luego pilotó un 908 HDi-FAP en el Paul Ricard HTTT y fue tercero en un rally conduciendo un Citroen C2 con su mujer de copiloto.

Por último, ganó en la final de la Carrera de Campeones a David Coulthard en Wembley, al volante de todas clases de vehículos (Ford Focus WRC, Fiat 500 Abarth, KTM X-Bow).

"En los rallies uno puede permitirse más fantasía al pilotar, se rueda al aire libre, se improvisa en distintos terrenos. En un circuito, hay que optimizar cada curva, el frenado está milimetrado y en los coches de 800 caballos procura sensaciones extraordinarias", resumía Loeb.

Sobre cuál será su futuro a partir de 2010, el interesado responde: "La prioridad sigue siendo el rally pero seguiré haciendo pruebas para acumular experiencia en circuito. Globalmente puede que sea menos emocionate a la hora de pilotar pero es un nuevo reto. Requiere concentración, trabajo, aplicación y eso me gusta".
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|04:07
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|04:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic